CÓMIC PARA TODOS

‘El jefe es una onee’, de Nagabe

Editorial: ECC.

Guión: Nagabe.

Dibujo: Nagabe.

Páginas: 232.

Precio: 9,95 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Noviembre 2018.

Antes de hablar de El jefe es una onee convendría aclarar para los profanos lo que es una onee. Es un hombre que se viste, habla o comporta como una mujer. Lo que en occidente podemos equiparar a una drag queen. Aclarado esto, podemos proclamar sin ningún género de dudad que el manga de Nagabe es una rareza en toda regla. Es, efectivamente, lo que proclama el título, la historia de un respetable jefe de departamento de empresa de actividad indefinida pero pretendidamente seria, que guarda un secreto. En sus ratos libres trabaja sirviendo mesas en un bar onee. Para rizar más el rizo, Nagabe hace que sus personajes sean animales antropológicos, lo que añade un punto más de extravagancia a esta historia de enredos sexuales, románticos y personales que en nada tiene que envidiar a los de El diario de Bridget Jones. Puede que no sea la mejor comparación porque allí no hay cuestiones de identidad sexual, pero desde luego puede servir a un profano para hacerse una idea del nivel de locura y confusión que propone este manga, que en el fondo habla de la autoaceptación personal como el primer paso para que los demás nos acepten tal como somos. Buen mensaje, un desarrollo divertido y sobre todo las ganas de experimentar algo peculiar, diferente y atrevido más en su planteamiento que en sus conclusiones.

Esto, en el fondo, implica que no hay grandes sentencias en el trabajo de Nagabe. De lo que se trata en El jefe es una onee es de pasar un buen rato con el vodevil que propone. Si de paso podemos quedarnos con esa modesta pero acertada moraleja que propone, mejor que mejor, pero resulta evidente que en el manga hay más deseo de buscar carcajadas o gestos de asombro que algún tipo de profunda lección moral. Lo bueno es que Nagabe hace que las dos cosas estén presentes sin molestarse, sin fingir una falsa pretensión de trascendencia y a la vez potenciando lo que de verdad funciona en estas páginas, que es el enredo. Se puede pensar, probablemente con razón, que hay un exceso de ingenuidad en el planteamiento de Nagabe, y más concretamente en sus personajes. A excepción de la decisión final de nuestro protagonista, que se guarda la historia con acierto hasta el final, todo lo demás resulta un tanto previsible, tanto que hasta hay que recurrir al manejo un tanto irreal del tiempo para que la historia pueda seguir avanzando en algún momento en el que parece que se tiene que resolver por fuerza. Pero el gag que utiliza es bueno y resultón, saca la sonrisa que busca y permite que le cojamos cariño a los personajes con bastante facilidad, lo que en el fondo esencial para seguir la historia.

Como decíamos, una parte esencial de la propuesta está en contar con animales antropomórficos como protagonistas. Es algo que se convierte en un atractivo peculiar y certero. Quizá la historia habría sido más polémica, puede que incomprendida, con personajes humanos, porque la sociedad es así de extraña con todo aquello que no se le da mascado. Con este sencillo cambio no solo sortea obstáculos, sino que además le da al manga un estilo tremendamente personal y diferente. Nagabe también sabe hacer que sus personajes funcionen en las escenas más serias y sobre todo en las cómicas. No olvidemos que tenemos que creernos a un tipo gigante, con aspecto de gran reptil, una suerte de dragón, vestido de día con un elegante traje masculino y de noche con un atrevido ay escotado atuendo de mujer. Y sí, funciona. Es difícil explicar cómo o por qué, pero quien entienda la propuesta y quiera entrar en su juego lo va a tener francamente sencillo por su apuesta visual. Eso no limita para nada la rareza y extravagancia del manga que tenemos entre manos, es, de hecho, lo que permite que su propuesta llame la atención. Y aunque eso mismo puede limitar también su mercado, es tan raro por momentos que parece difícil resistirse a recomendar aunque sea un vistazo a su locura.

Akaneshinsha publicó originalmente Buchou wa onee en 2015. No tiene contenido extra.

14183960-649713405195721-1853429191794918766-n

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 22 febrero, 2019 por en Akaneshinsha, ECC, Manga, Nagabe y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: