CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Escuadrón Suicida. Consecuencias infernales’, de Sam Liu

Título original: Suicide Squad: Hell to Pay.

Director: Sam Liu.

Reparto: Christian Slater, Vanessa Williams, Billy Brown, Liam McIntyre, Tara Strong, Kristin Bauer van Straten, Gideon Emery, C. Thomas Howell, Jim Pirri, Dania Ramirez, Dave Fennoy, Greg Grunberg, Dave Boat, Trevor Devall, Cissy Jones, Julie Nathanson, James Urbaniak, Natalie Lander, Matthew Mercer.

Guión: Alan Burnett.

Música: Robert J. Kral.

Duración: 86 minutos.

Distribuidora: Warner.

Estreno: 27 de abril de 2018 (Estados Unidos, digital).

Cuando tenemos entre manos a un grupo de villanos a los que no solo no les importa matar, sino que incluso viven de ello, las expectativas que se tengan en el tono de una película se antojan como la clave para su valoración. Escuadrón Suicida es así. Su película de acción real (aquí, su crítica) no tuvo una buena acogida entre público y crítica, a pesar de su más que aceptable éxito comercial, precisamente porque el tono era peculiar y buscaba una etiqueta que abriera su rango de espectadores más que ser fiel a la naturaleza violenta de sus personajes. En su división animada, Warner está mucho más dispuesta a explorar esas vías sin los límites del PG-13, llegando hasta el R, y por eso es más fácil considerar Escuadrón Suicida. Consecuencias infernales como la película definitiva del variopinto grupo que le da título, mucho más que la atribulada Asalto a Arkham (aquí, su crítica), su más directo antecedente animado. Y todo ello a pesar de que esta cinta que tenemos entre manos deja en un papel secundario y meramente cómico al principal reclamo presente del grupo, Harley Quinn, que no quiere comerse toda la película como sí sucedía con el personaje de Margot Robbie en la versión de imagen real. Aquí lo que tenemos es una banda de bastardos sin escrúpulos. Y eso, aunque no todo en la película sea brillante, es lo que tiene que ofrecer el Escuadrón Suicida.

No hay más que pensar en la premisa del grupo. Son un puñado de locos sanguinarios y violentos que tienen una bomba en el cuello que les obliga a seguir las órdenes de Amanda Waller, su enlace gubernamental. Lo que Consecuencias infernales recoge espléndidamente bien, por mucho que haya algo de atropellado en la sucesión de combates y peleas, grupales e individuales, es el peligro real de perder la cabeza. De hecho, hay en la película unas cuantas muertes, se nota ese peligro de que un personaje se caiga de la historia ya desde la primera escena, y esa sensación es con diferencia lo mejor que puede ofrecer el filme, algo que no habíamos visto todavía en un formato audiovisual, mucho menos animado, y que incluso cuesta ver en el cómic, marcado siempre por la continuidad y por milagrosas resurrecciones que invalidan en muchos casos la premisa mortal inicial. Consecuencias infernales es esa película en la que uno puede sentarse con ganas de ser sorprendido, de que pasen cosas inesperadas y de que nada parezca intocable, ni siquiera el habitual tabú sobre el sexo, que aquí se rompe con muchas insinuaciones y con una escena de desnudo francamente provocadora. Violencia, sexo y muerte es una fórmula pocas veces aplicada a una película de dibujos animados, por lo que el intento es ya por sí sólo bastante estimulante.

El peligro, es evidente, pasa por la sensación de que toda esta fachada con la que se reta al espectador pueda comerse la historia, y es cierto que sucede en algunos momentos de la película. Hay una trama sobrenatural, la búsqueda de una misteriosa carta que, al estilo de los clásicos juegos de mesa, evita ir al infierno en caso de muerte, trama que tiene su gracia y que, claro está, coloca en su pista a lo más malvado del universo DC. No obstante, esa premisa se pierde en algunas secuencias de la película, en las que se cruzan malos deseando asesinarse y que disfrutan con la pelea independientemente del objetivo, que se aparca con mucha facilidad o car en la comedia más sencilla. Y es que parece en esos momentos que el propósito del filme es ese disfrute culpable de ver coreografías de lucha y malos dándose por todos lados. Como la animación es bastante buena, siempre hay disfrute, no ha lugar al aburrimiento, aunque sí se pueda pensar que hay algo de reiteración y cierta falta de implicación con algunos personajes. Y como las sensaciones iniciales de las que hablábamos llevan la película hasta un punto innovador y provocador, el resultado se puede considerar francamente positivo, con escenas tremendamente divertidas por su componente salvaje y un conjunto que, sabiendo que no es para todos los públicos, ofrece mucha diversión.

sshtp-waller-and-squad-copy-h-2018

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 22 febrero, 2019 por en Cine, Warner y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: