CÓMIC PARA TODOS

‘Transformers. Clásicos USA’ 3

Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Bob Budianski, Steve Parkhouse.

Dibujo: Don Perlin, John Ridgway, Mike Collins, José Delbo.

Páginas: 320.

Precio: 30 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2019.

Sin Optimus Prime y Megatron en escena, como se vio en el segundo volumen de Transformers Clásicos USA (aquí, su reseña), la serie tuvo que reinventarse. Bob Budianski se encarga de unos guiones en los que se explora el universo de estos robots transformables de una manera ingenua si se quiere pero con muchos elementos de interés. No es una lectura fácil porque faltan esos referentes mencionados, los que permitían personificar la eterna lucha entre Autobots y Decepticons de una manera clara y definida. Aquí empiezan a surgir los grises, los cambios de liderazgos, las rebeliones. Y, por supuesto, el cómic sigue siendo un catálogo de juguetes, tampoco se puede olvidar eso. Lo que sí resulta notable es lo natural que resulta cada incorporación, desde los Throttlebots hasta los Headmasters, todo con la clara idea de que el público se vaya familiarizando con la cada vez más extensa galería de personajes. Es verdad que en los números que comprenden este tercer volumen faltan objetivos a largo plazo, más allá de ese caótico y divertido liderazgo de los Autobots en manos del siempre imprevisible Grimlock, y que más que una guerra estamos viviendo pequeñas escaramuzas, pero la valentía de afrontar un relato sin sus protagonistas esenciales también tiene su mérito.

El cambio constante de escenario y protagonistas hace que Transformers sea una serie algo irregular en este punto, pero Budianski sabe que el propósito de estos números es moverse en ese espacio. Nuevos personajes, nuevos juguetes, nuevas lealtades. Los grupos de combinables son más ventas en muñecos que los personajes individuales. Y aún así hay mucho que rascar en estos números, desde el pesar de Ratchet por la muerte de Optimus Prime y su incapacidad de devolverle a la vida hasta la manera en la que Buster Witwicky no solo se resiste a salir de la mitología de los Transformers sino que además encuentra un nuevo papel, uno atrevido y valiente. Y sobre todo lo que más convence es la creciente importancia de Blaster y el antagonismo que se plantea con Grimlock, líder de los Dinobots y aquí proclamado jefe de los Autobots. Se puede decir, sin miedo a equivocarse, que Budianski se mueve bastante bien con los buenos, pero le cuesta mucho más dar el carisma necesario a los malos, a los Decepticons. Sin Megatron (y sin Starscream), la cosa flaquea por ese lado, apenas con la interesante adquisición de Ratbat pero sin demasiados temas atractivos desde ese bando de la contienda. A veces parece que los Decepticons están casi por obligación, y más cuando es Grimlock quien aporta las decisiones éticamente discutibles a las historias que vemos en este volumen.

En cuanto al dibujo, es Don Perlin quien más páginas realiza y quien marca el estilo de la serie. Sus robots son reconocibles, aunque también algo estáticos. Es indudable que hay un claro componente de nostalgia en la lectura de estos tebeos, y que eso ayuda a perdonar los momentos en los que la acción es mucho menos interesante de lo que tendría que haber sido. Transformers era entonces un cómic menor, lleno de entretenimiento y con muchos aciertos, eso también hay que destacarlo, pero que pedía también no ser considerado demasiado en serio. Por eso hay escenas muy bien dibujadas, como la solemnidad con la que arranca este volumen para que Ratchet proclame la defunción de su mítico líder. De entre los distintos dibujantes que desfilan por el libro, y aunque José Delbo tiene momentos notables, Perlin es quien mejor resultados obtiene y quien mejor presencia le da a los robots, desde Blaster hasta los Combatincons. Sigue siendo una serie que merece la pena recordar porque es la primera de los Transformers, y porque hay en ella historias y tramas que todavía hoy pueden tener bastante vigencia, como la de la plaga de los Scraplets. Lo ideal para disfrutar de estos Transformers es encontrar el punto medio que hay en no perder de vista los objetivos que tenía la serie en su momento y no menospreciar por ello su contenido, que en algunos momentos todavía consigue sorprender.

El volumen incluye los números 26 a 38 de The Transformers, publicados originalmente por Marvel Comics entre marzo de 1987 y marzo de 1988. El contenido extra lo forman una introducción de Mark W. Bellomo y las portadas originales.

1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: