CÓMIC PARA TODOS

‘Violent Love 2. Corazones en llamas’, de Frank J. Barbiere y Víctor Santos

Editorial: Norma.

Guión: Frank J. Barbiere.

Dibujo: Víctor Santos.

Páginas: 144.

Precio: 17,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Noviembre 2018.

Segundo y último volumen de Violent Love. Y qué bueno es saber cerrar una historia cuando procede hacerlo. Cierto que Frank J. Barbiere tenía hechos reales como límite de su historia, pero aún así la violencia que preside el relato permitía alargarlo mucho más, y ejemplos hemos tenido muchos en este sentido de series que necesitaban un final y no lo alcanzaban. El escritor acierta al ponerle puertas y límites, al saber concentrar todo lo que necesita en una decena de números y hacer que roso cuente para llegar a un desenlace soberbio, en lo sencillo y en lo complejo. Y quién sabe qué habría sido de Violent Love sin Victor Santos dándole forma, pero, la verdad, no tenemos ningún interés por saberlo. No lo tenemos porque su estilo, este estilo que aporta a la serie, es formidable para entender el fondo y la forma de la serie y de sus protagonistas. No será un tebeo perfecto (o quizá sí) pero poco importa viendo el extraordinario nivel que alcanza el relato en sus momentos climáticos, en lo bien que captura la esencia de la mejor violencia cinematográfica, la de los años 70, y en la manera en la que narra de una manera actual apabullante. Qué barbaridad de ritmo imponen Barbiere y Santos y qué bien nos hacen sentir al otro lado de la ley y en una historia que aunque parezca mentira tiene tanto de amor como de violencia.

Y esa es precisamente la clave para que Violent Love escape del encasillamiento. No elige entre una cosa y la otra, sino que las complementa. Aprovecha al máximo el hecho de contar con personajes extremos que saben vivir al límite, especialmente Daisy Jane, y consigue una sensación a la vez de realidad y de atemporalidad que resulta fascinante. Porque Violent Love, deudora como es del estilo de Sam Peckinpah o Arthur Penn, ese que nos dio el mejor policíaco de su década, es a la vez un cómic moderno, que juega acertada ente con los diferentes escenarios temporales que maneja, siendo una historia de presente y de pasados, una que habla de cómo la tragedia marca el destino de los personajes y que, en realidad, no deja de ser un relato de venganza pura y dura, una venganza que se apodera de todo. En apariencia, claro, porque Barbiere sabe manejar de una manera soberbia una historia romántica donde el romanticismo lo marca el espesor de la sangre y el ruido de las balas. El giro final, además, está muy buen llevado, esconde el misterio hasta el punto en el que debe hacerlo y, sencillamente, se deja llevar con naturalidad por las decisiones tomadas por todos los personajes. Entre tanta posición extrema, lo difícil es que fluya la historia con verosimilitud, y eso no lo pierde Barbiere en ningún momento.

Víctor Santos coge todo esto y lo convierte en pura magia. Le conocemos, su estilo viene de lejos, y los matices que introduce en Violent Love ya quedaron claros en el primer volumen de la serie (aquí, su reseña). Pero aún así nos deslumbra en cada página. Y en dos de ellas consigue enseñarnos una de las escenas de sexo más intensas y formidables que hemos visto en el cómic contemporáneo. Solo por esa splash doble trufada de pequeñas viñetas que acompañan los latidos de dos corazones desbocados (tres, con el del lector) bastaría para rendirse a la evidencia de que estamos ante un trabajo soberbio, pero hay mucho más. Santos domina el tiempo y el clímax, ha sabido darle a la historia un aspecto personal reconocible y demuestra que hay muchas maneras de mostrar violencia en un cómic, incluso en las miradas, por momentos sobre todo a partir de ellas. El duelo final, uno en el que los disparos no son los protagonistas, es soberbio. Y Santos le da una intensidad brutal, con un color que sorprende por lo bien que destaca lo necesario en cada momento. Puede que Violent Love se beneficie de que hoy en día no se hagan muchos tebeos como este, pero aunque se hicieran queda la sensación de que este sería uno de los buenos, de los que se guardan en la memoria y de los que se sacan de vez en cuando de las estanterías para disfrutar de él.

El volumen incluye los números 6 a 10 de Violent Love, publicados originalmente por Image Comics entre julio y diciembre de 2017. El contenido extra lo forman las portadas originales de Víctor Santos, un portafolio de bocetos y diseños y unas notas finales de Frank J. Barbiere.

3 En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 4 febrero, 2019 por en Frank J. Barbiere, Image, Norma, Víctor Santos y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 323 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: