CÓMIC PARA TODOS

‘Batwoman’ 2, de Marguerite Bennett, Fernando Blanco y Scott Godlewski

Editorial: ECC.

Guión: Marguerite Bennett, Kate Perkins.

Dibujo: Fernando Blanco, Scott Godlewski, Marc Laming.

Páginas: 144.

Precio: 13,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Octubre 2018.

Con cada nueva serie y cada nuevo número, da la sensación de que Batwoman se está convirtiendo en un personaje más difícil de manejar de lo que parece. Es cierto que impacta y engancha, que las características que la definen siguen sustentando sus aventuras de una manera bastante elogiable, pero al mismo tiempo cuesta encontrar escenarios que sirvan para que evolucione. O que lo haga, al menos, de una manera diferente a su camino habitual. En el primer volumen de esta serie (aquí, su reseña), nos felicitamos de que se buscara un escenario nuevo, pero en este segundo, aunque profundizando en aquel, las aguas vuelven en cierto sentido a su cauce. Parece que Batwoman necesita del entorno de Batman, y aunque sea colateralmente con uno de sus villanos, el Espantapájaros, esa idea se recupera aquí. Y sobre todo Marguerite Bennett, en una historia muy psicológica y con muchos elementos de interés, evidencia que Kate no se va a poder librar nunca de la sombra de su padre. Aún con todo, y dado que la presentación visual de estos números es muy estimulante, sobre todo en los números que dibuja Fernando Blanco, el regusto que mantiene Batwoman sigue siendo más que agradable. Serie y personaje piden una evolución, pasar página como de hecho suele intuirse en el final de muchas de sus historias, pero sigue funcionando.

La razón de su buena marcha pese a estos detalles mencionados hay que buscarla en la notable inmersión que Bennett hace en la psicología de Kate. Su pasado más reciente, el que vimos en la primera entrega de la serie, y sus circunstancias personales más definitorias, las que nacieron antes incluso de los Nuevos 52, se conjugan muy bien con una historia en la que la toxina del miedo del Espantapájaros juega un papel muy activo, configurando el escenario en el que se libra una atractiva batalla psicológica en la que Kate tiene que decidir cómo conjugar su formación militar y su fidelidad al emblema del murciélago. Esta primera parte de este volumen es más interesante que el inicio del segundo arco, aunque el retorno al pasado y la presentación de un futuro que además acontezca lejos de Gotham dibuja un entorno bastante prometedor. La dificultad de Batwoman, a la que Bennett tiene que hacer frente casi a la fuerza, es que maneja escenarios diversos y alejados de la zona de confort, pero sin romper esa barrera en lo personal y en lo psicológico. Es verdad que la escritora no hace más que honrar las bases del personaje siendo fiel a su historia, pero linda también con la frontera del cansancio, y ese es un peligro que tiene que tener en cuenta para lo estancar la serie en la misma historia de siempre.

No pinta mal el final, y no es tampoco un mal segmento del viaje gracias también a sus dibujantes. El ya mencionado Fernando Blanco hace un muy buen trabajo para mostrarnos las pesadillas de Kate de una forma atractiva. No llega a ser un dibujo tan apabullante y con tantos recursos en la construcción de la página como el de J. H. Williams III, el ilustrador que de verdad dio categoría visual a Batwoman, pero sí que es deudor de ese estilo, con pautas personales diferentes para marcar las necesarias distancias y acertando en cada decisión que toma para dar forma a este escenario onírico y a sus efectos. Su trabajo es notable en el realismo y sobresaliente en la alucinación, porque sabe aprovechar de maravilla las pretensiones psicológicas del guion de Bennett. Scott Godlewski coge el relevo en los dos números finales y su apuesta, como la de la propia historia, es mucho más realista. Y eso se agradece viendo que tiene más oportunidades de dibujar a Kate que de presentar a Batwoman. Entre los dos ayudan a que el universo del personaje siga siendo muy atractivo. No hay grandes cambios en estos números, pero si una continuidad bastante natural para quienes hayan seguido hasta aquí las vicisitudes de Batwoman, un ritmo más que logrado y algunas ideas interesantes para que la heroína pueda avanzar.

El volumen incluye los números 7 a 12 de Batwoman, publicados originalmente por DC Comics entre septiembre de 2017 y febrero de 2018. El único contenido extra son las portadas originales de Ben Oliver, Fernando Blanco, Dan Panosian, Robbi Rodriguez y Michael Cho.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: