CÓMIC PARA TODOS

‘Archie. Volumen cuatro’, de Mark Waid y Pete Woods

Editorial: Norma.

Guión: Mark Waid.

Dibujo: Pete Woods.

Páginas: 128.

Precio: 18 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2018.

A nadie le sorprenderá a estas alturas que digamos que Archie es un culebrón. Siempre lo ha sido, y esta revisión de Mark Waid (aquí, reseña de su primer volumen) no es ninguna excepción. Pero ojo, que llegamos a un punto trascendental. ¿Creíais que para tocar temas más serios y adultos hacía falta una revisión como la de Riverdale (aquí, reseña de su primer volumen en comic)? Pues aquí está Waid para darnos un sopapo de realidad de los grandes. Y lo hace además de una manera tremendamente natural, como producto de, efectivamente, ese culebrón en el que Betty sale casi por inercia con Dilton mientras Archie primero no consigue recuperar a Veronica y después ve cómo interviene Jughead para ayudarle, a pesar de lo tragar a la morena hija de millonario. Y todo con el viejo coche de Archie de por medio, ese que es Betty quien se encarga de reparar. Todo muy de culebrón, ¿verdad? Aunque por momentos la serie pueda dar la impresión de haberse cerrado en sus logros, Waid consigue que eso sea no solo una virtud sino también la característica que hace avanzar el relato. Y eso es de ser muy buen guionista, porque además deja espacio para que Pete Woods se sume a la mitología de Archie apostando por un estilo deudor del de Fiona Staples, con el que empezó la serie, pero al mismo tiempo propio.

Para mantener viva la frescura de la serie, y aún con las tramas mencionadas para que la continuidad siga fluyendo, Waid hace de este cuarto volumen el de Betty. Ella es quien se lleva los mejores momentos, al principio de una manera más o menos soterrada pero en los dos números finales con una fuerza casi inesperada. A quienes lleven tiempo siguiendo las aventuras de Archie, en esta o en cualquier otra encarnación, no les cogerá por sorpresa la importancia del personaje, pero es agradable que Waid se la dé. Y que lo haga, además, de una manera adulta e inteligente, sabiendo sacar partido del presente, de este enredo continuo provocado por el interminable triángulo amoroso que provoca Archie con ella y con Veronica, pero también haciendo que la joven rubia se convierta, aunque sólo sea por unos instantes cargados de mucha emoción, en el centro de los avatares de Riverdale. Y si todas las sorpresas que hay por el camino que transita este cuarto volumen, incluyendo la formidable conversación de Veronica con su padre, no son suficientes para mantener la atención del lector, atención al final del mismo. Es de los que dejan con los ojos muy abiertos y, cómo no, deseando llegar ya al siguiente volumen para ver cómo ha decidido continuar Waid el inesperado escenario en el que deja la historia.

Con tanto altibajos emocionales como propone ese volumen, una montaña rusa que no afecta a la calidad de la historia sino que la impulsa, era fundamental que el dibujante capturase bien a los personajes en sus sentimientos. Y Pete Woods, que es el encargado de estos números, lo hace. Bastante bien, además. No hay que olvidar que Waid ha planteado Archie también desde un humor muy visual, por lo que hay muchas viñetas que se explican sin texto y los personajes, muchas veces, tienen que hablar solos. Ahí está el reto y el ilustrador responde con mucho acierto. Woods, que se basa en una sencillez muy funcional que reduce los escenarios a lo necesario en bastantes de sus dibujos, retrata bien a una Veronica tan divertida como siempre, pero también preocupada por su relación con Archie, o a una Betty con edades muy diversas para que, al igual que Archie, todos caigamos enamorados a sus pies en todo momento. En la comedia y en el drama, el ilustrador sale más que reforzado de estas páginas. Y Archie en su conjunto también. Siendo como es una serie con un tono tan definido, habiendo además logrado sus objetivos iniciales con tanta eficacia, hay que tener valentía para encontrar la forma de seguir adelante. Y a Waid se le podrán decir muchas cosas, pero que se acomode no es una de ellas, como evidencia la segunda mitad de este libro.

El volumen incluye los números 18 a 22 de Archie, publicados originalmente entre marzo y julio de 2017. El contenido extra lo forman una introducción de Mike Pellerito y las portadas originales de Robert Hack, Elsa Charretier, Emanuela Lupacchino, Greg Smallwood, Elliot Fernandez, Matthew Dow Smith y Thomas Pitilli.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 11 enero, 2019 por en Archie, Mark Waid, Norma, Pete Woods y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 294 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: