CÓMIC PARA TODOS

‘Usagi Yojimbo Saga’ 3, de Stan Sakai

Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Stan Sakai.

Dibujo: Stan Sakai.

Páginas: 616.

Precio: 35 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Diciembre 2018.

Dicen que el elogio debilita, pero eso no parece aplicarse a Stan Sakai y su maravillosa Usagi Yojimbo. Estamos ya en el tercer volumen de Usagi Yojimbo Saga, (aquí y aquí, reseñas de los dos primeros), que dan continuidad a lo que vimos en los dos de La colección Fantagraphics (aquí y aquí, sus reseñas). Todos esos libros merecían valoraciones positivas, incluso sobresalientes, porque suponen no sólo la exposición de un mundo formidable, el de un Robin llamado Usagi, plasmado en forma de animales antropomorfivos, sino también su evolución. Relatos cortos y largos para conocer a Usagi y también a otros personajes a su alrededor que no hacían (y hacen) más que enriquecer el resultado final. Hay mucha maestría en el desarrollo de estas historias porque Sakai es uno de los grandes narradores de nuestro tiempo, y no deja de demostrarlo, independientemente del tono que elija para cada relato. ¿Qué hay de nuevo en este tercer libro de la serie, quinto de las andanzas de Usagi? Probablemente nada a simple vista, pero en realidad muchas cosas, porque con cada segmento, sea de mayor o menor extensión, se prolonga algo que necesita una serie como esta: su magia. No seguimos Usagi Yojimbo por comodidad o costumbre, sino porque Sakai nos ha inculcado la certeza de que cada lectura que acometamos va a merecer la pena.

Sakai, además, consigue dejar esas impresiones de la manera más astuta y eficaz. Consigue engancharnos con la segunda parte de Segadora, una historia de tono grave y dramático, una de esas que huele a muerte y tragedia independientemente de cómo vaya a concluir cuando pasemos la última página, pero también con aventurillas más livianas como Muerte e impuestos o La posada en la colina Sombra de Luna, o incluso en aquellas en las que Usagi cede todo el protagonismo, como sucede en La historia de Kitsune, que sirve para cerrar el libro con la sonrisa que saben dejar los autores que logran el dominio absoluto de su mundo y, por extensión, del ánimo de sus lectores. Sakai es uno de esos. Disfrutamos con la acción ligera, pero también con el drama, con los toques cómicos que sabe introducir con elegancia y con las partes más filosóficas y profundas de lo que no deja de ser una formidable exposición de una manera de vivir, del Bushido y de la época en la que este se expandió. Si algo tiene Usagi Yojimbo es que nunca parece haber una historia que sobre o que no aporte algo. Por eso estas recopilaciones, que pueden asustar por lo voluminoso de cada entrega, se acaban convirtiendo en esas pequeñas maravillosas que se disfrutan de principio a fin, que saben tocar fantasía y realidad con la misma genialidad.

Parte de la magia que tiene Usagi Yojimbo es que visualmente sigue pareciendo un concepto fresco después de haber pasado por más de 2.500 páginas. Son muchas páginas, y aún así Sakai sigue dejando esa sensación de que todavía estamos descubriendo las posibilidades de su obra. ¿Qué podemos notar especialmente nuevo en su trabajo en las historias que componen este volumen? Si dijéramos que nada estaríamos dando una impresión equivocada. Es Usagi, sin duda, eso no cambia, la serie tiene un maravilloso estilo visual que se mantiene inalterable y fiel a los preceptos iniciales, sabiendo sacar partido no sólo de la base de un dibujo pretendidamente infantil sino también de su traslación a historias que habrían podido contarse con acierto desde un trazo realista, sino también de cada historia particular y de su inintercambiable escenario. Lo que Sakai dibuja para una historia de fantasmas sirve para esa. Lo que aplica a una moraleja del Usagi niño, se queda ahí. Y es lo mismo en teoría. Es el mismo lápiz con el mismo estilo. Pero todo cambia y suma. Usagi Yojimbo es, efectivamente, una serie llena de magia. ¿Cómo si no iba a seguir rozando la maestría después de tantos números, de tantos relatos y de tantos personajes? Que no pierda la etiqueta de imprescindible después de tanto tiempo es algo casi imposible de conseguir. Y aún así aquí estamos.

El volumen incluye los números 31 a 52 del tercer volumen de Usagi Yojimbo, el 140 de Dark Horse Presents, Dark Horse Presents Annual 1999, Dark Horse Mavericks 2001 y los números 20 a 23 de Dark Horse Extra, publicados originalmente por Dark Horse entre 1999 y 2001. El contenido extra lo forman introducciones de Paul Dine, Greg Rucka y Scott Shaw, unas notas finales de Stan Sakai y las portadas originales.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 8 enero, 2019 por en Dark Horse, Planeta DeAgostini, Stan Sakai y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: