CÓMIC PARA TODOS

‘Intimidades’, de Leela Corman

Editorial: La Cúpula.

Guión: Leela Corman.

Dibujo: Leela Corman.

Páginas: 216.

Precio: 18,50 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Noviembre 2018.

Hay dos facetas a analizar en el trabajo de Leela Corman en Intimidades. Por un lado, la trayectoria de la ilustradora nos invita a ver el libro como una pieza de diseño muy atractiva y delicada, personal y por momentos hasta deliciosa. Por otro, es un relato complejo de una época no menos sencilla en el que la autora coloca a dos hermanas, hijas de una familia de emigrantes judíos rusos, en el Lower East Side de Nueva York a principios del siglo XX, dos hermanas que se lo cuentan todo durmiendo en la misma cama… hasta que dejan de hacerlo. Ambos aspectos de la novela gráfica son igual de determinantes para entrar en el juego, y forman una combinación interesante y sugerente, porque nos sumerge en un mundo lleno de sorpresas y giros inesperados pero a la vez verosímiles. Con un aura feminista intensa, tiene eso sí una irregularidad que casi parece buscada por los saltos en el tiempo que tiene la narración y que al final provocan que los segmentos que la forman ofrezcan sensaciones bastante diferentes entre sí, dado que la edad de las protagonistas es cambiante y la forma en la que miran a la vida también. Eso enriquece bastante la propuesta de Corman, pero también añade algunas dificultades a la lectura, sobre todo a la primera lectura del libro, en la que por momentos el dibujo puede coger algo más de protagonismo que la historia.

La clave, de hecho, está en las protagonistas, dos hermanas gemelas que comparten por ello una conexión especial y que marcan el devenir de un relato que al final encuentra sus claves en lo que les sucede mucho más que en lo que son, aunque empiece precisamente como un retrato sobre judíos rusos en Nueva York. Además, durante todo el libro no deja de ser interesante ver como ambas cosas se fusionan. Fanya y Esther arrancan como dos niñas cargadas de Inocencia, incapaces por momentos de asimilar las facetas más dramáticas de la vida que les rodea, aspectos que Corman no evita pero que muestra con mucha inteligencia. Con el marcadísimo protagonismo de estas dos muchachas, resulta algo difícil de entender a simple vista el interludio que la autora introduce a mitad del libro y que se aleja en tiempo y lugar de la narración central. Es, quizá, un punto y aparte emocional en la obra, y quizá el punto a partir del cual se pierde por complejo la Inocencia infantil, pero sorprende bastante que la forma de invitar al lector a esas nuevas sensaciones se aleje de Fanya y Esther, porque son ellas las que hacen que el relato sea algo poderoso, lo que son, lo que piensan y lo que el mundo que les rodea hace de ellas con el paso de los años. Eso, además, es algo que Corman explícita con el final de la obra.

Y entramos en el dibujo. Corman es una ilustradora de diseño, y la forma en la que encara a sus personajes ya desde la portada lo deja bastante claro. No es difícil imaginar este trazo en la portada de una revista, cosa que confirman los pin-ups que sirven para separar segmentos, y aún así, la autora consigue que este trazo tan cargado de un personal glamour se acople fácilmente a la narración. Aunque no siempre sea el vehículo más eficaz, los momentos más dramáticos de la obra demuestran su eficacia, y el trazo, que tiene tantos rasgos de elegancia como de estilo personal, se convierte en un aliado más de la inmersión social que propone el libro. Porque ese, al final, es el objetivo, que el lector se sienta dentro de la historia de las dos protagonistas y del mundo en el que viven. Intimidades no quiere solo mostrar, sino que busca arrastrar al lector hasta el escenario en el que crecen estas dos niñas. Esa inmersión, aunque a veces parezca algo desdibujada, es lo suficientemente eficaz como para sentir que Corman ha logrado todo lo que se proponía en un libro que oculta su complejidad bajo la Inocencia juvenil y se quita todas las caretas si se ve desde el punto de vista de los adultos que rodean a Fayba y Esther. Las dos opciones están en sus páginas para que cada lector entre como quiera al relato y viva las vidas de sus protagonistas como quiera.

Pantheon publicó originalmente Unterzakhn en abril de 2012. No tiene contenido extra.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 31 diciembre, 2018 por en La Cúpula, Leela Corman, Pantheon y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: