CÓMIC PARA TODOS

‘Superman. El nuevo milenio: Presidente Lex’

Editorial: ECC.

Guión: Greg Rucka, J. M. DeMatteis, Jeph Loeb, Mark Schultz, Joe Kelly, Karl Kesel.

Dibujo: Matthew Clark, Mike S. Miller, Dale Eaglesham, Ed McGuinness, Paul Pelletier, Paco Medina, Doug Mahnke, Kano, Tony Harris, Dwayne Turner, Todd Nauck, Humberto Ramos, Rob Liefeld, Mike Wieringo, Art Adams, Ian Churchill, Joe Madureira, Duncan Rouleau.

Páginas: 128.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2018.

Hay un consenso general en ver la etapa de comienzo de siglo como una de las más atrevidas de la historia de Superman. Esa es la razón de ser de El nuevo milenio, una serie de libros que recoge las aventuras de aquellos años y que alcanza con Presidente Lex su cuarto volumen. Pero es, a la vez, un tiempo extraño. En él se combinan estilos muy diferentes de encarar las aventuras del Hombre de Acero. Suele pasar cuando se intervine tan series distintas, además con autores tan destacados como los que aparecen en este libro, pero este es un ejemplo bastante acusado de este contraste. Poco tiene que ver el tono jovial, aventurero y cartoon de los números realizados por Jeph Loeb y Ed McGuinnes con la gravedad con la que escriben Greg Rucka o Joe Kelly. Puede que eso reste alcance a una historia tan fascinante como Presidente Lex, quizá el mayor golpe de ingenio que se haya incluido en los cómics de Superman en décadas, pero a la vez habla de diversidad y de personalidad, la de autores con un camino fijado y en el que van encajando la continuidad de una manera hábil. Sería absurdo no reconocer lo más trascendente como lo mejor que puede ofrecer este volumen, incluso en aquellos tiempos en general, pero dentro de la algo atribulada mezcla que propone este libro el entretenimiento está asegurado en todos sus fragmentos.

Centrémonos, en todo caso y con el permiso del Loeb más jovil y aventurero, en el centro espiritual de este libro. Convertir a Lex Luthor en presidente de los Estados Unidos es una genialidad. No sólo por el carácter profético que se le pueda admitir al relato viendo al actual inquilino de la Casa Blanca, sino sobre todo por los dilemas que surgen en el héroe que durante tantos años ha proclamado defender la libertad, la justicia y el modo de vida americano. Aunque esto último se haya perdido en la muletilla que usa el Hombre de Acero, por aquello de la corrección política y de la universalidad del icono, Superman es el sueño americano en persona y la simple idea de colocarle frente al presidente es deliciosa. Los mejores pasajes del libro están ahí, en todas las charlas que tanto Superman como Clark Kent mantienen con sus seres queridos y más próximos para tratar de asimilar la mejor manera de afrontar estas circunstancias. Y en las motivaciones de Luthor, expuestas de una manera sutil y magnífica por Rucka en unas pocas páginas sin diálogo, o en otras igualmente brillantes de J. M. DeMatteis para sumarse a una fiesta en la que también colabora el propio Loeb con un magnífico retrato biográfico de Luthor cargado de cinismo. Estos guiones pasan por ser espléndidos retratos del mayor enemigo de Superman.

La variedad de escritores que se suman a estas páginas se multiplica todavía más en el caso de los ilustradores. No se puede decir que hubiera un estilo muy definido en el Superman de aquellos años, que poco tienen que ver, por ejemplo, Matthew Clark y el mencionado McGuinnes. De hecho, este, por su estilo de caricatura y por el número de páginas que hace, es el que más destaca en el libro, por mucho que sus números no sean los que se centren en la historia principal que se cuenta y sirvan para introducir el toque más aventurero con la presencia de personajes como Aquaman o Bizarro, dando también protagonismo a Jimmy Olsen, o incluso recogiendo el tono de sitcom de Las aventuras de Lois y Clark para los instantes mundanos de Superman conm Lois Lane. En la variedad, dicen, está el gusto, y hay mucho que explorar en este Presidente Lex. Pero el cambio continuo no merma el hecho de que, incluso durante los episodios más jocosos y entretenidos, estas páginas contienen el movimiento más atrevido que DC hizo con Superman. Mucho más valiente que matarle. Quizá, pensado y publicado de otra manera, el evento habría tenido un mayor calado del que en realidad tuvo, porque en el fondo queda la sensación de que fue sobre todo eso, un evento. Y cuando Rucka lo coge no tiene pinta de ser simplemente eso.

El volumen incluye los números 162 a 165 de Superman, 581 y 586 de Adventures of Superman, 108 a 110 de Superman: The Man of Steel, 773 de Action Comics y Superman: Lex 2000 publicados originalmente por DC Comics entre septiembre y diciembre de 2000. El único contenido extra son las cubiertas originales de Ed McGuinnes, Doug Mahnke, Glen Orbik y Duncan Rouleau.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: