CÓMIC PARA TODOS

‘Angel Catbird’, de Margaret Atwood y Johnnie Christmas

Editorial: Sexto Piso.

Guión: Margaret Atwood.

Dibujo: Johnnie Christmas.

Páginas: 322.

Precio: 24,90 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Mayo 2018.

La propia Margaret Atwood explica en el prólogo de Angel Catbird lo que supone para ella, y de paso para los lectores, un tebeo como este. Es, por encima de todo, un capricho que se da una escritora reputada y de éxito de casi 80 años para adentrarse en un mundo que, por lo que explica, conoce bastante bien como lectora aunque no cono autora. Pero como decíamos, es también un capricho para el lector, y aquí está la gracia. Muchos podrían pensar que Margaret Atwood podría aspirar a escribir una novela gráfica trascendente, emocional y profunda. Y sin embargo la sorpresa, relativa viendo la portada, llega cuando lo que nos sirve la autora es un tebeo de entretenimiento puro, homenaje al pulp, a los primeros superhéroes de las décadas de los 30 y los 40 del siglo XX, a esas excusas divertidas y juguetonas que encontraban los creadores de aquella época para dar motivos animales a sus imposibles personajes. En Angel Catbird hay de todo eso, porque su propósito es ese, satisfacer caprichos personales más o menos confesables. Por eso el héroe es visualmente llamativo, por eso las chicas son fuertes y atractivas y por eso el malo es muy malo y repulsivo. Aderezando el coctel con un poco de mitología, de literatura popular y hasta de actualidad rebelde, Atwood consigue que el entretenimiento ligero que busca se extienda durante toda la obra.

Y eso que estamos hablando de un tebeo conscientemente ingenuo, que quiere divertir desde lo evidente, desde aquello que durante décadas construyó el cómic de superhéroes desde sus inicios. Aunque constantemente lo demos por superado, esto es algo que funciona para todo tipo de lectores. No tiene Atwood objetivos muy distintos de los que mueven a Kurt Busiek en Astro City (aquí, reseña de su primer volumen), aunque lógicamente esta de Vertigo sea una propuesta bastante más ambiciosa. Atwood opta en cambio por un entretenimiento más liviano, uno que encaja también en sus pretensiones de hablarnos de los gatos, algo que hace con abundantes notas a pie de página que le sirven para explicar el comportamiento de los personajes. No está de más recordar que Angel Catbird, como en realidad puede indicarnos el título, va de un tipo que puede transformarse en una especie de híbrido entre gato y pájaro y que se encuentra con pequeñas microsociedades ocultas, basadas en cada una de las especies animales que vemos, y que tienen hacer frente a un villano de inspiración en la rata que ansía dominar el mundo. La de tópicos que hay en esta formulación y lo fácil que consigue Atwood que nos lo creamos todo y que disfrutemos durante el viaje con los juegos de palabras, los detalles animales y la fantasía de este mundo.

Johnnie Christmas es el encargado de ilustrar el tebeo y aportar un poco más de fantasía a la historia. Los diseños son lo primero que hay que destacar en su trabajo, porque son una referencia evidente al cómic clásico visto desde un punto de vista más contemporáneo. Y sexy pero con elegancia y para todos los públicos, todo en este tebeo quiere serlo, y eso ayuda a que la aventura sea mucho más juguetona. Christmas disfruta con las posibilidades que le da este universo, aunque en los planos generales le cueste un poco definir los rostros tan bien como lo hace en los primeros planos. En cuanto a puesta en escena, todo funciona bien. Sobre todo desde los pequeños detalles, aquellos que nos colocan dentro de cada mundo, los puntos de vista cuando dominan los gatos, los pájaros o las ratas, hasta la delirante espectacularidad de diseños de cosas tan absurdas como el Ratmóvil del villano. Si se piensa, es todo tan rocambolesco que hay que reconocer el mérito que tiene que sea tan divertido. Sin más pretensión que la de entretener, Angel Catbird es uno de esos tebeos que, sabiendo perfectamente que son lo que quieren ser, consiguen asomarse a los rincones del cariño del lector con una facilidad envidiable. Ni busquemos los rupturistas y salvajes años 80 de Watchmen donde sólo quiere haber pulp, Edad de Oro y contundente simpatía. Todo muy loco.

El volumen incluye los tres volúmenes de Angel Catbird, publicados originalmente por Dark Horse en septiembre de 2016, febrero y julio de 2017. El contenido extra lo forman una introducción de Margaret Atwood, bocetos de Johnnie Christmas e ilustraciones de David Mack, Fabio Moon, Tyler Crook, Matt Kindt, Jen Bartel, Troy Nixey, David Rubín, Charlie Pachter, Paulina Ganucheau, Colleen Doran, Megan Kearney, Jeff Lemire, Jeffrey Veregge, Irene Koh, Renee Nault, Pia Guerra, Rahzzah, Nate Powell, Owen Gieni, Gisèle Lagacé, Mindy Lee y Ken Stacey.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 13 diciembre, 2018 por en Dark Horse, Johnnie Christmas, Margaret Atwood, Sexto Piso y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: