CÓMIC PARA TODOS

‘Conan el bárbaro’ 1, de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith

Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Roy Thomas.

Dibujo: Barry Windsor-Smith.

Páginas: 600.

Precio: 35 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2018.

Corrían los años 70 cuando Marvel andaba buscando contenidos para enriquecer sus cómics de superhéroes, un universo que prácticamente acababa de nacer pero que había consolidado a la compañía como el rival a batir en el mercado editorial americano. Y uno de los hallazgos más singulares y duraderos de aquellos años fue Conan el bárbaro. Espada y brujería de la mano del personaje que creó en sus novelas Robert E. Howard y con dos autores que no tardaría en hacer maravillas con sus aventuras, Roy Thomas y Barry Windsor-Smith. Da igual que se haya hecho justicia o no con su labor en Conan, nunca es tarde para volver a insistir en ello. Lo que recoge este monumental volumen integral, en el que por poner una pega faltan las cubiertas originales, es el comienzo de todo, los primeros números de aquella primera serie. Y eso quiere decir que estamos ante las páginas que forjaron la leyenda. Es verdad que Conan ya estaba allí para quien quisiera conocerle, pero Thomas consiguió llevarlo al gran público de la mejor manera posible, con historias de uno o dos números, a veces adaptando relatos de Howard y a veces rellenando a su manera los huecos que dejo el escritor en la trayectoria del cimmerio, y con un espléndido dibujo de Windsor-Smith, uno que la historia hizo que no fuera probablemente el definitivo pero que sí sentó las bases visuales del personaje.

Podría ser exagerado decir que este Conan de las viñetas es creación de Roy Thomas, pero ni mucho menos se puede infravalorar su contribución a los mitos del bárbaro. Qué maravilloso universo de guerreros, reinos salvajes, criaturas fantásticas, aviesos gobernantes, mujeres impresionantes y hechiceros malvados fue creando en cada número. Puede que entonces no hubiera un plan establecido como lo puede haber en nuestros días cuando se acomete un trabajo como este, pero lo que Thomas hizo fue soberbio. Su autoría, por ejemplo, es indiscutible en Red Sonja, fusión de dos personajes de Howard y que hace aquí su primera aparición antes de conseguir su propia serie (aquí, su reseña). También hay auténticas maravillas como la adaptación de Clavos rojos, pero es muy difícil escoger entre todas estas historias, porque cada una de ellas va mostrándonos al mejor Conan que hemos visto, porque además tuvo un carácter pionero que abrió camino en el mundo de las viñetas para que el género se consolidara como uno de los favoritos del público. Y lo más difícil, sin sentir nunca la sensación de que se están repitiendo esquemas, porque Thomas encuentra una enorme variedad de escenarios, compañeros de aventuras y enemigos que aportan muchísimo a Conan. Sonja perduró, pero bien podrían haberlo hecho otros personajes de estas páginas.

La era de Conan es pura violencia y Windsor-Smith no la rehúye. No necesita ser explícito como lo sería un cómic contemporáneo para dejar claro ese aspecto o el barbarismo de los tiempos en los que el cimmerio corre sus aventuras. Su Conan es rudo y corpulento, de gesto adusto y espada fuerte. No es, ni necesita ser, una figura fina y delicada. Sus movimientos no son suaves sino, claro, bárbaros. Y es delicioso ver cómo encaja eso en escenarios palaciegos o en la compañía de mujeres de físico perfecto y piel suave de la misma manera que con los compañeros de armas más diversos, sean hombres o mujeres. La fantasía que hay en estas aventuras, y sobre todo la fantasía oscura, es portentosa, y hay una enorme colección de criaturas que quitan el aliento. Si Conan tenía entonces una singularidad en el aspecto visual, y eso es algo que hoy podemos comprobar todavía con más claridad, y es que parecía un cómic bastante moderno en su momento. Windsor-Smith lo era. Y por eso cada aventura era un descubrimiento. Recuperar el Conan original del mundo del cómic es algo esencial si se gusta del género de espada y brujería, y a la vez es una delicia que podemos disfrutar todos porque lo que hicieron Thomas y Windsor-Smith fue coger un personaje de la literatura popular y darle la forma básica que ha perdurado en el imaginero popular. Casi nada.

El volumen incluye los números 1 a 15 y 17 a 26 de Conan The Barbarian  y 2 y 3 de Savage Tales, publicados originalmente por Marvel entre octubre de 1970 y febrero de 1974. El contenido extra lo forman una introducción de David Hernando y textos de Roy Thomas.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 4 diciembre, 2018 por en Barry Windsor-Smith, Conan, Dark Horse, Marvel, Roy Thomas y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: