CÓMIC PARA TODOS

‘Voyeur 3. Las historietas eróticas para Playboy’, de Horacio Altuna

Editorial: Dibbuks.

Guión: Horacio Altuna.

Dibujo: Horacio Altuna.

Páginas: 120.

Precio: 24 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2018.

Si hay algo que se puede decir de las historias eróticas de Horacio Altuna es que no cansan. Sí, el autor ha dicho en varias ocasiones (por ejemplo, aquí, en esta entrevista que le hicimos) que a él sí le producían un agotamiento que motivó que las acabara dejando, a pesar del enorme éxito que tenían sus apariciones en Playboy, pero a este lado de la página no sucede lo mismo. Este es el tercer volumen de Voyeur, y las sensaciones son las mismas que en los dos primeros (aquí y aquí, sus reseñas). No hay trampa ni cartón, son historietas encargadas por Playboy y que buscan un jugueteo claro, sencillo y pícaro, un chiste divertido en el que puedan participar todos, en el que las mujeres son imposiblemente sexys y en las que los engaños están a la orden del día. Altuna se encierra en el modelo propuesto, uno en el que las traiciones sexuales no son más que las excusas para encontrar un muestrario de fantasías y posturas realmente excitante. El cómic erótico, por mucho que el autor destaque y con razón otras facetas de su obra, tiene en él un claro referente. Y sí, hay un cierto agotamiento, porque en el fondo se repiten fórmulas y situaciones, no digamos ya disposiciones físicas de las parejas que entran en materia carnal, pero el picante simpático que siguen teniendo estas páginas es equiparable al que tenían las primeras.

Toreros, actores, niñeras, periodistas, deportistas, enfermeras… Tópicos y no tan típicos personajes van desfilando en las páginas de Altuna con total naturalidad. El deseo sexual en los pequeños gags cortos que forman Voyeur es desenfadado y divertido, y tiene cierta gracia que mientras sucede lo que sucede haya alrededor una suerte de personajes de cierto aire conservador que observan lo que sucede, a veces entrando en el juego y a veces escandalizándose por el mismo. Es quizá, con la segunda fila, con lo que Altuna se permite el lujo de cambiar algo más el escenario ya visto en los dos libros anteriores para que esto sea algo más que una pareja disfrutando del sexo durante unas pocas páginas. Al final, de lo que se trata es que estas viñetas exciten, sea en solitario o, por qué no, en pareja, y eso es algo que el autor consigue con facilidad y elegancia. Elegancia, sí, porque a pesar de la mala fama que arrastra el cómic erótico, como si las prácticas sexuales fueran algo ajeno a nuestras vidas, hay muchas maneras de dar vida a este tipo de relatos. La de Altuna es de las divertidas, incluso a sabiendas de que buena parte de los personajes que desfilan por las páginas de este tercer volumen de Voyeur son tipos a los que uno no confiaría su confianza sexual, romántica o emocional porque se la cargarán al primer atisbo de una relación carnal diferente.

Si las sensaciones son las descritas, se antoja esencial para que cada pequeña historia tenga su propio microcosmos excitante un dibujo tan maravilloso y bello como el de Altuna. Si Sergio Bleda, otro gran apasionado del cómic erótico, se rinde a los pies del maestro argentino en la introducción de este libro, por algo será. Y, siendo la suya una voz acreditada, no es solo que lo diga él, es que se siente en cada ilustración. Altuna dibuja para que el disfrute físico sea muy elevado en cada secuencia sexual, para que cada hombre y sobre todo mujer representados sea un deseo carnal convertido en dibujo. Y no falla. Su dominio de la anatomía es total, la manera en la que representa cada postura sexual es casi más didáctica que la lectura del Kamasutra. Altuna hace magia con el sexo, pero magia blanca, de la que no necesita traspasar los límites de los sórdido para atraer, de la que sabe aprovechar el sano disfrute que hay en la actividad física que nos ocupa para que sea la base de gags de todo tipo. Y sí, podemos estar seguros de que Voyeur no cambiará la vida de nadie, quizá solo un instante de éxtasis sensual, ni será la obra maestra de su autor, pero que difícil es soltar el libro una vez que nos hemos adentrado en su coqueto juego sexual. ¿No es ese el propósito de Playboy? ¿Por qué debería serlo entonces con menos intensidad un trabajo de narración gráfica como este?

El contenido extra lo forman una introducción de Sergio Bleda, una ilustración suya y un portafolio de ilustraciones y bocetos de Horacio Altuna.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Un comentario el “‘Voyeur 3. Las historietas eróticas para Playboy’, de Horacio Altuna

  1. Swingers Lifestyle
    6 diciembre, 2018

    Muy Acertado.
    Saludos Swingers-Lifestyle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 27 noviembre, 2018 por en Dibbuks, Horacio Altuna y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: