CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Archie. To Riverdale and Back Again’, de Dick Lowry

Título original: Archie: To Riverdale and Back Again.

Director: Dick Lowry.

Reparto: Christopher Rich, Lauren Holly, Karen Kopins, Sam Whipple, Gary Kroeger, Jeff Hochendoner, Debi Derryberry, Mike Nussbaum, Fran Ryan, David Doyle, J. D. Hall, Billy Corben, Aeryk Egan, Matt McCoy, Christina Haag.

Guión: Barney Cohen, Nicholas Factor y Kathryn Wallack.

Música: Evan Katz.

Duración: 100 minutos.

Estreno: 6 de mayo de 1990 (Estados Unidos, televisión).

De algún modo, adaptar un cómic juvenil a la pantalla se antoja más complicado que hacer ese trabajo con otro tipo de tebeos. Y dentro del cómic pensado para lectores no necesariamente adultos, hay también tonos y categorías que complican aún más la labor. Qué difícil tiene que ser encontrar a alguien que pueda personificar a Archie tal y como lo ha estado viendo el mundo del cómic durante décadas. A comienzos de los 90 no suena extraño que la mejor forma que encontró la televisión para dar forma a Archie, Betty, Veronica y los demás fuera haciéndoles viajar al futuro, quince años después de la graduación de quienes conocimos como adolescentes. Eso es lo que nos cuenta To Riverdale and Back Again, una adaptación limpia, blanca, casi directa, sin complicaciones añadidas, tratando de llevar a los mismos personajes de siempre a un escenario conocido y reconocible y, lo que resulta más importante, con el claro mensaje de que, por muchos años que pasen, el mundo de Archie no tiene por qué cambiar. La cosa tiene su gracia, porque en el fondo es hablar de la inmutabilidad de algo presentándolo con los cambios inevitables del paso del tiempo, lo que en el fondo convierte a este telefilme en una simpática paradoja que se sigue con agrado, mayor cuanto más alto sea el conocimiento que se tiene de la fauna de Riverdale.

A la hora de evaluarlo, no se puede perder de vista que estamos ante algo simple y más o menos facilón, con secuencias cómicas hasta tontas. Más allá de ver a Veronica con un picardías con el que seducir a Archie y con los compromisos sentimentales con los que se presentan de vuelta en el pueblo el propio protagonista y Betty, o el hecho de que Jughead ya tiene un hijo, la historia podría ser perfectamente una que aconteciera en la continuidad habitual de Archie. No habría más que cambiar el baile de viejos alumnos por el de fin de curso y todo lo demás encaja. Y es que, pese al salto en el tiempo y el crecimiento evidente de los protagonistas, ese es el deseo de la película, encajar. Lo es en la historia y lo es en la elección de sus protagonistas, Christopher Rich como un simpático y siempre superado Archie, una encantadora Lauren Holly como Betty, una Veronica tan descarada como siempre y encarnada por Karen Kopins y un divertido Sam Whipple para traernos a Jughead. Todo esto, claro esto, con una nueva generación encarnada en el hijo de este último, y que apunta al relevo generacional que esta TV Movie podría haber buscado de ser el episodio piloto de una serie que nunca llegó a producirse, a diferencia de lo que sí pasó con la posterior Sabrina, la bruja adolescente (aquí, su crítica), que sí obtuvo el respaldo del público que fue esquivo con esta revisión de Archie.

En el fondo, se entienden los motivos de que no hubiera más Archie en este formato, porque no es lo mismo ver el original que una fotocopia en otro escenario, aunque el cambio no sea más que en el paso del tiempo. No es que el trabajo sea malo, aún con las limitaciones que daba el medio televisivo hace ya casi tres décadas, pero si hay un personaje del mundo del cómic al que parece imposible ver crecer ese es Archie. La película plantea un escenario simpático y juguetón, pero lo resuelve de la manera en la que podría haber conducido una historia del Riverdale adolescente. Su final, que elude conscientemente la resolución del eterno dilema de Archie, que no es otro que el de escoger entre Betty y Veronica (¡eso sí que sería un valiente paso adelante!), es la mayor y más clara declaración de intenciones del telefilme, por mucho que llegue al final. No hay voluntad de cambio, solo de jugar un poquito con las hipótesis, con la idea de si Betty o Veronica pueden olvidar su amor adolescente, si Archie de verdad es capaz de abandonar Riverdale y todo lo que representa. Las respuestas, en realidad, son muy obvias, y la película es tan transparente que el juego de dudas que en algún momento quiere plantearnos es del todo inverosímil. To Riverdale and Back Again es algo absurda pero tiene su lado simpático.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 9 noviembre, 2018 por en Archie, Cine y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 285 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: