CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Legado’ 2

Editorial: ECC.

Guión: Chuck Dixon, Alan Grant, Doug Moench.

Dibujo: Graham Nolan, Jim Balent, Staz Johnson, Dave Taylor, Jim Aparo, Rick Burchett.

Páginas: 320.

Precio: 30,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2018.

Siempre que Batman sale de Gotham se abre el mismo debate, el de si el personaje funciona en otros escenarios con la misma eficacia que en su ciudad oscura, violenta y deprimente. Y el debate es lícito. Pero si es cierto que, si hay un personaje que hace que el Caballero Oscuro funcione en exóticos lugares, ese es Ra’s Al Ghul. Y hay que reconocer también que es sumamente atractivo ver a Bane coronándose a ojos del Demonio como el compañero perfecto para Talia, puesto que el propio Batman ha rechazado desde el principio pese al innegable amor que siente por la hija de Ra’s. Esas dos ideas se mueven en el clímax de Legado, la historia que termina de dar cierto sentido al cierre algo en falso que tuvo Contagio (aquí, su reseña), una idea estupenda pero que no cuajó con la misma facilidad que otros eventos, y en la que Ra’s trata de utilizar el metal mortero para diezmar la población mundial. La sencillez que hay en el planteamiento hace que el gozo principal de la historia esté precisamente cuando Batman todavía no ha hecho acto de presencia, cuando se está gestando la endiablada y formidable relación entre Bane, Talia y Ra’s, y en el enfrentamiento final entre el villano forjado en Santa Prisca y el proyector de Gotham, eco y cierre definitivo de lo que nació en La caída del Caballero Oscuro (aquí, reseña de su primer libro).

Sin ser algo buscado, los años hacen que se miren este tipo de eventos con un ojo algo más crítico. Hay que aceptar que el trabajo de coordinación es espléndido, mucho mejor que el que se hace ahora en algunos casos, y que las piezas encajan con mucha sencillez y a la vez se pueden leer por separado. Pasa con la miniserie con la que se abre este segundo volumen de Legado, Bane del Demonio, o también con los atractivos números de Catwoman. Lo mejor en todo caso, es Bane del Demonio. Chuck Dixon traza un juego apasionante, más interesante que la eterna lucha entre buenos y malos, por divertida que está pueda ser, porque tiene tres personajes brutales a los que entiende y maneja con mucho criterio. La determinación de Ra’s, el orgullo de Talia, la fiereza de Bane, todo mezclado en una trama notable. Eso, por muchos fallos que se quieran encontrar después, sostiene Legado con mucha contundencia. Luego llega el disfrute a lo James Bond, el de la misión internacional, el que nos lleva de París a Calcuta, y todo de la mano de Dixon, con el apoyo de Alan Grant y Doug Moench, escritores todos ellos que en los 90 tenían mucha experiencia con Batman y su mundo. Eso se nota, porque por muchas sorpresas que quieran introducir, aquí se ve a Batman, Robin, Oráculo o Nightwing como se les tiene que ver.

Y en el dibujo, muy pocas quejas. El peso recae fundamentalmente en Graham Nolan. Si en los tebeos de Batnan inmediatamente anteriores se suele destacar el valor que tuvo Norm Breyfogle en los mitos del personaje, sería justo empezar a reconocer que Nolan tuvo un papel notable a continuación en la manera de interpretar el mundo del Caballero Oscuro. O que es una delicia ver a Jim Aparo, un autor ya tremendamente clásico cuando se publicaron estos números, entintado nada menos que por Bill Sienkiewicz. No importa cuantos años pasen, de lo que sí pueden presumir sin dudarlo estos grandes eventos consecutivos en el mundo de Batman a los que se dio el pistoletazo de salida con La caída del Caballero Oscuro es del espléndido nivel gráfico que tuvieron. Hay altibajos, porque eso siempre pasa en los eventos, pero en general la satisfacción es plena. Legado no alcanza la profundidad de Tierra de Nadie (aquí, reseña de su primer volumen), o Cataclismo (aquí, su reseña) pero en cierta manera es una buena forma de prepararnos para lo que entonces estaba por venir, con una historia algo más aventurera y que más que abrir nuevos escenarios busca cerrar los ya creados sin necesidad de socavar los cimientos del mundo de Batman, que ya se tambalearon con suficiente fuerza antes y después.

El volumen incluye el número 534 de Batman, los cuatro números de Batman: Bane of the Demon, el 54 de Batman: Shadow of the Bat, el 36 de Catwoman, 701 y 702 de Detective Comics, 32 y 33 de Robin y Batman: Bane, publicados originalmente por DC Comics entre agosto de 1996 y abril de 1998. El único contenido extra son las cubiertas originales de Graham Nolan, Jim Balent, Mike Wieringo, Carl Critchlow, Kelley Jones y Brian Stelfreeze.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 285 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: