CÓMIC PARA TODOS

‘El hombre nuevo’, de Ralf König

Editorial: La Cúpula.

Guion: Ralf König.

Dibujo: Ralf König.

Páginas: 256.

Precio: 19,90 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Septiembre 2018.

Llevamos ya tantos años leyendo cómics de Ralf König, treinta concretamente, que volver al comienzo es un ejercicio más que recomendable. Esta edición integral de El hombre nuevo, que recoge esa obra y su continuación, Pretty Baby, es un motivo de regocijo para quienes llevan años disfrutando de sus alocadas tramas de temática gay en la superficie, atenticos enredos cómicos en su espíritu. La confusión sexual vende, es fácil montar chistes a su costa, pero lo complicado es que sustente una historia. König lo sabe porque no todos sus tebeos se sustentan con tanta eficacia y más allá de la excusa inicial, pero este díptico sí lo hace, quizá porque el enredo se mueve en dos escenarios con un peso parejo en la trama, el homosexual y el heterosexual. Porque esta es la historia del gay que se enamora de un hombre que no lo es tanto como la de este tipo que ha perdido a su novia y que la quiere recuperar para tener un hijo con ella. Hay sexo, hay armarios de los que salir y entrar, hay cuernos, relaciones anheladas y fracasadas y hay, claro está si tenemos en cuenta el título del segundo libro, un parto. Y por el camino, mil y una confusiones de esas que König sabe orquestar tan bien y que dan tanto juego para que el lector se ría sin pensar en orientaciones sexuales.

Ese detalle ayuda a que El hombre nuevo sea tan buen cómic, y sobre todo tan universal. Las historias pensadas para satisfacer a un grupo social concreto tienen siempre la dificultad de abrirse camino fuera de él. Esta, en cambio, es tan universal que no pierde tiempo convenciendo a nadie. König maneja ritmos a veces un tanto dispares, y probablemente algunos tramos del relato podrían hacerse solventado en menos páginas, pero sus diálogos son tan precisos y afilados que casi da igual cuánto duren las conversaciones porque están provocando carcajadas. Esta es una de esas obras que demuestra que jugar con los tópicos también puede ser una muy buena base para entretener, y eso se aplica tanto a los protagonistas como a los secundarios, y también a la buscada locura que tienen algunas escenas, absolutamente delirantes y que llegan a su clímax más inverosímil al final, cuando la mezcla de sexo, drogas y traiciones, para qué queremos rock and roll aquí, llega a un divertidísimo apogeo que casi parece mentira. No es nada fácil montar una trama en la que tienen que encajar tantos personajes y que todos lo hagan con tanta naturalidad. Pero es que König traía una frescura a sus cómics que es bastante rara de ver. Y más siendo una primera gran obra.

La caricatura de König, ya sobradamente conocida y reconocible, tenía en la publicación original del libro la misma frescura que su historia. Eran los años 80 y hay chistes que se quedan ahí, pero hay un fuerte componente visual en el gag que orquesta el autor, por lo que eso sigue funcionando como el primer día. Su caricatura es divertida y funcional, se salta las convenciones más realistas para que la comedia se desborde en cada mirada, en cada gesto, en la manera en la que cada personaje va adquiriendo reacciones propias e intransferibles. Y todo con una sencillez fascinante, la que suele tener la comedia y que König domina con tanta frescura. Esa es la clave de El hombre nuevo, que sigue siendo fresca. Da igual cuantas comedias de enredo sexual hayamos visto o leído, o incluso el número de cómics de König que hayan pasado ya por nuestras manos. Este es el primero y sigue siendo el mejor, el más conseguido a todos los niveles, incluso en el caos que se apodera de la historia en algunos momentos. Parece mentira que hayan pasado ya 30 años, los mismos que ya están celebrando algunas de las obras que cambiaron el mundo del cómic. El hombre nuevo no aspira a eso, pero que un chiste tenga un efecto tan prolongado en el tiempo y que haya alcanzado ya a unas cuantas generaciones necesariamente tiene que recibir los elogios que merece.

Rowohlt Taschenbuch Verlag publicó originalmente Der bewegte mann en 1987 y Pretty Baby. De bewegte mann 2 en 1988. El volumen no tiene contenido extra.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 31 octubre, 2018 por en La Cúpula, Ralf König y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: