CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. La caída del Caballero Oscuro’ 4

Editorial: ECC.

Guion: Alan Grant, Chuck Dixon, Dennis O’Neil, Doug Moench, Mary Jo Duffy.

Dibujo: Barry Kitson, Bret Blevins, Graham Nolan, Jim Balent, Mike Manley, Ron Wagner, Tom Grummett.

Páginas: 480.

Precio: 40,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2018.

Hay un instante en este cuarto volumen de La caída del Caballero Oscuro en el que Bruce Wayne confiesa lo tentadora que le resulta la idea de retirarse, de dejar de ser Batman. No por obligación, sino por elección. Se esconde ahí una historia fascinante que muchos han querido contar, el último Scott Snyder como se vio en Bloom (aquí, su reseña), pero que este evento evidenció por primera vez, siquiera de una manera sutil y poco desarrollada. El motivo es que no es esa, sin embargo, la historia que nos quieren contar, sino la del enfrentamiento de Batman contra Batman, de Bruce Wayne con Jean-Paul Valley. Aún con las comprensibles dificultades del manejo del tiempo, algo lógico si se quiere Llevar a Wayne de nuevo a un entrenamiento que le haga recuperar todo lo que perdió físicamente tras su derrota a manos de Bane, el enfrentamiento está bien forjado porque supone cerrar un círculo evidente. Bane derrotó a Batman, el nuevo Batman superó a Bane y el Batman de siempre se impuso a su equivocado heredero. El final de tan complejo viaje puede resultar algo simple, incluso vacío, pero el camino es bueno. La ascensión física de Bruce se produce al mismo ritmo que la decadencia psicológica de Jean-Paul, y ese detalle es lo que compensa buena parte de las carencias de una saga tan compleja de manejar como esta.

Porque, claro, si La caída del Caballero Oscuro era hasta ahora un desfile inagotable de villanos para mostrar las diferencias entre el nuevo y el viejo Batman, en este volumen todos desaparecen. Todos menos los Clayface, cuyo regreso tiene mucho de atrevimiento por parte de un Alan Grant que siempre sabe cómo manejar el mundo de Batman, y el sospechosamente prescindible Matadero, al que se usa como carne de cañón para superar la frontera que Batman no puede traspasar y que Bruce se vea obligado a reclamar de nuevo el manto del murciélago. Dentro del intenso tono de clímax que tiene todo el volumen, y no olvidemos que estamos hablando de nada menos que 16 números, hay que destacar lo bien que se desliza el debate sobre la identidad de Batman. Primero, por la confianza de Gordon, resquebrajada por el nuevo Batman y su violento comportamiento. Después por el debate que supone la introducción de Lady Shiva, la asesina más letal y despiadada que tiene el universo DC por la contundencia con la que habla. Y, finalmente, en el toque más necesario para que La caída del Caballero Oscuro se sostenga como lo hace, con la introducción de Robin y Nightwing, personajes imprescindibles para entender a Batman, en general y especialmente en este momento de su trayectoria, en el que se habla tanto de su código y de su importancia.

Luego, claro está, podemos detenernos en las muchas razones visuales que esgrime este evento. El diseño del mismo Batman, el sustituto, se modifica hasta en dos ocasiones más en este volumen, y todo funciona con la misma naturalidad con la que seguimos el descenso a los infiernos emocionales de Jean-Paul que en realidad supone todo este arco. Pero también hablamos de prolongados combates, con Catwoman de por medio para que Jim Balent vuelva a convertirse en una razón de peso para disfrutar con este libro. O con el siempre magnífico Tom Grummett mostrándonos la mejor conexión posible entre Dick Grayson y Tim Drake, pero también la relación de este con Bruce o con su padre. Bret Blevins es el dibujante más extremo de este volumen, Graham Nolan el más clásico y propio de estos años de Batman. Y a Barry Kitson le corresponde el honor de prestar sus lápices al final del enfrentamiento entre Bruce y Jean-Paul. Todos suman, al final, para que el libro se cierre dejando un sabor de boca muy satisfactorio en lo visual, lejos probablemente de los debates que por fuerza provoca La caída del Caballero Oscuro en todos sus segmentos y que, de hecho, forman parte de la importancia que tuvo este arco argumental como el primero de gran calado y descomunal extensión con el que se quiso cambiar la historia de Batman.

El volumen incluye los números 26 a 30 de Shadow of the Bat, 674 a 677 de Detective Comics, 508 a 510 de Batman, el 7 de Robin, 62 y 63 de Batman: Legends of the Dark Knight y el 12 de Catwoman, publicados originalmente por DC Comics entre marzo y julio de 1994. El contenido extra lo forman las cubiertas originales de Brian Stelfreeze, Kelley Jones, Tom Grummett, Mike Mignola y Jim Balent, un epílogo de Alan Grant, una hoja de diseños de Graham Nolan y una página a lápiz de Mike Manley.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 321 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: