CÓMIC PARA TODOS

‘jane Eyre’, de Crystal S. Chan y SunNeko Lee

Editorial: Norma.

Guion: Crystal S. Chan.

Dibujo: SunNeko Lee.

Páginas: 324.

Precio: 18 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Marzo 2018.

Una de las claves por las que funcionan tan bien estos Clásicos manga es porque entienden la fidelidad al material original como un valor añadido. En Jane Eyre, Sunneko Lee y Crystal S. Chan no sienten la necesidad de innovar con cambios excesivos, y entienden que la personalidad de su trabajo reside precisamente en su aspecto visual, en su forma de narrar, y en la manera en la que interpreta la narración en primera persona, algo que hace no solo con los cartuchos de texto que sirven para ir contando la historia sino también asimilando que Jane ha de ser nuestra única fuente de información y el centro emocional de la obra. Las sensaciones son tan logradas como, por ejemplo, en Orgullo y prejuicio (aquí, su reseña), porque los autores asimilan muy buen la parte romántica del relato pero también la dramática. En el caso de Jane Eyre, incluso la que se atreve a tocar levemente lo fantástico. En esta ocasión, la comedia queda muy relegada, porque en realidad no se ajusta a lo que estamos leyendo, no le hace falta para la historia. No suelen tener buena prensa las adaptaciones al cómic de grandes obras literaturas, a diferencia de lo que sucede en el cine, pero colecciones como esta demuestran el potencial que tiene este tipo de trabajos, conscientes tanto de sus limitaciones como de las claves que hacen que funcionen.

La novela de Charlotte Bronte está considerada como una de las cumbres del romanticismo literario, pero la historia esconde mucho más que eso y el manga lo entiende y lo aprovecha. Quizá por eso se agradece tanto el tiempo que de toma Chan en la infancia de Jane, fundamental no sólo para entender por qué rehúye a su familia sino también para asimilar su sinceridad a la hora de hablar y de sentir, que será después decisiva en la relación que entabla con los dos protagonistas masculinos de la obra, especialmente con el señor Rochester. Sobresaliente es la claridad con la que son descritos todos los personajes, incluso con la necesaria limitación de verlos a todos a través de los ojos de Jane, y eso explica también la extensión de la obra. El objetivo es que no haya cabos sueltos, no tanto en la historia, que eso es más o menos fácil de cerrar con el epílogo o con las transiciones que siguen a las elipsis, sino sobre todo en lo emocional. Jane Eyre tiene mucho de íntimo, y para comprender perfectamente el comportamiento de Jane, atípico para una mujer de su época, excepcional en muchos sentidos, el camino que sigue el manga es el de crecer en su extensión. No es que sobren escenas, pero sí hay situaciones algo redundantes. Chan ha optado por la sobreexplicacion antes de correr el riesgo de quedarse corto.

Quizá ahí le ha datado algo de fe en el dibujo de Lee, porque su trabajo es sobresaliente precisamente donde Jane Eyre quiere crecer. La mirada de Jane es preciosa y melancólica, mucho más significativa de lo que podría ser si pensáramos que es solo la clásica morfología de los ojos en el cómic japonés. Lee logra un trabajo de ambientación formidable, en el que despliega un gran trabajo de documentación, y consigue así que vestuario y escenarios estén a la altura de lo esperado en una obra de estas características. Puede flaquear levemente en la creación de algunos personajes secundarios, algo intercambiables y mucho menos carismáticos que la protagonista, pero el esfuerzo con los que realmente hacen avanzar la trama es tan intenso que ese pequeño defecto se puede perdonar con mucha facilidad. Puede que Jane Eyre sea el más logrado de los Clásicos manga que hemos visto hasta este punto porque es el que mejor conjuga la necesaria fidelidad a la obra literaria con la creación de un mundo introspectivo, el de la narradora y protagonista. Y puede que este tipo de trabajos nos hagan valorar por un lado el acercamiento a los clásicos que permite para lectores que no estén tan habituados a la prosa y por otro la calidad que se puede alcanzar sin necesidad de reinventar o cambiar las historias de siempre.

Udon publicó originalmente Jane Eyre en 2016. El único contenido extra es un portafolio de los autores con bocetos y dibujos.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 9 octubre, 2018 por en Crystal S. Chan, Norma, SunNeko Lee, Udon y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 283 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: