CÓMIC PARA TODOS

‘Bajo el aire’, de Osamu Tezuka

Editorial: Dolmen.

Guion: Osamu Tezuka.

Dibujo: Osamu Tezuka.

Páginas: 316.

Precio: 9,95 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Agosto 2018.

La firma de Osamu Tezuka es siempre un valor añadido que genera unas expectativas. Una vez concluida la lectura de Bajo el aire, ese nombre deja de ser la losa que podría resultar para algunos lectores y pasa a ser la confirmación de su talento. Bajo el aire es un manga de Osamu Tezuka, y lo es de principio a fin. Es una antología de relatos cortos, dieciséis en total, que, desde cierto punto de vista, suponen un buen compendio de las inquietudes del conocido como Dios del Manga. Dejando a un lado finales que casi convierten el libro en la personal y particular visión de las clásicas series norteamericanas de episodios cortos al estilo de The Twilight Zone, las temáticas son variadas, las intenciones diversas. Bajo el aire es, así, un fascinante cajón desastre que funciona desde la suma de sus partes, pero también de manera individual. Y por mucha ingenuidad que se pueda pensar que hay en alguno de estos relatos, en realidad eso es solo una cuestión cronológica. Si cuando escribía Tezuka era capaz de adentrarse de esta manera en el alma humana, el ejercicio de pensar qué estaría escribiendo en nuestros días es igualmente fascinante. Eso no quiere decir que las historias hayan envejecido, simplemente que es importante hacer el necesario ejercicio de contextualización para entenderlas tal y como fueron concebidas.

Lo que resulta fascinante en Tezuka es que es capaz de llegar a los dos extremos del alma humana, el más oscuro y el más luminoso. Es capaz de describir a personajes miserables y despreciables con la misma facilidad con la que imagina a auténticos ángeles. Hay más de lo primero que de lo segundo en estas historias, y las facetas más truculentas de la realidad le funcionan de maravilla como base para sus ideas, pero la oscuridad no asusta tanto si no tiene una luz con la que compararse. A veces, como sucede en El rufián y los acantilados, esas dos facetas se ven en el mismo protagonista. La clave de Tezuka, no obstante, está en su capacidad de encontrar historias diferentes, en tono, en género y en esquema para no caer nunca en el aburrimiento o en la repetición. Qué maravilla verle tratar de una manera tan especial la ciencia ficción en La nueva virgen o Nuestro mundo sin dejar de introducir pinceladas que potencian el género desde perspectivas tan humanas. Y aunque la fantasía es una constante en el libro, encontrar maravillas realistas como La chica de la ventana oscura y su forma de tratar el incesto o Duelo en Grand Mesa para comprobar que ni siquiera el western podía escaparse a la brutal capacidad narrativa de Tezuka son excelentes muestras de la versatilidad del autor, también en el manejo de los códigos del relato corto.

El dibujo de Tezuka es siempre otra excusa para perderse en las páginas de sus tebeos sin el deseo de encontrarse para volver al mundo real. Su imaginación es portentosa, pero su forma de interpretar la narrativa gráfica no hace más que incrementar el deseo de seguir leyendo. Sus formas, típicas del manga pero a la vez claramente reconocibles como propias, parecen sencillas de hacer y no lo son. En realidad, es la otra cara de la misma moneda, esa que invita a ver a Tezuka como alguien que logra algo que parece sencillo cuando todos sabemos que tiene un mérito increíble hacer que estas líneas sean en nuestros cerebros personajes de carne y hueso, a los que podemos sentir y tocar, amar y odiar. Eso es Tezuka. Y eso se ve en sus grandes obras pero también en cada uno de estos 16 pequeños y contenidos mundos que crea, independientes entre sí pero a los que no cuesta imaginar como parte del mismo universo. El universo de Tezuka. Al relato corto se le ha dado siempre la vitola de trabajo menor, algo que resulta injusto y que se da tanto en el cómic como en la literatura en general, y eso probablemente se multiplica en el caso de un gigante como Tezuka. Pero qué obra menor es esta, cuánta categoría hay en estas páginas y qué manera tan maravillosa de adentrarse en la mente de un creador incomparable.

No tiene contenido extra.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 8 octubre, 2018 por en Dolmen, Manga, Osamu Tezuka y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 283 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: