CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Gotham después de la medianoche’, de Steve Niles y Kelley Jones

Editorial: ECC.

Guion: Steve Niles.

Dibujo: Kelley Jones.

Páginas: 296.

Precio: 29,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2018.

En la década de los 90, la durísima década de los 90 para los superhéroes norteamericanos, Kelley Jones consiguió hacerse un hueco en la leyenda de Batman con un dibujo inclasificable por la exageración de su trazo a la hora de crear cuerpos de músculos imposibles, trajes de texturas absurdas, rostros o escenarios grandilocuentes. Guste más o menos, ese hueco lo consiguió porque el fan lo aceptaba y hasta lo demandaba. El hecho de que perdurase más allá de aquellos años es la mejor demostración de que algo tiene. Gotham después de la medianoche, la historia que nos ocupa, no es la más conocida, debido al éxito de sus colaboraciones con Doug Moench, pero quizá sí es la que más y mejor puede hablar de su trabajo. Y no parece casualidad que sea con Steve Niles, un auténtico especialista en el terror. Gotham después de la medianoche no tiene una gran capacidad de sorpresa en la resolución, que además tiene paralelismos palpables en la historia de Batman, pero es una historia que tiene elementos interesantes, que aunque le falte algo de personalidad y caiga en el tópico de usar villanos a diestro y siniestro, se mueve mucho mejor si la tomamos como un relato fantástico, casi onírico, porque es ahí donde Jones sabe desplegar sus armas sin contención alguna, y porque es donde Niles se encuentra también más cómodo.

Al final hay que ver Gotham después de la medianoche como una de esas historia de villano definitivo que es capaz de manipular a toda la galería de enemigos de Batman antes del duelo final y del hallazgo de su identidad, el misterio con el que se sustenta el relato. Si lo pensamos, a todos nos saldrán una gran cantidad de historias de Batman que exploran la misma fórmula, por lo que es evidente que no se busca un tebeo que rompa esquemas. El problema de Niles es que por el camino se va dejando elementos propios de Batman, como si este relato en realidad se pudiera adecuar a cualquier otro protagonista, algo que también le pasa en Condado de Gotham (aquí, su reseña). Eso sí, además de sus villanos, Niles sí que acierta dejándose dos recordatorios continuos para saber dónde está, el mordaz Alfred y el esta vez más arisco que nunca James Gordon. Gracias a ellos es fácil recordarlo. Y gracias a ellos la historia crece en sus facetas más dramáticas, no sólo en la necesaria acción, que en ocasiones se desboca de una manera tan peculiar como en el combate contra un Clayface que absorbe a sus víctimas y aumenta de tamaño. Lástima que la audacia que Niles muestra con algunos villanos ni se vea también en el retrato de los más clásicos. El uso que hace de Catwoman o el Joker parte de premisas tremendamente interesantes, pero a la vez algo desaprovechadas.

Pero volvamos al dibujo de Jones, que al final es la más que evidente puerta de entrada en este cómic. Es obvio decir que, si se disfruta habitualmente con su manera de dibujar, Gotham después de la medianoche va a ser al menos tan gozoso como sus anteriores y muy numerosas aproximaciones al personaje, dentro y fuera de la continuidad. Y quizá incluso sobresalga algo más. El toque de terror que tiene la historia ayuda a Jones, que deja algunas de las mejores poses que ha dado a Batman, siempre exageradas, y consigue que la capa brille más que nunca de una manera algo diferente a la habitual. Es Kelley Jones, pero parece un Kelley Jones algo más maduro en algunos sentidos. Hay juegos visuales muy interesantes en estas páginas, que se acoplan con naturalidad a la forma de dibujar del artista y que, por qué no admitirlo, encajan muy bien en una historia escrita por Niles. Gotham después de la medianoche es irregular y tiene unas normas muy personales, pero tiene bastantes cosas con las que disfrutar. En la historia, además, hay muchas razones para ver que Niles y Jones encajan bastante bien. Los dos tienen maneras de narrar muy personales, los dos se mueven en mundos muy extremos. Y sin necesidad de alcanzar un nivel que permita que esta se convierta en una historia inolvidable, sí satisface sus propósitos con relativa facilidad.

El volumen incluye los doce números de Batman: Gotham After Midnight, publicados originalmente por DC Comics entre mayo de 2008 y abril de 2009. El único contenido extra son las portadas originales de Kelley Jones.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 28 septiembre, 2018 por en Batman, DC, ECC, Kelley Jones, Steve Niles y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 309 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: