CÓMIC PARA TODOS

‘El Sr. Higgins vuelve a casa’, de Mike Mignola y Warwick Johnson-Cadwell

Editorial: Norma.

Guión: Mike Mignola.

Dibujo: Warwick Johnson-Cadwell.

Páginas: 56.

Precio: 12 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2018.

Después de una larga trayectoria escribiendo Hellboy y las series desgajadas de su singular universo, además de algún que otro proyecto ajeno al demonio más popular del cómic norteamericano con permiso de Etrigan, no hay duda de que Mike Mignola es uno de los grandes del terror contemporáneo en las viñetas. Terror, eso sí, con matices, porque el terror de Mignola no quiere ser del todo puro y tiene toques distintivos que, por qué no decirlo, le pueden alejar del género. El hecho de que el propio autor achaque a El baile de los vampiros, la sensacional película de Román Polanski, el mérito de haber inspirado El Sr. Higgins vuelve a casa, es ya un indicativo claro de hacia dónde se desvía su afán narrativo. Estamos, como también ha venido haciendo con el propio Hellboy fuera de su continuidad, ante una historia pequeña en longitud y en ambición con la que Mignola quiere rendir un homenaje. Aquí, a los vampiros de cine, los de Polanski, los de la Hammer y también Nosferatu. Y a pesar de referencias tan conocidas y reconocibles, lo que propone Mignola con dibujo de Warwick Johnson-Cadwell es una pequeña rareza que sirve para comprenderle mejor como autor y para pasar un breve rato más entretenido que terrorífico, por historia y por estética, que convence con bastante facilidad, la misma con la que se lee.

La sensación de que estamos ante una historia pequeña es continua. Pero con eso no hablamos de calidad, sino de objetivos. El Sr. Higgins vuelve a casa es un muy buen tebeo. Es Mignola puro en muchos sentidos. Pero es un Mignola que cierra un curioso círculo. Es obvio que escribe para él mismo, quiere honrar a las historias que le han entretenido durante tantos años, historias de vampiros por supuesto. Pero, claro, Mignola no es el único que ha disfrutado con ellas, y esa conexión es la que hace que el tebeo, siendo algo en apariencia tan personal, enlace también con tantos lectores. Tiene de todo, incluyendo un final desenfrenado que desemboca en un momento de cierre divertidisimo, pero sí resulta evidente un paralelismo amplio con El baile de los vampiros. Por si todavía hay alguien que lo pueda pensar, y a estas alturas de la carrera de Mignola casi sería algo ofensivo, esto no es un Hellboy con vampiros, no. Es algo distinto y reconocible a la vez, una pieza de modestas ambiciones con la que disfrutar una vez más de la criatura de la noche más sobreutilizada en la ficción fantástica, el vampiro. Y que además tiene la habilidad de dar una cuota importante de protagonismo al Sr. Higgins del título, lo que da una dimensión distinta al relato precisamente por la tragedia personal que esconde y que Mignola nos cuenta con una sencillez admirable.

Como hemos visto en otros trabajos recientes de Mignola, sobre todo en los de una extensión similar a la que tiene El Sr. Higgins vuelve a casa, este se limita a escribir y deja el dibujo, más allá de una portada nuevamente sugerente y eficaz, en manos de otro autor. Warwick Johnson-Cadwell es el escogido, y encuentra un tono que encaja bien con la comedia de El baile de los vampiros ya desde el diseño de los personajes. No quiere ser un tebeo realista, no lo es ni en su historia ni en su dibujo, pero sí quiere que nos sintamos muy cercanos a los personajes. Lo consigue con facilidad y por eso podemos disfrutar con más tranquilidad de los elementos fantásticos y de terror que introduce Mignola. Sus escenarios están, en ese sentido, entre lo mejor que ofrece Johnson-Cadwell, porque tienen el grado justo de deformación para moverse con soltura entre la frontera de los dos géneros que toca el relato. Es elogiable que haya autores que busquen una obra definitiva cada vez que se sientan frente a la página en blanco, pero también que haya otros que encuentren la manera de entretener desde formas de narrar más modestas. Mignola, que también ha sido de los primeros, ahora mismo también es de los segundos. Si es que se pueden trazar esas fronteras, claro. Lo que resulta evidente es que El Sr. Higgins vuelve a casa es una lectura amena, rápida y muy eficaz.

Dark Horse publicó originalmente Mr. Higgins Comes Home en octubre de 2017. No tiene contenido extra.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 287 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: