CÓMIC PARA TODOS

‘Liga de la Justicia. El dolor de los dioses’, de Chuck Austen y Ron Garney

Editorial: ECC.

Guión: Chuck Austen.

Dibujo: Ron Garney.

Páginas: 152.

Precio: 16,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2018.

Cuánto nos gusta ver a personajes superpoderosos cayendo al nivel de los meros humanos. Y qué gozoso es encontrar historias en las que ese ejercicio se haga con elegancia. El dolor de los dioses es un ejemplo perfecto de esta situación. Es un tebeo que no tiene el aura de las historias grandes y míticas de la Liga de la Justicia, que probablemente no se colará en ningún ranking de los mejores relatos del gran grupo del universo DC, pero que a la vez merece elogios y parabienes por lo bien que sabe adentrarse en la psicología de personajes a veces graníticos, demasiado confiados en su propia grandeza. Puede faltarle algo más de cohesión como relato completo, porque el uso del tiempo no resulta el más adecuado para manejar los estados de ánimo cambiantes de todos los personajes, pero tiene momentos soberbios, de esos que nos recuerdan porque Superman, Wonder Woman, Flash, el Detective Marciano o Green Lantern, también Batman aquí en un segundo plano, son personajes fascinantes, muy alejados de las dos dimensiones del papel en el que los vemos representados con frecuencia. Chuck Austen y Ron Garney se ganan, desde luego, esa denominación de Grandes autores de la Liga de la Justicia que corona un volumen recomendable para cualquiera que desee conocer a estos héroes de una manera un poco más íntima de lo que suele ser habitual.

Porque los superhéroes también fallan y tienen que convivir con sus errores. De eso va El dolor de los dioses, de eso que no tenemos tantas ocasiones de ver en el género. Es, de alguna manera, una digna heredera de lo que John Byrne hizo en aquel memorable número de su etapa en Los 4 Fantásticos, en el que la Antorcha Humana era el ídolo de un chaval que decide tratar de ser como él lanzándose por encima de la cabeza el contenido de un bidón de queroseno y encendiendo una cerilla. La diferencia está en que Austen explora el fracaso propio, no la idolatría ajena, aunque eso también se cuela en este relato. Aquí se habla del miedo a fallar. Y lo hace con figuras que, sí, idolatramos, de esas que sabemos que siempre hacen lo correcto. ¿Cómo no engancharse con una historia así? El dilema que plantea es tan inteligente como imposible. Superman es falible. Y si lo es el Hombre de Acero, ¿cómo no lo van a ser los demás integrantes de la Liga? Austen nos habla así del heroísmo, desde una perspectiva en la que no hacen falta hazañas épicas para sentir que se está haciendo lo correcto. Y ojo al episodio de Wonder Woman, que explora terrenos insospechados que trata del miedo a morir. O al del Detective Marciano, que habla de una manera soberbia de la pérdida y de cómo afrontarla.

Es una historia diferente, de eso no hay duda, y el trazo de Ron Harney contribuye a que se sienta de esa manera. No el clásico dibujante de superhéroes, ni tampoco parece reunir las cualidades que hoy en día le harían triunfar en DC. Pero hace tres lustros podía ser justo lo que necesitaba un tebeo como este, que tenía que ser más introspectivo de lo habitual son que en ningún momento dejáramos de ver en la página a los seres más poderosos de la Tierra. Garney logra esa doble percepción, hace que se toquen sin problemas lo divino y lo humano, los poderes más asombrosos y las debilidades más cotidianas. Es muy atractiva la versatilidad de Garney para llevar a cabo esta labor, porque a veces muestra un trazo algo desdibujado, a veces tiene un dibujo elaborado, en ocasiones disfruta con esos espectaculares splash pages y en otros momentos se maneja de una manera maravillosa en una narración frenética de viñetas pequeñas. Llamadnos locos, pero el trabajo de Austen y Garney nos parece que se cuela muy por encima de otras historias de autores con mucha más fama y nombre que se hayan ocupado de los destinos de la Liga de la Justicia. Sabiendo las limitaciones que tiene, porque tampoco es una historia perfecta pero también valorando su brutal sinceridad, el juicio ha de ser francamente positivo.

El volumen incluye los números 101 a 106 de JLA, publicados originalmente por DC Comics entre julio y septiembre de 2004. El único contenido extra son las portadas originales de Ron Garney.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 17 julio, 2018 por en Chuck Austen, DC, ECC, Liga de la Justicia, Ron Garney y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: