CÓMIC PARA TODOS

Entrevista con Santi Casas: “Mi Red Sonja es un homenaje a todos los grandes dibujantes, ilustradores y diseñadores que han trabajado con ella”

Hace algunos meses pudimos leer un tebeo muy especial de fantasía heroica, Red Sonja. La balada de la diosa roja (aquí, su reseña), un cómic hecho en España a pesar de ser un personaje norteamericano que fácilmente podría haberse vendido como el reencuentro de los dos autores que más han hecho por el personaje, Roy Thomas, su creador en el cómic, y Esteban Maroto, quien imaginó su aspecto definitivo. Pero había un tercer nombre en ese álbum, el de Santi Casas, que se encargó de la parte presente y más violenta de un tebeo pensado para reimaginar el origen de Sonja de una manera exquisita y confeccionado al estilo Marvel, con un protagonismo mayor de los ilustradores. Por ser un proyecto tan especial y reivindicando también su trabajo junto a dos leyendas, hemos querido hablar con Santi para que nos cuente cómo ha sido esta experiencia.

En la introducción que escribes para el libro, hablas del vértigo que produce entrar en un proyecto como este… ¿Superado ya o después de ver el cómic terminado esa sensación sigue ahí?

Algo queda, pero siempre en positivo. La confianza de todo el equipo, de autores y editores, se encarga de que superes esa sensación. Ahora ha vuelto a aparecer gracias a la buena recepción y los buenos comentarios que el trabajo está recibiendo.

Retrocedamos un poco… ¿Cómo llegas a un proyecto de estas características tan especiales?

Tengo una buena trayectoria de colaboración con la editorial y eso propició que cuando se buscaba un colorista para las portadas de las reediciones de las obras de Esteban Maroto me tuviesen en cuenta. Ese fue el principio de mi colaboración con Esteban. Cuando David Hernando decidió aventurarse en la aventura de editar esta obra tan especial volvió a confiar en mí. Conociendo bien mi trayectoria en el mundo del cómic y la ilustración y mi admiración por el resto de implicados y su obra, sabía que no podría negarme. Finalmente, con la bendición de Esteban y de Roy todo siguió adelante.

Habéis trabajado según el viejo estilo Marvel, es decir, creando el argumento entre todos y dibujando antes de tener diálogos definitivos. Dado que es un estilo en desuso, hablamos un poco de él. ¿Qué ventajas y desventajas tiene para ti como dibujante?

Para mí ha sido un regalo. Como dibujante te permite intervenir en la gestación de la idea inicial e introducir todos aquellos elementos que deseas dibujar, te da voz para decidir sobre todos aquellos detalles que quieres introducir en los personajes y hace que te impliques a un nivel superior. Es necesario que al dibujar prestes mucha más atención a todos los elementos de la narrativa que construyen el relato, más que nunca debes pensar en que los principales sucesos de la historia puedan entenderse aún en ausencia del relato. Con sistemas más tradicionales mucho de ese peso cae mucho más en el guionista. El trabajo que realmente me parece maravilloso es el del escritor, imagino que dibujar siempre me asombra menos por mi condición de dibujante. En este proceso el guionista debe escribir respetando los tiempos marcados por la composición de página, el ritmo que ha impreso el dibujante y debe hacer suyos los recursos gráficos para cuadrar al milímetro la extensión de los textos, la posición de las frases clave del relato, el tono y la voz de cada personaje… En las palabras hay mucha magia.

¿Y cómo es el trabajo con dos leyendas como Maroto y Thomas? ¿Qué tipo de comunicación tuviste con ambos durante el proceso?

Por localización, la relación con Esteban es siempre muy cercana. Quedar para charlar sobre como imaginábamos el relato, comparar ideas y bocetos y seguir aprendiendo de su trabajo ha sido de lo mejor de esta experiencia. La comunicación con Roy, sobre todo por cuestiones logísticas, pasaba más por el correo electrónico y la editorial, y siempre tuvo las palabras más amables con nuestro trabajo. De leyendas como ellos uno siempre aprende lecciones de humildad y profesionalidad.

Además de esas maravillosas notas de rojo, las páginas de Maroto tienen más blancos y las tuyas tienen más grises… Casi parece una alegoría sobre el paso del tiempo, de la inocencia de los 70 en los que nació Sonja a la crudeza de nuestros días…. ¿Tenía esa intención o es simplemente una diferencia de estilo?

Todas esas diferencias están muy buscadas. Teníamos claro que queríamos jugar con la posibilidad de un mundo más real y uno más de leyenda. El dibujo de Esteban encaja como un guante para crear mundos fantásticos donde la belleza y la poesía de la imagen nos lleven a lugares más elevados de nuestra imaginación. En ese mundo los símbolos cobran fuerza y se hacen más universales. Esteban se sirve de eso para plasmar su mensaje. El gris y el rojo sirven de transición y poco a poco van manchando ese relato, que parece más fantástico, y ganan más presencia conforme nos adentramos en el relato más oscuro y anclado a la realidad. En la parte que yo dibujo, el paso del tiempo, las decisiones y actos de los personajes, sus vidas tienen consecuencias permanentes. La violencia no es elegante y atractiva, es brutal y sucia. Las decisiones gráficas ayudan a realzar estas sensaciones.

Imagínate que el encargo hubiera sido al revés, tú dibujando las páginas del origen de Sonja y Maroto con la historia que finalmente hiciste tú. ¿Crees que el tebeo resultante habría sido muy diferente?

Seguramente mucho. Creo que el reparto encaja con las inquietudes de cada uno. La lógica que hay en quien dibuja cada parte y como se adapta al relato, desde mi punto de vista, es aplastante. Aunque la pregunta ya me ha llevado a imaginar qué podría surgir de ello y es sin duda otro proyecto en el que me embarcaría sin pensarlo.

Centrémonos en Sonja. Dices que has buscado mostrar, y cito la introducción, “a la mujer que hubiese sobrevivido a todas las historias” anteriores. ¿Crees que eso mismo podría o debería aplicarse a otros personajes femeninos que vemos en el cómic o funciona mejor en alguien como Red Sonja y su bárbaro mundo?

Poco importa que sean femeninos o masculinos, es algo que a mí, personalmente, me apasiona. Me gusta que los personajes crezcan, evolucionen, cambien… Es algo tremendamente difícil de hacer con personajes que son más iconos que solo personajes. En el mundo del cómic de superhéroes, del que es muy heredera esta iteración de Sonja, existen un buen montón de panteones con personajes que difícilmente envejecen y mueren, y que solo en relatos alternativos y fuera de su continuidad parecen vivir sus historias más humanas. Gracias al origen novelesco de estos personajes de espada y brujería, donde si crecían y evolucionaban, es algo que parece más natural que suceda.

¿Y tuviste esa libertad para dibujar a la Red Sonja que querías? Da la sensación de que sí, pero muchas veces se habla del férreo control que suelen tener las editoriales con sus franquicias…

Libertad absoluta, aunque tampoco rompemos el canon o lo que pueda esperar el lector habitual de Sonja y supongo que eso ayuda. Es una visión que no deja de ser una fusión de un montón de diseños preexistentes. Es en realidad un homenaje a todos los grandes dibujantes, ilustradores y diseñadores que han trabajado con el personaje. El único añadido quizás son la muy evidentes cicatrices de sus aventuras pasadas, pero son un extra que creo encaja con el personaje y le da el toque extra de historia.

¿Te has quedado con ganas de más Red Sonja? ¿Es viable que te volvamos a ver dibujándola pronto?

Siempre, siempre tengo ganas de Red Sonja. La fantasía heroica y especialmente los relatos de espada y brujería son uno de mis géneros favoritos. Espero volver a encontrar la oportunidad de volver al personaje, aunque ahora no puedo asegurar cuándo sucederá.

Y ya para acabar, ¿en qué estás trabajando ahora?

Suelo estar siempre a caballo de proyectos de ilustración, cómic y videojuegos, tres pasiones a las que no me gustaría renunciar. Siempre saltando de uno a otro en un equilibrio no apto para cardíacos. Actualmente estoy terminando ilustraciones para diversos proyectos de juegos de rol, entre ellos Esper Genesis, cuya previa ya ha estado nominada a una de las categorías de los Ennies. Espero seguir colaborando con Iron Maiden, para los que ilustro algunas de las portadas de su nuevo cómic y material de mercha. Y entre aprobaciones, trabajo en el diseño de personajes para un par de compañías de videojuegos con las que ya colaboré en el pasado. Mientras, en los pocos ratos libres busco en el horizonte cual será el próximo proyecto de cómic en el que me embarque, ya que el cómic tiene la culpa de todo lo bueno que me ha pasado en lo profesional.

Image and video hosting by TinyPic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 12 julio, 2018 por en Entrevista, Planeta DeAgostini, Red Sonja, Santi Casas y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: