CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘La Liga de la Justicia contra los Jóvenes Titanes’, de Sam Liu

Título original: Justice League vs Teen Titans.

Director: Sam Liu.

Reparto: Stuart Allan, Taissa Farmiga, Jon Bernthal,Brandon Soo Hoo, Jake T. Austin, Jason O’Mara, Shemar Moore, Kari Wahlgren, Jerry O’Connell, Sean Maher, Rosario Dawson, Christopher Gorham, Laura Bailey, Steven Blum, Terrence C. Carson, Rick D. Wasserman.

Guión: Brian Q. Miller, Alan Burnett.

Música: Frederick Wiedmann.

Duración: 79 minutos.

Distribuidora: Warner.

Estreno: 29 de marzo de 2016 (Estados Unidos, vídeo).

Los sucesos de La liga de la Justicia contra los Jóvenes Titanes tienen lugar tras War (aquí, su crítica) y El trono de Atlantis (aquí, su crítica), pero también del díptico que forman El hijo de Batman (aquí, su crítica) y Batman vs. Robin. Sirva esto como una contextualización necesaria para entender algunos de los elementos que hay en este filme que, en realidad, tendría que haberse titulado, simplemente, Teen Titans, y en el que la presencia de la Liga es más accesoria que necesaria. No terminaba DC y Warner de dar con la tecla en estos recientes filmes animados que quieren formar un universo propio, porque a elementos más que interesantes siempre sumaba otros que restaban trascendencia a sus películas. No se puede decir que La Liga de la Justicia contra los Jóvenes Titanes no sea entretenida, pero siempre da la sensación de que falla algo. Entre lo primero está el hecho de que el protagonismo caiga siempre del lado de los Titanes, primero con los problemas de Robin para entenderse con los mayores y encajar con los jóvenes y después con el buen papel de Raven, que es sin duda el centro de la historia y la razón por la que esta habría cobrado aún más fuerza sin la Liga. Pero falla eso, que al final Superman, Batman y compañía están ahí para ejercer un forzado papel de mentores y después para ser poseídos y así dar sentido al vs. del título.

Da gusto que se recupere una alineación de los Titanes reconocible (ojo también ala escena postcréditos, que en el terreno animado DC y Warner la emplean de una manera bastante parecida a la de Marvel, sobre todo en sus primeros filmes), en la que Cíborg sea más parte de este equipo que de la Liga, tras la decidida apuesta por el personaje en los Nuevos 52. Y es hasta divertido ver a Starfire ejerciendo un papel de líder, aunque sea complicado de entender la sobresexualización del personaje, a veces físicamente mal llevado a la pantalla y con una escena de transformación que hay que encajar entre el homenaje a Sailor Moon y el sueño húmedo del director. Pero la sesión se la llevan de calle Robin y Raven. El primero es un personaje complicado, lo es desde que Grant Morrison metió mano y nos enseñó a Damian, hijo de Bruce Wayne y Talia, entrenado por ella para convertirse en un asesino y reconducido por él para ser el nuevo Robin. Raven, por su parte, es un personaje torturado por su pasado y por el miedo a que este destroce su nueva vida. Esos dos aspectos están muy bien mostrados en el filme, y de largo protagonizan las mejores escenas, incluyendo algunas partes del clímax, en el que todo se vuelve más personal sin perder la escala de espectacularidad por la que apuesta la película y en la que, quién lo iba a decir, la Liga parece sobrar.

Hay aspectos que quedan algo más en el aire, como la naturaleza del poder de Blue Beetle, o incluso las transformaciones de Garfield en mundos distintos al nuestro, pero al final se trata de que los Jóvenes Titanes luzcan y eso sí lo vemos a lo largo de la película con bastante eficacia. La animación, además, contribuye con acierto, incluso a pesar de la mencionada irrealidad que tiene el diseño de Starfire, y que se nota especialmente en el pecho, o en el mantenimiento de un rediseño de Wonder Woman que no termina de funcionar (en la pelea de Wonder Woman con Cheetah, por cierto, se ve otro ejemplo de sexualización que la película no esconde). Al final, La Liga de la Justicia contra los Jóvenes Titanes es tan entretenida como cabía esperar que lo fuera, y sus problemas nacen precisamente en lo que tendría que ser una fortaleza más, su inclusión en una continuidad, en la necesidad de recordarnos dónde estamos, qué personas estamos manejando y que relaciones hay entre todo ellos. Y en este mismo estilo, la película palidece ante Young Justice, la joya de la animación de DC de los últimos años, una serie que sabía explorar la existencia de dos niveles de edad en el grupo de superhéroes amparado por la Liga de la Justicia y en el que todo tenía un equilibrio mucho mayor. La película está por debajo de la serie, pero aun así es más que disfrutable.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 29 junio, 2018 por en Cine, Liga de la Justicia, Warner y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 323 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: