CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Iron Man 2’, de Jon Favreau

Título original: Iron Man 2.

Director: Jon Favreau.

Reparto: Robert Downey Jr., Mickey Rourke, Gwyneth Paltrow, Sam Rockwell, Scarlett Johansson, Don Cheadle, Samuel L. Jackson, Jon Favreau, Clark Gregg.

Guión: Justin Theroux.

Música: John Debney.

Duración: 125 minutos.

Distribuidora: Paramount.

Estreno: 7 de mayo de 2010 (Estados Unidos), 30 de abril de 2010 (España).

Viendo lo bien que está saliendo todo después de diez años de vida, casi parece mentira que el plan tuviera fases en la que el andamiaje podía tambalearse. Hablamos, claro está, del universo cinematográfico de Marvel. El increíble Hulk (aquí, su crítica) es, para muchos, una película ajena a este desarrollo, algo a lo que contribuye el hecho de que Edward Norton dejara el papel en manos de Mark Ruffallo, y Iron Man (aquí, su crítica), su verdadero comienzo y guía de estilo. Pero las dos películas que sirvieron para que todo el mundo tuviera claro que esto es un universo compartido y con vocación de expandirse fueron Thor (aquí, su crítica) y esta Iron Man 2. Es la primera secuela directa, lo que habla del buen trabajo que hizo Jon Favreau en la película original y del arrollador carisma que le dio al personaje protagonista Robert Downey Jr. Y es la primera película en la que se apunta de verdad a un mundo más grande. S.H.I.E.L.D., el nacimiento de los Vengadores, la Viuda Negra, la escena postcreditos que tanto nos dijo sin decirnos demasiado y algún que otro guiño visible en el laboratorio de Tony Stark tenían la cristalina misión de decirnos que la cosa ya iba en serio, que no había vuelta atrás y que Marvel estaba ahí para llevarse todo el dinero de la taquilla y el fervor de los aficionados. Y con un nivel de entretenimiento altísimo.

Es verdad que las intenciones de anticipar algo más grande se llevan un poco por delante la historia propia de esta secuela, pero Iron Man 2 puede ser una película algo infravalorada. La cuestión es que pone sobre la mesa temas que el devenir de los acontecimientos ha hecho que se traten de otra manera, pero que resultan interesantes. ¿Es la Tecnología de Iron Man un peligro para el pueblo americano? ¿Tienen derecho el Gobierno y el Ejército a apropiarse de ella? ¿Es Tony Stark el tipo adecuado para tener tanto poder en sus manos, más aún cuando en esta película se encuentra al borde de la muerte y ahogando sus penas en alcohol? Y eso sin dejar de lado temas secundarios como la capacidad de Pepper Potts para dirigir Industrias Stark, el legado que le deja a Tony su padre, una suerte de Walt Disney del mundo de la tecnología, o del daño que la venta de armas con la marca Stark pueda venirle devuelto al ahora hombre del año en Estados Unidos. Falla, de alguna manera, el villano que dé cohesión a todo esto. Ni el Justin Hammer de Sam Rockwell ni el Ivan Vanko de Mickey Rourke tan diestro en el uso de un látigo tecnológico impresionante, ninguno de los dos consigue dar ese paso adelante que pide una secuela. Hay que reconocer, eso sí, que salvo contadas excepciones, Iron Man nunca ha sido un héroe que destaque por sus villanos.

Y aún así, la película mantiene todo el carisma de la primera entrega gracias a Downey Jr., que logra una identificación soberbia con el personaje, y a unos efectos visuales en apariencia modestos pero que siguen estando entre lo mejor del universo Marvel. Iron Man funciona en cada vuelo. La incorporación de Máquina de Guerra es un motivo de celebración para el fan, y las escenas de combate en las que se ve envuelto Mickey Rourke, más allá de una invulnerabilidad en la secuencia de Mónaco que es lo único que pone en peligro la verosimilitud de la película, están francamente bien ejecutadas. Favreau acertó de pleno al ser consciente de que con Iron Man había encontrado una fórmula ganadora, fórmula que se sostiene y se repite casi una década más tarde. Su secuela le sirvió para cumplir las órdenes de Marvel de expandir el universo sin que por eso se le desmadrara la película. Y eso tiene mérito si vemos el número de personajes que utiliza, héroes y villanos, algo que no tantos años antes era sinónimo de ruina absoluta a la hora de llevar un personaje de cómic a la pantalla, como bien puede atestiguar Batman, un personaje que sí tiene villanos a la altura. Y hay que seguir insistiendo en el papel de Downey Jr., porque ahora, con el paso del tiempo, parece todavía más claro que sin él probablemente no se habría podido construir este universo Marvel.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 22 junio, 2018 por en Cine, Iron Man y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 285 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: