CÓMIC PARA TODOS

‘Grandes autores de Vertigo. Jill Thompson’

Editorial: ECC Ediciones.

Guión: Mark Millar, Terry LaBan, John Ney Rieber, Will Pfeifer, Jennifer Moore, Jill Thompson, Bill WIllingham, Alex Grecian.

Dibujo: Jill Thompson, Tony Akins.

Páginas: 256.

Precio: 25 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2018.

No es fácil discernir si una extraordinaria artista como es Jill Thompson tiene el reconocimiento que verdaderamente merece. Puede que sí, sí se ha hecho merecedora de un volumen de la serie Grandes autores de Vertigo, pero a la vez da la sensación de que es una pequeña gran desconocida entre el gran público. No entraremos en el debate, al final estéril porque no depende de nadie más que de los lectores el dar a un autor el reconocimiento justo, de si eso tiene que ver con el hecho de que sea una mujer. Lo que sí parece claro es que Thompson es alguien a celebrar y con quien disfrutar. Es una espléndida narradora, tiene un talento innato para dar forma a historias propias y ajenas, y además de muy distinto tono, e incluso cambiando su propio estilo como ilustradora para adaptarse a lo que tiene entre manos. ¿Acaso parecen tener relación directa Finals, la miniserie estrella de este volumen, y los Cuentos de los pequeños Eternos (aquí y aquí, sus reseñas) que tanta y tan merecida fama le reportaron? Solo en la firma de la mujer que da vida a ambos tebeos. Y es verdad que el libro, más allá de Finals, es un pequeño cajón desastre en el que hay historias notables y otras que no pasarán a la historia, pero sirve para ver ese camaleónico talento de su dibujante, lo que es razón más que suficiente para disfrutar con estas páginas.

Aunque no sea el primer contenido de este libro, Finals es su eje central. ¿Y qué es Finals? Una bestialidad socarrona y cínica que se imagina Will Pfeifer para llevar al extremo los tópicos del mundo estudiantil americano. Pero muy al extremo. No hay más que ver la primera secuencia, en la que el metabolismo dopado de una de las estrellas del equipo de fútbol americano se descontrola por completo, escena en la que Thompson coge ademanes de Simon Bisley, o en el cliffhanger del primero de sus cuatro números, que da pie a una de las tramas más divertidas de la historia. Finals es una provocación constante, y en realidad no es fácil decir si es una obra maestra de la sátira o un tebeo que busca la risa mediante el escándalo y la exageración, pero lo que está claro es que no deja indiferente. A Thompson le va este tipo de historia, una que tiene una cierta base realista pero que a la vez le permite saltarse las fronteras y dibujar cosas diferentes o que en otro tipo de tebeos no serían tan útiles. Esto es Vertigo, no lo olvidemos. Cada lector se quedará con su barbaridad favorita, pero si hay algo que parece destacar en todo momento es la evolución de ese peculiar culto femenino que monta a su alrededor una de las protagonistas en el proyecto de su clase de religiones comparadas. Si hay un punto de sátira irresistible en Final, indudablemente es ese.

El resto del libro lo forman historias breves y desconectadas entre sí. El perro del pantano, la que abre el volumen, es la más atrevida a imaginativa. La escribe Mark Millar para mezclar el universo de la Cosa del Pantano, que no a su personaje principal, con una truculenta y exclusiva sociedad que no tiene límites para satisfacer sus ansias personales. El fondo es bestial, la forma que le da Thompson también. El beso del coyote es una curiosa historia en dos partes escrita por Terry LaBan protagonizada por Matthew, el ciervo que conocimos en Sandman. Ese mundo, el de Neil Gaiman, le sienta fenomenal a la ilustradora y domina su fantasía como pocos. El puente, parte de la serie regular de Los libros de la magia, es una historia que adolece de contexto para disfrutar de verdad con lo que propone John Ney Rieber. En las historias cortas que cierran el libro, no podían faltar primero una divertida historia de superhéroes absurdos escrita por la propia Thompson y dibujada por Tony Akins, y la incursión de la autora en Fábulas. La primera de las historias en el mundo de Bill Willingham sirve para comprender que el talento de Thompson no sabe de límites de estilo. Y para cerrar el libro, un plato de terror servido por Alex Grecian y que la ilustradora dibuja con un buen gusto exquisito. Una buena muestra de la brillantez de Jill Thompson, un regalo para sus fans.

El volumen incluye el número 159 de Swamp Thing, 13 y 14 de The Dreaming, 42 de The Books of Magic, 1 a 4 de Finals, 2 de 9-11: The world’s finest comic book writers & artists tell stories to remember, Masks: Too Hot for TV, Fables: 1001 nights of snowfall, el 59 de Fables, el 2 de House of Mystery y The Unexpected, publicados originalmente por Vertigo entre agosto de 1995 y octubre de 2011. El único contenido extra son las cubiertas originales de Tom Taggart, Dave McKean, Mike Kaluta y Jill Thompson

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: