CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘El juicio del increíble Hulk’, de Kenneth Johnson

Título original: The Trial of the Incredible Hulk.

Director: Kenneth Johnson.

Reparto: Bill Bixby, Lou Ferrigno, Rex Smith, John Rhys-Davies, Marta Dubois, Nancy Everhard, Richard Cummings Jr., Nicholas Hormann.

Guión: Gerald Di Pego.

Música: Lance Rubin.

Duración: 95 minutos.

Estreno: 7 de mayo de 1989 (Estados Unidos).

Después de El regreso del increíble Hulk (aquí, su crítica), Bill Bixby siguió impulsando que la serie que le hizo popular siguiera viva. El segundo telefilm basado en ella, El juicio del increíble Hulk, seguía idénticas premisas. Si la cosa había funcionado más o menos bien, desde un punto de vista de números más que de calidad, ¿por qué no hacerlo? De lo que se trataba era de emparejar al gigante esmeralda con otro héroe del universo Marvel, en este caso un Daredevil de aspecto lamentable, todo de negro y con lo que parece ser un antifaz para dormir pegado a la máscara, para encontrar un escenario diferente para las aventuras del personaje. La propuesta puede tomarse a risa, sobre todo con el paso de los años y en algunos momentos hasta con razón, pero estos telefilmes fueron el primer intento de llevar el universo de los cómics de la Casa de las Ideas a la pantalla, a la pequeña en este caso, y eso siempre hará que estas películas se vean con cierto cariño, incluso con sus evidentes defectos. Hay una mejora considerable con respecto al primer filme, aunque es también obligado decir que la nostalgia es el gran aliado de esta producción, que parece mentira que, aunque en un medio diferente, comparta año con Batman (aquí, su crítica). Decir que Kenneth Johnson tenía pocos medios técnicos es quedarse corto.

Aún así, es cierto que la historia es más eficaz que la de El regreso del increíble Hulk. Falla en lo mismo que lo hacía el filme anterior en sus ideas de hacer avanzar la serie, en la adaptación de los personajes secundarios. Poco queda del Matt Murdock de las viñetas, aunque hay un esfuerzo notable en contar su pasado, más bien poco de un Daredevil que olvida los colores de su uniforme y que parece tener problemas en combate hasta con una enfermera (sí, como lo estáis leyendo… Ese es el momento que provoca una mayor desconexión con la historia por lo ridículo que resulta) y al que arruina la nula espectacularidad del lenguaje corporal de Rex Smith cuando está enfundado en el traje, porque de civil da el pego pero que de superhéroe no recibe ayuda alguna de la escasa tecnología con la que se da vida al personaje, y prácticamente nada de un Wilson Fisk al que nunca se refieren como Kingpin interpretado por John Rhys-Davies (Salah en el mundo de Indiana Jones, Gimli en el de El Señor de los Anillos) con gafas de sol y una obsesión por las pantallas que resta eficacia a su personaje, aún así protagonista de algunos de los mejores diálogos del filme. Todo esto añade un aire de rareza simpática al filme, pero no consigue que mejore su calidad, conscientemente televisiva, dicho esto de una manera bastante peyorativa viendo cómo ha evolucionado el medio.

Lo mejor, como es lógico, está en lo que traía de bueno la serie que vio nacer esta encarnación del personaje. Bixby y la carismática presencia de Lou Ferrigno pintado de verde consiguen que nos creamos, aunque con un enorme esfuerzo de indulgencia, que estamos ante el personaje de los cómics. Y, ojo, porque aquí sí que vemos al descerebrado gigante verde en alguna que otra situación de violencia real, no los típicos lanzamientos de objetos que en realidad o no pesan tanto o están hechos de cartón piedra y se nota. Ver a Banner encerrado en la cárcel por un crimen que no cometió es casi un guiño al mimetismo que tuvo esta serie con El fugitivo, y verle sentado en un juicio (con Stan Lee como parte del jurado, en su primer cameo en una adaptación de sus personajes) es una buena guinda para una historia competente que ojalá se hubiera realizado con más medios y más intención de acercarse a las viñetas. La factura que se paga en ese sentido es importante, y más cuando hay que creerse a un gigante verde y a un ciego haciendo acrobacias, y eso por desgracia lastra mucho esta película. Sigue siendo algo simpático de rememorar, porque El increíble Hulk fue un fenómeno en su momento y porque los intentos de Bixby de mantener vivo el título fueron loables, pero la calidad del producto es la que es en muchos sentidos.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 8 junio, 2018 por en Cine, Daredevil, Hulk y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: