CÓMIC PARA TODOS

‘Lucifer. Sangre en las calles’, de Richard Kadrey y Lee Garbett

Editorial: ECC.

Guión: Richard Kadrey, Holly Black.

Dibujo: Lee Garbett, Marco Rudy, Ben Templesmith.

Páginas: 168.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Febrero 2018.

Llega a su fin la nueva andadura de Lucifer, mucho más breve que la más reconocida serie de Mike Carey (aquí, reseña de su primer volumen), y lo hace de una manera algo agridulce. Holly Black se despide en el primero de los siete números que contiene este tercer y último volumen de la serie, por lo que es inevitable tener la sensación de que deja una obra inconclusa. De hecho, su despedida es una especie de número independiente, que podría estar y no estar en el devenir de la continuidad del título. Y sin su guía, la serie, sin dejar de ser entretenida, cae en una espiral de acontecimientos que no terminan de parecer tan trascendentes como seguramente debieran ser. No olvidemos que en esta serie se han manejado conceptos como el asesinato de Dios o una guerra en el Infierno, pero esa ambición no termina de quedar satisfecha en estos últimos números que escribe Richard Kadrey, a quien de todos modos tampoco le toca una tarea sencilla. Las piezas siguen sobre el tablero para que alguien recoja lo que hizo Carey en su momento y lo que Black ha añadido a esta mitología, por lo que ahora toca esperar que llegue ese momento y, sobre todo, que se produzca con los autores adecuados. O con una historia que realmente se pueda desarrollar en el espacio que se necesita, porque nunca se sabe si esto es responsabilidad de los autores o de la editorial.

El caso es que Lucifer, la segunda serie, la que tenemos entre manos, termina con la irregularidad con la que empezó. Las comparaciones siempre son injustas, y en este caso puede que hayan pesado demasiado. O las expectativas, después de que el título diera el salto a la televisión y eso aumentara el número de potenciales lectores o incluso las ganas de los ya clásicos de ver algo diferente. Black aceptó el reto y, por momentos, cumplió con el objetivo. Los números finales no llegan a ese punto casi nunca. Y si tenemos en cuenta que lo que se busca es, como dice el título del último número, un final y un principio, eso es algo que no podemos dejar de tener en cuenta. Podemos pensar que a Kadrey le cae la tarea de cerrar muchas cosas que no ha ideado, pero al final tiene seis números para hacerlo. Hay series que se cierran de un mes para otro y tienen mucho menos margen. Kadrey mueve las piezas, y de hecho pasan cosas, algunas de gran relevancia y eso es lo que hace que el interés por Lucifer y Mazikeen se mantenga hasta el final, pero el ritmo no parece el adecuado para la ambición que había en la historia. Y por eso queda cierta sensación de oportunidad perdida en este regreso de Lucifer al cómic. No es grave, porque al fin y al cabo las posibilidades siguen ahí, pero el objetivo no se cumple del todo.

Hay en Lucifer más elementos satisfactorios en el dibujo que en la historia, porque Lee Garbett sí le ha dado una identidad a la serie. Sin grandes alardes, sin ser tampoco un trabajo deslumbrante que pase a los anales de la historia, pero apostando por un estilo visual que potencia además el color de Antonio Fabela. Es realista sin serlo especialmente, es fantástico sin caer en la exageración, se mueve hasta encontrar un término medio entre los diferentes extremos que toca la serie, y quizá si se le puede reprochar algo es que la presencia de Lucifer no es tan abrumadoramente carismática como tendría que serlo, y hay demasiados personajes que rayan a la misma altura que quien tendría que ser diferente y especial. Pero hecha esa salvedad y la de que las splash pages no son el fuerte de Garbett, siempre parecen demasiado sencillas para que lo que tendrían que ofrecer, Lucifer tiene una factura visual bastante interesante. Podría haber sido una serie mucho más intensa y trascendente, eso está claro, pero sí que tiene elementos de interés suficientes como para que su lectura hasta el final no sea ningún problema. En lo que sí triunfa es en convencernos de que sus aventuras no pueden terminar aquí, y eso, si tenemos en cuenta la gran irregularidad que se ha notado desde el principio, tiene cierto mérito.

El volumen incluye los números 13 a 19 de Lucifer, publicados originalmente por Vertigo entre diciembre de 2016 y junio de 2017. El único contenido extra son las cubiertas originales de Lee Garbett y Dave Johnson.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: