CÓMIC PARA TODOS

‘Tom Strong’ 3, de Alan Moore y Chris Sprouse

Editorial: ECC.

Guión: Alan Moore, Mark Schultz, Steve Aylett, Brian K. Vaughan, Ed Brubaker, Michael Moorcock, Joe Casey, Steve Moore, Peter Hogan.

Dibujo: Chris Sprouse, Pasqual Ferry, Shawn McManus, Peter Snejbjerg, Duncan Fegredo, Jerry Ordway, Ben Oliver, Paul Gulacy.

Páginas: 304.

Precio: 29,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2017.

Hay una pequeña trampa en el protagonismo que reciben Alan Moore y Chris Sprouse en la portada de este tercer volumen de Tom Strong, porque su contribución es el número final. ¿Quién mejor que ellos para despedir esta estupenda serie, ya que fueron quienes nos dieron la bienvenida a esta deliciosa aventura pulp, superheroica y de ciencia ficción? Pero, claro, la trampa tiene una contrapartida absolutamente deliciosa. No hay más que ver los nombres que suplen a Moore y Sprouse mientras ellos se deleitan con las historias que prolongan el sueño. Guionistas como Brian K. Vaughan, Michael Moorcock o Ed Brubaker, dibujantes como Pasqual Ferry, Shawn McManus, Jerry Ordway, Duncan Fegredo o Paul Gulacy. Gente que sabe lo que hace, que nos ha deleitado con sus criaturas y con las de otros, logrando que el deleite del lector, de quien ve las aventuras de Tom Strong a este lado de la página sea el mismo, o al menos parecido, al que provocaron los primeros números de Moore y Sprouse (aquí, su reseña). Estos ya habían dejado la serie a lo largo del segundo libro (aquí, su reseña), con lo que nos pilla de sorpresa. Es, simplemente, un interludio maravilloso hasta que los creadores de la serie retoman su trabajo para decir adiós a este mundo haciendo que se cruce con el otro de los grandes hallazgos de Moore en esta etapa, Promethea (aquí, reseña de su primer libro).

La cuestión no está en evaluar si cada uno de los escritores o dibujantes que cogen la serie están a la altura de Moore y Sprouse, porque hay que reconocer que el nivel es altísimo. Obviamente, cada autor pone su sello, pero tanto a nivel de historia como en la faceta visual hay una deliciosa continuidad con lo que es, lo que supone y lo que representa Tom Strong. Por eso es tan fácil disfrutar de historias más o menos inofensivas, como la que sirve para abrir el volumen a cargo de Mark Schultz y Ferry, el formidable retrato de Pneuman que hace Brian K. Vaughan con los lápices de Peter Snjbjerg o el deslumbrante viaje psicológico que proponen Brubaker y Fegredo. Todo es puro Tom Strong, y la enésima y gozosa demostración de que hay muchas maneras de abordar al personaje sin salirse curiosamente de la propuesta original de Moore, con el descomunal sentido de la fantasía que impregna toda la serie y que se sigue sintiendo incluso cuando el escritor original no es más que la sombra vigilante que vela por la fidelidad a su propuesta. Y encandila con la variedad, porque al ser autores de categoría, es fácil deducir que saben lo que están haciendo y tienen ganas de poner, de verdad, un granito de arena que contribuya a la grandeza de la serie. Nunca suena a encargo, aunque de alguna manera lo sea.

Eso deja el terreno allanado para el regreso de Moore y Sprouse. El dibujante retorna un número antes para poner el maravilloso colofón abierto a la historia de un personaje femenino que ya hemos visto antes, pero lo que realmente importa de su trabajo está en el número final, en el que Moore y él cierran la serie a lo grande. Tom Strong siempre fue un homenaje, una forma de devolver el oscurecido cómic del nuevo siglo a los espacios luminosos que ocupó en las décadas intermedias del siglo XX. Eso nunca frenó el caudal de imaginación que Moore desplegó desde el principio y que Sprouse dibujo con una maravillosa categoría desde la primera página, nunca ocultó que había muchas cosas debajo de la aventurera y colorista superficie. Por eso es tan divertido el viaje, por eso Tom Strong es un personaje cuyas aventuras, en realidad, no tiene fin, no tienen por qué tenerlo. Este es un punto y aparte que se recibe con agrado y con una sonrisa en la boca, porque todo lo que hemos vivido con el personaje y su mundo ha sido tremendamente emocionante y entretenido, y llegar al final no es más que el impulso para volver a coger en algún momento los tres volúmenes y volver a empezar de nuevo, sabiendo que siempre habrá sorpresas en sus páginas para que lo sigamos pasando igual de bien que la primera vez.

El volumen incluye los números 26 a 36 de Tom Strong, publicados originalmente por Vertigo entre mayo de 2004 y marzo de 2006. El contenido extra lo forman una introducción de Jorge García, las portadas originales de Chris Sprouse y Jerry Ordway, y un portafolio de ilustraciones y bocetos de Sprouse.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 347 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: