CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Secretos’, de Sam Kieth

Editorial: ECC.

Guión: Sam Kieth.

Dibujo: Sam Kieth.

Páginas: 128.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2017.

No es fácil negarle a Sam Kieth la pretensión de dar una imagen de Batman personal, única y de alguna manera extravagante. Pero es igualmente cierto que cuesta cogerle el punto. Costó en la posterior Fantasmas (aquí, su reseña) y cuesta en Secretos. Y no tanto por su estilo visual, que es indudablemente diferente y atrevido, sino por el contenido de sus historias. Secretos quiere ser, y de hecho insiste en ello demasiado, una suerte de secuela emocional de La broma asesina (aquí, su reseña). Kieth menciona en varias ocasiones el chiste final de la obra de Alan Moore y Brian Bolland y comete un error de cómico principiante: trata de explicar la gracia. Si algo distinguía a La broma asesina es que su final, asombroso viendo que el Joker acababa de dejar en una silla de ruedas a Barbara Gordon y había tratado de arruinar la vida de su padre, el comisario, es que Batman y el Joker encontraron un momento de complicidad humana, una posibilidad de redención, un instante íntimo sobre quiénes son y su carácter de némesis inevitable del uno con el otro. Kieth monta una complicada, que no compleja, trama sobre el poder de los medios y trata de insertar en ella una complicidad semejante, pero las sensaciones distan de ser las mismas. La rareza da personalidad a Secretos, porque Kieth es un tipo que impacta visualmente, pero la historia no está a la misma altura.

No es La broma asesina la única referencia de Kieth, quien también incluye un personaje femenino difícil de asimilar, lo mismo que hizo después en Fantasmas, pero que en el fondo no deja de ser una revisión de Harley Quinn sin traje colorido ni locura palpable en su comportamiento, aunque sí evidente en la raíz de la historia. Lo mejor de Kieth es que su apuesta narrativa es atractiva, que mezcla unos interludios que casi parecen unas secuencias oníricas y completamente desgajadas de la historia, pero que en realidad son la base más fuerte que tiene Secretos. El autor, eso sí, trata de abarcar demasiado, y muchas de sus ideas se quedan en esbozos de lo que podrían haber sido. El enfrentamiento principal con el Joker, en el que los encuentros se producen de una manera demasiado casual y forzada para ser creíbles, se mezcla con una campaña mediática contra Batman, un incidente juvenil de Bruce Wayne y un amigo, este mismo amigo convertido en periodista y chantajeado por el Joker, la mencionada historia de la ayudante del fiscal Terry Ammons y su amor por el psicópata payaso, e incluso un atisbo de relación paternofilial entre Alfred y Bruce. Muchas cosas para tan poco espacio, y referencias demasiado evidentes como para no pensar que Kieth tiene aciertos heredados y errores propios.

Sería también injusto decir que Secretos se lee con bastante facilidad, a pesar de los continuos saltos de espacio y de tiempo, ya que su dibujo es hipnótico. Lo es en cuanto se entienden las normas de su extravagante universo, en el las proporciones físicas realistas no existen y en el que la exageración se convierte con facilidad en un personaje más. Qué mejor personaje para encajar en esa percepción artística que el Joker, uno que estira los límites de la salud mental de una manera tan evidente. Lo mejor, en todo caso, está en la composición de los interludios, colocando las dos figuras de Batman y el Joker sobre un teatral fondo negro, alcanzado una suerte de surrealista mágico, como si fueran imágenes extraídas de un escenario de pesadilla personal. A pesar de sus aciertos en el terreno visual, Secretos es una obra muy ambiciosa pero en la que Kieth no consigue llegar tan lejos como le gustaría. La página individual va superando al conjunto porque el autor sabe cómo hacer una puesta en escena que sea fiel a su estilo y que pueda atraer a los seguidores de los personajes al mismo tiempo. Por eso se lee bien, por eso intriga su historia, pero al final resulta evidente que no son muchas las conclusiones certeras que nos deja. Ni siquiera sus percepciones abiertas son tan intrigantes como sí lo eran, efectivamente, en la visión de Alan Moore.

El volumen incluye los cinco números de Batman: Secrets, publicados originalmente por DC Comics entre marzo y julio de 2006. El único contenido extra son las portadas originales de Sam Kieth.

Image and video hosting by TinyPic

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Un comentario el “‘Batman. Secretos’, de Sam Kieth

  1. victor vega
    8 marzo, 2018

    Me gustó este comic……cierto que parece no llegar a donde quiere, pero es muy disfrutable.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 8 marzo, 2018 por en Batman, DC, ECC, Sam Kieth y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 264 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: