CÓMIC PARA TODOS

‘Tom Strong’ 2, de Alan Moore y Chris Sprouse

Editorial: ECC.

Guión: Alan Moore, Leah Moore, Peter Hogan y Geoff Johns.

Dibujo: Chris Sprouse, Howard Chaykin, Shawn McManus, Jerry Ordway y John Paul Leon.

Páginas: 304.

Precio: 29,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Agosto 2017.

Si Alan Moore deja una serie, tiene que hacerlo a lo grande. Tom Strong es buena muestra de ello. Su salida se produce después de 22 números y con una historia que, como las portadas de la serie ya anticipan, quiere ser la revisión dentro de este universo de Crisis en tierras infinitas (aquí, su reseña). Tom Strong es así, una reinterpretación de docenas de referencias culturales y comiquieras, así que no es de extrañar ese juego final que se marcan Moore y un Chris Sprouse espléndido. Es verdad que Tom Strong había encontrado una estructura narrativa muy llamativa, la de dos relatos paralelos en el pasado y en el presente, y que eso permitía incorporar a artistas invitados  que daban un caché y una sensación especial a la serie, pero Moore demuestra que el personaje funciona igual de bien en un relato de formato más, digamos, convencional, si es que este adjetivo se puede aplicar a Moore en cualquiera de sus trabajos. Quizá era la manera de allanar el camino a los nuevos escritores de la serie. O quizá simplemente es que a Moore le apetecía variar, que no quería una estructura tan cerrada como, por ejemplo, en Promethea (aquí, aquí y aquí, reseña de sus volúmenes). Y el caso es que da igual, que la lectura sigue siendo divertida, trepidante y con personajes que funcionan muy bien dentro de un universo divertido e imaginativo a todos los niveles.

El plato fuerte de este volumen, la vía de salida de Moore de la serie, es la historia de Tom Stone, una suerte de reflejo de nuestro héroe en una divergencia temporal  que engarza con su propio origen. Es lo que se llama rizar el rizo, pero haciéndolo de una manera divertida e inteligente. Moore es así. Hasta en lo más liviano, lo aparentemente más volcado al mundo del entretenimiento, el escritor tiene margen, tiempo y talento para hacer lo que en manos de otros podría ser un simple remedo, una huida hacia adelante o una solución más o menos tópica y ejecutada sin brío y con rutina. Moore no es así. Moore lo complica todo, y se permite el lujo de darnos una revisión oscura, traicionera, humanamente ruin a partir de un universo que nace como una idealización del de Tom Strong. Y eso, si lo mezclamos con ideas tan fascinantes como la del novio de Tesla, que nos lleva a ver al héroe ejerciendo de padre celoso y protector, da algo tan divertido como lo que hay en este segundo volumen de la serie. Peter Hogan en dos números que reorganizan episodios de pasado de Tom Strong y Geoff Johns con una historia muy entretenida que casi recuerda a otra que hizo John Byrne en Los 4 Fantásticos (aquí, reseña de su primer volumen) continúan con bastante acierto el legado de Moore  y las posibilidades que encierran estos personajes.

Chris Sprouse es el dibujante perfecto para Tom Strong. No se puede decir de una manera más rotunda, y es algo que evidencia desde el primer número (aquí, reseña del primer volumen). Pero, como se decía al principio, parte de la esencia de la serie está en el artista invitado. Ver al mítico Jerry Ordway ocupándose de todo el arco argumental de Tom Stone es una delicia que hay que degustar, porque el suyo es un trabajo cargado de nostalgia y de categoría clásica. Esto llega después de unos interludios que corren a cargo de Howard Chaykin y Shawn McManus, casi nada, y antes del cierre del volumen, una buena aportación de John Paul Leon. Justo antes, Sprouse vuelve a la serie coincidiendo con la marcha de Moore, lo que pone sobre la mesa la importancia que también tiene el ilustrador en la sensación de que, incluso sin el escritor que creó la serie, seguimos en casa. El despliegue de imaginación que hace Sprouse, en personajes, escenarios y tecnología, es deslumbrante y divertido. Por eso Tom Strong mantiene un nivel tan alto que no da tiempo a preguntarse qué ha cambiado en la serie sin Moore. Por lo menos, en el corto plazo y asumiendo como acertada, que lo parece, la estrategia de permitir a otros autores enseñarnos quién es Tom Strong para ellos. Seguimos ante un tebeo francamente entretenido.

El volumen incluye los números 15 a 25 de Tom Strong, publicados originalmente por DC Comics entre enero de 2002 y febrero de 2004. El contenido extra lo forman las portadas originales y un portafolio de bocetos de Chris Sprouse.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 276 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: