CÓMIC PARA TODOS

‘El último Zap Comix’

Editorial: La Cúpula.

Guión: Robert Crumb, Víctor Moscoso, Gilbert Shelton, S. Clay Wilson, Paul Mavrides, Spain Rodriguez, Robert Williams y Rick Griffin.

Dibujo: Robert Crumb, Víctor Moscoso, Gilbert Shelton, S. Clay Wilson, Paul Mavrides, Spain Rodriguez, Robert Williams y Rick Griffin.

Páginas: 114.

Precio: 18 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Noviembre 2017.

Por mucho que el nombre de Robert Crumb esté en la portada, y esa ya sea la pista más clara de lo que nos vamos a encontrar en el interior de El último Zap Comix, conviene hacer un poco de historia antes de adentrarnos en este volumen. Zap Comix nació en los años 60 del siglo XX en la cuna de los movimientos contraculturales de Estados Unidos, San Francisco. Concretamente, nació en 1968, año esencial para entender los cambios en la sociedad norteamericana. Zap Comix no aparecer en los mismos libros de historia que el asesinato de Martin Luther King, el Black Power o la generación Woodstock, pero tiene su importancia. Y la tiene porque era una reunión de autores dispuestos a hablar de todo y como no se había hecho en viñetas hasta ese momento. Era una revista (¿un fanzine?) que conquistaba su territorio poco a poco y sin miedo alguno. Pero su propio carácter contracultural lo convertía en algo más minoritario incluso de lo que cabe pensar con estas nociones. El último Zap Comix es, por encima de todo, un autohomenaje. No es una despedida por mucho que pueda ser que no volvamos a ver esa cabecera, quién puede saber eso, sino que se trata de un grito de guerra. Es un “seguimos aquí” aunque hoy ya haya muchos autores que apuesten por el cómic como herramienta de comunicación con objetivos cercanos a los de este título.

Volvamos ahora al argumento con el que arrancábamos: Robert Crumb. Es un autor reconocible para muchos, cabeza visible de este proyecto, de esta locura, de esta inclasificable colección de viñetas. Aline y Bob y La insoportable pesadez del ser son las dos tiras que Crumb va colando entre las obras del resto de autores. Es una mirada especial, casi surrealista, de la realidad que contempla Crumb. El resto de Zap Comix va por una línea más o menos parecida, una que apuesta por mostrar tipos extraños pero a la vez creíbles, situaciones rocambolescas pero que a la vez nos hacen dudar acerca de la posibilidad de que tengan un punto de realidad, pequeñas historias que juegan con los límites de lo éticamente admisible. Víctor Moscoso, Gilbert Shelton, S. Clay Wilson, Paul Mavrides, Spain Rodríguez, Robert Williams y Rick Griffin no se guardan nada. Podríamos detenerse en cada historieta, pero al final los adjetivos de esta osada recopilación acabarían repitiéndose. Cada autor saca lo que lleva dentro, pensamientos que otros no expresarían, personajes que otros muchos aborrecerían, pinceladas de humor negro, negrísimo en ocasiones, con las que divertir pero con el objetivo también de escandalizar, que es algo es algo inherente a Zap Comix y que el paso de los años, por mucho que seamos una sociedad diferente, no parece haber menguado.

Aunque hablamos de una iniciativa que engloba a ocho autores diferentes, cada uno con su estilo, de una manera general y quizá algo injusta sí se puede decir que hay un estilo Zap Comix. Quien no conozca a los autores por separado, que piense en Crumb y no se equivocará mucho. Es verdad que él es quien más páginas aporta a este volumen, con lo cual el lector siempre tiene en la retina su forma de interpretar la realidad y a sí mismo. El blanco y negro domina, aunque también se cuelan historias en color como el Superserdo de Shelton o uno de los episodios de La insoportable pesadez del ser de Crumb. Las páginas de Wilson, apaisadas y sin más desarrollo que la presentación de una serie de freaks extraños y desasosegantes, también destacan. El último Zap Comix es una rareza de muy difícil clasificación. No basta con hablar de underground, de cómix o del propio Crumb para poder asimilar todo lo que sale de estas páginas, historias que bucean en lo peor del ser humano para reírse de ellos (¿de nosotros?). “¡Es la condición humana”!, como se dice en la portada. ¿Y es Zap Comix la respuesta? Puede que no, porque en el fondo defiende un rincón de marginalidad tan pequeño como atractivo, pero eso mismo hace que estemos ante una apuesta diferente, que tiene historia y que tiene más profundidad que la de la simple risa episódica.

Este número 16 de Zap Comix lo publicó Fantagraphics en febrero de 2016. El contenido extra es un completo artículo sobre la historia de la serie.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 276 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: