CÓMIC PARA TODOS

‘Batman/WonderWoman/Superman. Trinidad’ 7-9

Editorial: ECC.

Guión: Cullen Bunn y Rob Williams.

Dibujo: Clay Mann, Miguel Mendonça, Emanuela Lupacchino y Guillem March.

Páginas: 24 / 24/ 48.

Precio: 1,95 /1,95 / 3,25 euros.

Presentación: Grapa.

Publicación: Agosto / Septiembre / Octubre 2017.

El peligro con una serie como Trinidad es que se convierta en una simple excusa para mantener reunidos a los tres principales personajes del universo DC, Batman, Wonder Woman y Superman tal y como se les sitúa en el título de la serie, o en un cajón desastre para narrar ahí acontecimientos de la continuidad que no tengan cabida en sus series individuales o en la todavía más grupal de la Liga de la Justicia. Ese peligro se evidencia una vez que ha finalizado la etapa de Francis Manapul (aquí y aquí, reseñas de sus entregas) y no necesariamente por el trabajo de su sucesor, Cullen Bunn. El séptimo número de la serie, en el que no llegan a aparecer ni Batman, ni Wonder Woman, ni Superman, es prometedor, porque, aún siguiendo el tópico, busca encontrar una trinidad de villanos, lógicamente repartidos a partes iguales entre las mitologías de cada uno de los héroes con la presencia de Ra’s Al Ghul, Circe y Lex Luthor. Pero el octavo número nos mete de lleno en algo totalmente diferente, un epílogo al arco argumental Superman. Renacido, para que el noveno de la edición española, en realidad el primer Annual, nos devuelva de nuevo a la historia que reunió a la trinidad de villanos, aunque sea escritos esta vez por Rob Williams. Es decir, un pequeño lío que Trinidad tendrá que deshacer en las próximas entregas para que mantengamos la fe en la serie.

Al final, y sin ánimo de despreciarlo, lo mejor que se puede hacer para disfrutar de Trinidad como serie es prescindir de su octavo número. Ese tiene mucho más que ver con los macroeventos de DC que con la dinámica que se había establecido en la serie. Manapul nos ofreció un entretenimiento de cierto nivel en el que lucieran los tres protagonistas, tomando partes arquetípicas de sus mundos y sus personalidades para dar forma a pequeñas historias. Fácil, sencillo y totalmente indoloro. Bunn arranca de la misma manera en Las nuevas Pandoras, forjando una de esas alianzas impías que, por improbables, siempre tienen su gracia. Y Williams continúa por esa línea con acierto, aunque incorporando a los héroes sin profundizar demasiado en ellos, como sí hacían los primeros relatos de la serie. Todavía sabe a poco porque es algo que, lógicamente, tendrá que desarrollarse, o al menos eso indica el epílogo del Annual, pero tiene su punto de interés para que tengamos ahí historias que puedan contentar a quienes busquen este espectáculo de evasión que parecía proponer Trinidad desde su inicio. La fórmula, en realidad, es sencilla y sigue la misma fórmula que Manapul, se trata de bucear en cada uno de los personajes, fusionar amenazas y poner a los tres héroes a trabajar juntos. Nada rompedor, pero sigue siendo eficaz.

Y si lo es, algo tiene que decir el dibujo. Espectáculo requiere buscarlo en su aspecto visual, Clay Mann y Miguel Mendonça son quienes apuestan por un estilo algo más lúgubre, también porque la criatura a la que se enfrentan Luhor, Ra’s y Circe es algo francamente extraño que busca más una fantasía oscura que una aventura de superhéroes. Aún así, su ambientación es atractiva, por mucho que rompa con el colorido habitual que tienen las aventuras de la Trinidad, como después evidencian la siempre magnífica Emanuela Lupacchino y después un Guillem March que pone a disposición de los personajes sus poses exageradas que a veces tienen un efecto impresionante. Son, desde luego, tres estilos que poco tienen que ver entre sí y que, aún admirando la capacidad de cada uno de los ilustradores, no dejan de contribuir a la cierta confusión en la que está Trinidad en este punto. Sigue siendo una serie disfrutable, de eso no hay duda, pero le convendría una apuesta firme en una u otra dirección, al menos por arcos argumental como ya hacía la tremendamente entretenida Superman/Batman (aquí, reseña de su primer volumen), por no hablar ya de la mítica Legends of the Dark Knight. De momento, los logros de Trinidad están lejos de aquellas cabeceras, aunque el potencial sigue ahí. A ver si cuando explote la trinidad de villanos tenemos más suerte.

DC Comics publicó originalmente los números 7, 8 y el Annual 1 de Trinity entre marzo y mayo de 2017. El único contenido extra son las portadas originales de Clay Mann, Bill Sienkiewicz y Guillem March.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 283 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: