CÓMIC PARA TODOS

‘Liga de la Justicia. Reglas sindicales’, de Kurt Busiek y Ron Garney

Editorial: ECC.

Guión: Kurt Busiek.

Dibujo: Ron Garney.

Páginas: 216.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Agosto 2017.

Desde que Grant Morrison reinventara al Sindicato del Crimen en JLA. Tierra 2 (aquí, su reseña), este reverso oscuro de la Liga de la Justicia ha tenido un protagonismo intermitente en las aventuras del gran supergrupo del universo DC. Kurt Busiek, al que casi siempre vinculamos con un lado mucho más natural, realista y luminoso del superhéroe, cómo no hacerlo viendo sus logros en Astro City (aquí, reseña de su primer volumen), recoge con cierto éxito a esos personajes en Reglas sindicales. Lo primero que hay que agradecerle es que huye del simple enfrentamiento físico entre la Liga y el Sindicato como motor de su historia. Eso hubiera sido un recurso demasiado fácil para un escritor de su capacidad, por mucho espectáculo que le hubiera permitido meter. De hecho, en el final de este arco se reconoce al Busiek más romántico, el que sabe encontrar razones más contundentes que la victoria física para poner fin a un relato, y pone una guinda bastante acertada a un relato que, sin necesidad de pasar a la historia, sí se lee con agrado, incluso aunque en algunas ocasiones cueste seguir el hilo de la amenaza en curso o deje un ligero halo de decepción por el uso innecesario y muy limitado de algunos personajes, un mal del que no escapan la mayoría de las historias de la Liga de la Justicia de finales del siglo pasado y comienzos del presente.

El gran acierto de Busiek en Reglas sindicales está en que quien actúa para frenar lo que amenaza con destruir el universo es el Sindicato del Crimen. Ultraman, Superwoman, Owlman, Johnny Quick y Power Ring son tan taimados y violentos como siempre, en algún momento puntual incluso más, pero se ven obligados a moverse por su propia supervivencia. Es por eso que esta es casi más una historia del Sindicato que de la Liga, y eso a ratos juega a favor de lo que propone Busiek pero también en contra. La Liga es mucho más extensa que el sindicato, y aunque lo que beneficia siempre a los enfrentamientos entre ambos grupos es el efecto espejo, que cada héroe tenga un reflejo villanesco, en este caso Superman, Wonder Woman, Batman, Flash y Green Lantern tiene mucha ayuda. Pero es ayuda que aparece poco y sin desarrollo, simplemente porque Busiek les necesita para avanzar y no tanto porque él les haga desarrollarse como personajes. Es ahí donde el escritor cede sus habituales pretensiones de aportar algo al género y se rinde a un camino relativamente sencillo. La forma en la que plantea el relato, con un largo prólogo con Flash y el Detective Marciano como protagonistas, elimina además cierto factor de sorpresa al final, con lo que lo mejor está en el retrato del Sindicato, siempre es divertido ver a villanos teniendo que hacer algo más.

Ron Garney es el encargado de dibujar este arco argumental de principio a fin, con el buen hacer que ya se intuye desde la cubierta del volumen. Para dibujar a la Liga de la Justicia siempre hay que tener un buen manejo de las multitudes, y sobre todo divertirse con la enorme cantidad de personajes que se pueden juntar en una misma viñeta. En este caso, además, Garney tiene que juntar personajes de personalidades muy distintas y en actitudes no siempre habituales. El Sindicato del Crimen ha de hacerse pasar por la Liga de la Justicia, la Liga tiene momentos en los que se enfrenta al Sindicato con cierto resquemor y hasta aparece la Élite por aquí para enredar el espectro ideológico de la historia, con lo que es bastante agradable ver que todos los personajes mantienen una identidad reconocible. Garney ambienta bien la historia, juega de manera notable con sus aspectos de ciencia ficción y sobre todo responde de una manera excepcional a los momentos en los que Busiek quiere mostrar el carácter de cada uno de los integrantes del Sindicato, como se ve, por ejemplo, en las miradas intencionadas de Superwoman o incluso en la renovación de Power Ring para que el desmoronamiento de la realidad que plantea Reglas sindicales tenga un refuerzo visual inmediato. Con todo esto, no es la octava maravilla pero si un buen tebeo de la Liga.

El volumen incluye los números 107 a 114 de JLA, publicados originalmente por DC Comics entre octubre de 2004 y mayo de 2005. El único contenido extra son las portadas originales de Ron Garney.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 17 enero, 2018 por en DC, ECC, Kurt Busiek, Liga de la Justicia, Ron Garney y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: