CÓMIC PARA TODOS

‘Sachs & Violens’, de Peter David y George Pérez

Editorial: Dolmen.

Guión: Peter David.

Dibujo: George Pérez.

Páginas: 128.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Noviembre 2017.

A nadie le podrá sorprender que una serie titulada Sachs & Violens, pensada para que en la mente del lector se entienda como si estuviera diciendo en inglés sexo y violencia, nació en los 90, esa década en la que se encontró tal nivel de libertad que cualquier excusa era buena para crear un cómic. Pero quedarse ahí también sería algo simplista. No es que Sachs & Violens invente nada, eso es bastante evidente después de pasar por los pocos números que tuvo esta cabecera para seguir las aventuras de una modelo erótica y un antiguo fotógrafo de guerra, pero es divertida y juguetona, sabe coger esos dos conceptos de su título y crea un tebeo frenético y tan propio de su época que casi parece mentira que nadie haya pensado en recuperarlo en nuestros días, Y más si tenemos en cuenta quiénes son sus autores. Escribe Peter David, dibuja George Pérez. Casi nada. Es igualmente obvio que no es la obra maestra de ninguno de los dos, pero sabiendo que son ellos los autores ¿quién es capaz de resistirse a este universo en el que podemos ver a una Wonder Woman sin poderes y trasladada a la industria del erotismo junto a un tipo que casi parece el clon de Ernest Borgnine pasado por el prisma de Rambo? No hay mucho más que eso, porque las historias son muy sencillitas y el escenario algo previsible, pero tiene el encanto de un placer inconfesable de una época muy denostada.

Si nos ponemos puntillosos, Sachs & Violens es una obra que difícilmente puede estar entre las notables de Peter David, efectivamente. Pero es eficaz, que es lo que se le puede pedir de base a cualquier historia. Es un más que correcto relato de origen de una pareja de justicieros bastante atípica pero que en los 90 no lo era tanto. David acierta en algo primordial, que es la relación que une a Sachs y Violens. Ella es modelo, él es fotógrafo. Ella busca justicia y él está loco por ella. Tan fácil como sexy, y David explota bastante bien ambas perspectivas. Su facilidad, por no meterse en jardines de los que no sabría salir, porque mantiene las motivaciones de los personajes en ese nivel básico ya mencionado y porque al mismo tiempo logra alcanzar el carisma exigible para unos personajes que tienen que convencer desde la primera vez que los vemos. Su sensualidad, porque encaja en el relato, no solo por el ajustado y exiguo vestuario de Sachs, sino también porque hay sexo, peligroso desde la primera secuencia y juguetón para que nos sintamos muy cerca de los protagonistas. ¿Que la historia es poca cosa? Se acepta. ¿Que no hay ambiciones mayores? No las hay, no. Pero no todo el cómic tiene que aspirar a ser Watchmen, y hasta los más grandes tienen derecho a divertirse sin pretensiones.

En cuanto a su dibujo, de alguna manera perversa y seguramente lógica, es difícil no vincular el trabajo de Pérez con el que hizo en Wonder Woman. Sachs no es Diana, ni una amazona, pero qué tentador es ver a esta modelo como un reverso viciado de Wonder Woman. Pérez, desde luego, la dibuja con el mismo cariño aún sabiendo que sus virtudes son otras. Y se divierte igual. Es verdad que la serie peca de una cierta indefinición al principio, cuando no termina de abrazar lo explícito que acaba siendo, cuando cuerpos y violencia se muestran más en sombras y fuera de campo que a la vista del lector, cosa que se va produciendo con más frecuencia según van pasando los números. Pero para todo sigue siendo George Pérez, y eso quiere decir que el resultado es visualmente muy atractivo. Le va más el toque de historia noir, el juego de sensualidad y sexualidad de la imagen fija, incluso la faceta más cómica que David se guarda para que entendamos este rocambolesco universo, y no tanto el componente más violento del relato, pero no hay grandes problemas para aceptar cualquiera de estos componente. Sachs & Violens es, así, una de esas pequeñas rarezas que no deja de producir cierto gusto en la lectura. ¿Un placer culpable? Seguramente sí.

El volumen incluye los cuatro números de Sachs & Violens, publicados originalmente por Marvel entre noviembre de 1993 y julio de 1994. El contenido extra lo forman una introducción de Koldo Azpitarte y las portadas originales de George Pérez.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 10 enero, 2018 por en Dolmen, George Pérez, Marvel, Peter David y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: