CÓMIC PARA TODOS

Entrevista con Tillie Walden: “El dolor de hacer ‘Piruetas’ merecía la pena, dibujar esos momentos me ayudó a lidiar con ellos”

Tillie Walden se ríe cuando le decimos que Piruetas (aquí, su reseña) es una manera de desnudar su alma. Puede que esa no fuera su intención, pero esta novela gráfica es una manera muy poderosa de contar su historia. Una historia real, contada con sinceridad. Es una muy buena novela gráfica, con momentos muy duros de rememoras para Walden y con muchos temas, algunos intencionados, otros no. Hemos querido hablar con ella sobre esta historia, su historia, y esto es lo que nos ha contado.

Piruetas empezó siendo tu tesis. ¿Cómo evolucionó la novela gráfica desde el principal hasta convertirse en el libro que finalmente hemos visto?

¡Cambió muchísimo! Al principio, Piruetas era en blanco y negro y tenía unas cien páginas. Era un libro pequeño, crudo e inquieto. Pero encontré mi voz en él con la ayuda de mi editora, Connie Hsu. Ella me ayudó a darme cuenta de lo que quería decir. Y cuando descubrí, el libro creció hasta su forma definitiva.

¿Y por qué tu propia vida? Es decir, es una historia muy personal, ¿por qué decidiste desnudar tu alma de esta manera?

(Risas) “Desnudar mi alma”. La verdad es que no lo siento así. Creo que es mucho más contar mi verdad. Decidí escribir y dibujar mi autobiografía porque me di cuenta de que mi propio pasado me daba mucho miedo. ¡Y eso parecía estúpido! No quería pasar el resto de mi vida huyendo de mí misma, así que pensé que si soy buena haciendo cómics, ¿por qué no usar los cómics para ayudarme a mí misma?

Tienes el patinaje sobre hielo, la historia sobre la salida del armario, el éxito o el fracaso en el deporte, hay montones de temas, pero tengo la impresión de que sobre todo va sobre la soledad. ¿Tú te sentías tan sola como cuando vemos a tu personaje llegar a la pista de hielo por las mañanas, en tu habitación o incluso con tu familia?

Sí, me sentía realmente sola. Eso se convirtió en una especie de tema no intencionado del libro. Y de verdad que me sentía así. Pero espero que otros chicos, o simplemente otras personas, que crecieron sintiéndose así puedan sentirse reflejados en esta historia.

Hay muchas cosas que recuperas en Piruetas que no son precisamente momentos felices. ¿Es muy doloroso recuperar esos recuerdos y volcarlos en la página?

Extraordinariamente doloroso, sí. Pero al final el dolor merecía la pena, porque dibujar esos momentos me ayudó a lidiar con ellos. Es imposible hacer frente a tu propio dolor cuando te escondes de él. Dibujando estos recuerdos, les estaba haciendo frente.

Le has dado al patinaje sobre hielo muchos años de tu vida. ¿Cuándo y por qué te diste cuenta de que tu camino estaba en las artes, específicamente en los cómics, y no en el deporte?

Me di cuenta siendo adolescente. Pero de una manera muy poco clara. Me llevó un tiempo aprender a escucharme a mí misma. Creo que es una habilidad el saber realmente lo que quieres. Y había patinado durante tanto tiempo que cualquier otra cosa me parecía extraña e imposible. Cuando tenía 17 años decidí de verdad que mi futuro estaba en los cómics, y ahí fue cuando de verdad empecé a dibujar con pasión.

Describes el mundo del patinaje sobre hielo como uno muy competitivo. Si el éxito cuesta tanto, si supone una pérdida personal como esta, puede que estemos generando comportamientos o emociones que no son buenas en absoluto… ¿Crees que el deporte infantil se nos está yendo de las manos?

Creo que el deporte es maravilloso para los niños. El problema son los jodidos adultos. Creo que aprender a hacer algo bien, especialmente algo físico, como el patinaje, es algo maravilloso para chavales y adolescentes. Pero tener entrenadores y una cultura que solo premia los triunfos y la competitividad es lo que hace que todo vaya mal. Los niños deberían poder patinar, hacer ballet o gimnasia sin tener que preocuparse de ser los mejores. Pero no creo que los deportes sean malos por sí solos, creo que es la cultura. Y esa cultura, como sé por experiencia propia, destruye a las personas.

¿Ves algún tipo de paralelismo entre tu estilo como dibujante y las líneas en el patinaje sobre hielo? Porque la verdad es que yo sí veo similitudes entre las marcas de las cuchillas en el hielo y tu trazo en la página…

(Risas) ¿De verdad? Seguro que hay similitudes, ¡pero para mí es difícil verlas! Como patinadora, era muy técnica, me centraba mucho en las líneas y en el movimiento, más que en en los detalles de la interpretación. Y supongo que eso tiene mucho que ver con mi dibujo. ¡Pero creo que es realmente difícil ver esa clase de patrones en uno mismo!

Tengo que preguntarte por una escena en particular que me abrumó muchísimo, la escena con el tutor intentando abusar sexualmente de ti. “Ahora sé que nada de aquello fue culpa mía” o “y me defendí. Pero siempre sentí que no hice suficiente”, como dices en la novela gráfica, son sentimientos muy extremos que nos ayudan a visualizar un problema social que está lejos de resolverse. No sé si esa escena fue la más difícil para ti…

Fue muy difícil trabajar en esa escena. La hice del tirón y no la revisé después. No suelo pensar en ella como parte de un problema social, porque para mí es algo muy personal. Es difícil poner un contexto a tu propio trauma, porque para mí eso es lo que fue. Pero sí que fue todo un desafío trabajar en esa escena, me alegro de que esté en el libro.

¿Qué crees que diría la Tillie de 12 años sobre Piruetas si tuviera la oportunidad de leerla?

Dios mío, creo que le encantaría. Creo que me asombraría que una Tillie del futuro tuviera la confianza de escribir esta clase de libro. Y si tuviera doce años y leyera esto, dejaría de patinar INMEDIATAMENTE y viviría mucho más feliz. Ay, ojalá…

Siendo el cómic una fuente tan importante para Hollywood, ¿te has imaginado alguna vez Piruetas en la gran pantalla? ¿Ves a alguna actriz interpretando el papel en una película?

Mi único deseo sería que quien quiera que interpretara a Tillie fuera lesbiana, como yo. Mientras que no le den el papel a una mujer heterosexual, Hollywood puede hacer lo que quiera.

Y ya para finalizar, ¿en qué estás trabajando ahora?

Acabó de terminar la preparación para que mi webcómic On a Sunbeam vaya a imprenta el próximo otoño, y eso ha sido muy divertido. Podéis leer el cómic en onasunbeam.com. Y aparte de eso, ¡no puedo decir en qué estoy trabajando! Todo secreto ahora mismo. Solo te digo que van a llegar muchas cosas mías.

________________________________________________

Tillie Walden laughs when we tell her that Spinning (here‘s the review, in Spanish) is a way to bare her soul. Maybe this was not her intention, but this graphic novel is a very powerful way to tell her story. A true story, told with sincerity. It’s a very good graphic novel, with hard moments to recall for Walden and many themes, some intended, others not.  We wanted to talk to her about this story, her story, and this is what she told us.

Spinning started as your thesis. How did the graphic novel evolve from the very beginning to become the book we finally saw?

It changed a lot! In the beginning, Spinning was black and white and just about 100 pages. It was a very raw, jumpy little book. And I really found my voice in it with the help of my editor, Connie Hsu. She helped me figure out what I wanted to say. And I when I figured that out, the book grew into its final form.

And why your own life? I mean, this is quite a personal story, why did you decide to bare your soul like this?

Haha, ‘bare my soul.’ It didn’t really feel like that. I felt more like just telling my own truth. I decided to write and draw a memoir because I realized I was really afraid of my own past. And that seemed silly! I didn’t want to spend my whole life running away from myself. So I thought: I’m good at comics. Why don’t I use comics to try and help myself?

You have ice skating, you have the coming-out story, success or failure in sport, you have lots of themes, but I really feel this is about loneliness. Did you really feel as lonely as we see your character getting to the ice rink in the morning or in your room, or even with your family?

Yes, I was really lonely. That became the sort of unintentional theme of the book. And I really did feel that way. But I hope other kids, or just other people, who grew up feeling like that can feel seen in this story.

There are many things you recall in Spinning which aren’t very happy moments. How painful it is to get back all those memories and put it on the page?

Extraordinarily painful, yes. But ultimately it was worth the pain because drawing these moments helped me cope with them. It’s impossible to cope with your own pain when you hide from it. By drawing these memories, I was facing them.

You gave ice skating a lot of years of your life. When and why did you realize that your path was in arts, and specifically comics, and not in sports?

I realized it when I was a teenager. But in a very sort of vague way. It took my a while to learn how to really listen to myself. I think its a skill to actually know what you want. And I had skated for so long that anything else seemed sort of foreign and impossible. When I was about 17 I had really decided that my future was in comics, and that was when I really started drawing with a passion.

You picture ice skating as a very competitive world. If success costs that much, if it has such a personal loss, maybe we are generating behaviours or feelings that are not good at all… Do you think sports for children are getting out or our hands?

I think sports are wonderful for children. The problem is the goddamn adults. I think learning to do something well, especially something active, like skating, is so great for kids and teenagers. But when you have coaches and a culture that only prizes winning and competitiveness – thats where it goes wrong. Kids should be able to skate or do ballet or gymnastics without worrying about being the best. But I don’t think the sports are inherently bad, I think its the culture. And that culture, as I know personally, really destroys people.

Do you see any parallelism between your style as an artist and the lines in ice skating? Because I can really see similarities between the marks from the blades on the ice and your line on the page…

Haha really? I’m sure there are similarities but they are hard for me to see! As a skater I was very technical. I really focused on the lines and movements rather than the showy performative stuff. And I suppose that is a lot like my drawing. But I really think it’s hard to see those sorts of patterns in yourself!

I’ve to asked you about one particular scene that overwhelmed me, the one with your tutor. “Now I know none of that was not my fault” and “I defend myself. But I always felt that I didn’t do enough”, as you say in the graphic novel, are very strong feelings that help us to visualize a social problem far to be solved. I don’t know if this scene was the hardest for you…

It was a very hard scene to work on. I did it all in one sitting and didn’t revisit it afterwards. I don’t usually think of it in terms of a social issue because it was just so personal. It’s hard to think about the context of your own trauma, because for me that’s all it was. But yes that was a very challenging scene to work on. I’m glad its in the book.

What do you think 12-years-old Tillie would say about Spinning if she had the chance to read it?

Good lord, she would be blown away. I think I would be amazed that a future Tillie had the confidence to write this kind of book. And if I was 12 and I read this I would quit skating IMMEDIATELY and live a better life. Sigh, if only.

Having comics as a very important source for Hollywood, have you ever imagined Spinning on a big screen? Do you picture any actress to play the role in a movie?

My only desire would be that whoever played Tillie should be a lesbian, like me. As long as they don’t cast some straight lady, Hollywood can do whatever they like.

And one last question, what are you working on right now?

I just finished getting my webcomic On a Sunbeam ready to come out in print next fall, and that’s been good fun. You can read the comic any time at onasunbeam.com. And other than that, I can’t actually say what I’m working on! It’s all secrets right now. Just know: there’s a lot more coming from me.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 21 diciembre, 2017 por en Entrevista, Inglés, La Cúpula, Tillie Walden y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: