CÓMIC PARA TODOS

‘Ivar, Timewalker’ 2, de Fred Van Lente y Francis Portela

Editorial: Medusa.

Guión: Fred Van Lente.

Dibujo: Francis Portela.

Páginas: 112.

Precio: 12,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Octubre 2017.

La ventaja que tenemos en la desgracia de leer con retraso en España cómics como Ivar, Timewalker es que en muchos casos podemos saber cuándo terminan y eso nos da cierta ventaja a la hora de evaluarlos. La epopeya temporal escrita por Fred Van Lente concluirá en el próximo volumen. Es decir, estamos en este segundo ante el acto central. El primero (aquí, su reseña), fue deslumbrante, un soplo de aire fresco importante en un subgénero tan trillado como el de los viajes en el tiempo. El segundo no llega a su nivel pero, lo dicho, sabiendo que estamos ante el preludio del clímax se pueden entender muchas cosas. Lo que nos ofrece aquí Van Lente es una carrerilla. No por lo que cuenta, sino por su significado, porque nadie se podrá quejar de que no suceden cosas, y cosas trascendentes, en este segundo número pero al mismo tiempo aquí sí se tiene una sensación ligeramente mayor de haber caído en lugares comunes. La tremenda originalidad con la que arrancó, no obstante, hace que este nudo sea igualmente gozoso, porque es facilísimo cogerle cariño a los personajes, más aún viendo aquí un vínculo más claro con el resto del universo Valiant, y con la expansión galáctica que genera a partir del cliffhanger con el que concluye el primer libro. Pero es la carrerilla, sí. La velocidad da la impresión de que se cogerá de verdad en el timo final.

Van Lente nos cazó con la frescura de su planteamiento, con una vuelta de tuerca cargada de imaginación y con un ritmo trepidante, y por mucho que se pueda pensar que este segundo volumen no alcanza el nivel del primer sí es cierto que parece anticipar un final épico. Esa sensación es que no tiene precio. Y está cimentada aquí. Falta por ver si el final de la serie confirma o no esa adivinación, claro está, pero nuevamente dejamos la serie en un punto culminante que fascina. Para ello, Van Lente abusa ligeramente del humor, que además desemboca en algunos de los momentos más inverosímiles de su historia, pero el sano gamberrismo que propugna y sobre todo el carisma de todos los personajes que utiliza, no demasiados y se agradece, es tan grande que cualquier otra consideración queda como un pequeño defecto. También es notable que Ivar, Timewalker sea una serie tan desenfadadamente aventurera que no desdeña los aspectos más científicos y de ciencia ficción dura. La mezcla es brillante, dinámica, trepidante y divertida. La misma mezcla temática es la que Van Lente personifica en Ivar y en Neela, los dos personajes centrales que son como la noche y el día. Y ya se sabe lo que se dice de los opuestos. Pues eso, que Van Lente no escapa a lo que podemos esperar, pero qué bien lo utiliza.

A Francis Portela ya le vimos dibujando en el primer volumen, pero en aquel quien mandaba era Clyaton Henry. Su puesta en escena era envidable, pero Portela, al coger el relevo, ha añadido algo del dinamismo que le faltaba, sobre todo en las escenas que le permiten jugar con conceptos y tecnología propios de la ciencia ficción. La entrada en el volumen es, en ese sentido, modélica y espectacular. Y a partir de ahí todo es crecer. Se nota que el personaje con el que más a gusto está es Neela, tanto la Neela que conocimos al principio de la serie como la que se nos presentó en el segundo volumen y que aquí se convierte en un personaje capital, al que es muy fácil temer por sus reacciones y al mismo tiempo rendirse por su magnífico aspecto. Ivar, Timewalker es, precisamente, una serie que sabe ir cambiando, adaptándose, que se mueve igual de a gusto en los saltos temporales como de tono, que juega a todos los niveles con sus personajes de la misma manera que lo hace con los lectores. Desde luego, pocas series son capaces de mostrarnos una aventura tan auténtica que además tenga fondo por debajo de su envoltorio. Van Lente y sus ilustradores están sabiendo triunfar en todos los sentidos, y si el final está a la altura va a ser difícil que no consideremos esta como una de las mejores series que ha dado Valiant.

El volumen incluye los números 5 a 8 de Ivar, Timewalker, publicados originalmente por Valiant entre mayo y agosto de 2015. El contenido extra lo forman las portadas originales de Steve Lieber, Raúl Allén, Ulises Arreola, Ron Chan, Francis Portela y Rafa Sandoval, y una galería de páginas entintadas.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Un comentario el “‘Ivar, Timewalker’ 2, de Fred Van Lente y Francis Portela

  1. victor vega
    15 noviembre, 2017

    Tengo ganas de ponerme con ella…….parece tan interesante.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 noviembre, 2017 por en Francis Portela, Fred Van Lente, Medusa, Valiant y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: