CÓMIC PARA TODOS

‘Los innombrables. Ciclo del Loto Púrpura’, de Yann y Didier Conrad

Editorial: Dibbuks.

Guión: Yann.

Dibujo: Didier Conrad.

Páginas: 216.

Precio: 25 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2017.

Tras el Ciclo cero y el Ciclo Hong Kong, llega el Ciclo del Loto Púrpura, Los Innombrables vuelven, vuelven de verdad porque se trata de álbumes inéditos en España a pesar de tener quince años de vida, y lo hacen con aventuras más alocadas que nunca. O, de alguna manera, tan alocadas como siempre. Lo que Yann y Conrad ofrecen está fiera de toda lógica y a la vez proporciona risas de principio a fin, nunca un grupo de personajes han sido mejor bautizado que este. Son innombrables, pero sobre todo inclasificables. Ni siquiera en la obra de Yann hay algo que se pueda equiparar a esta serie. El Ciclo del Loto Púrpura arranca en una fiesta de disfraces a bordo de un barco y acaba con uno de los experimentos narrativos más singulares de las últimas décadas, que por supuesto no vamos a desvelar aquí para dejar que cada lector que se acerque a este volumen lo descubra por sí mismo y llegue virgen a la sorpresa que idean Yann y Conrad. Esa broma final es el colofón a uno de esos libros que hay que leer para creer, en los que no hay límites de sexo, violencia, comedia, vileza humana y cualquier otra cosa sin caer en los terrenos de la incomodidad. Todo suena tan natural como la pose de los personajes, sus diálogos ácidos y afilados y el espléndido dibujo de un Conrad que disfruta un montón con protagonistas y escenarios por igual.

Atracos con rehenes, rescates, mafias, asesinatos, prostíbulos, dominadoras sexuales… Visto desde un prisma de seriedad, Los innombrables podría haber sido una serie francamente turbia. Pero el camino de Yann es el opuesto. Aquí, hasta lo más ruin es divertido. Y ojo, no es nada fácil conseguir ese efecto en una historia tan desbocada como esta, de la que casi parece difícil hasta escribir una sinopsis. Más o menos se podría decir que el libro va de Mac buscando a su amor, Alix, pero pasan tantas cosas y hay tantos personajes envueltos en sus innumerables tramas que lo mejor que se puede hacer es dejarse llevar, zambullirse y disfrutar. Porque será al final, cuando todo haya encontrado su lugar, cuando este Ciclo del Loto Púrpura cobrará todo su sentido. O su sinsentido, porque el dominio que tiene Yann del absurdo es enorme y se deja notar en cada diálogo, provistos todos ellos de un ingenio que por momentos parece inverosímil. Eso hace que todo esto parezca una locura sin plan, un batiburrillo que acumula un gag tras otro en el que el escritor va haciendo que sus personajes se muevan en la dirección en la que les lleve el viento o el chiste de turno, pero nada más lejos de la realidad. Al final todo cuadra. Parece imposible, pero lo consigue. Y hasta deja margen para que el lector tome partido en ese intrigante final.

Si se trata de que la locura invada por completo al lector, es indudable que el trabajo de Conrad es perfecto. Con un grupo tan variopinto de personajes, el ilustrador demuestra su nivel por dos grandes aciertos. Primero, por el enorme carisma que tienen todos ellos. Sean mujeres sensuales, tipos bajitos o gordos, asesinos despiadados o de cualquier otra calaña, todos tienen algo que les hace destacar. Y se puede entrar en este libro sin haber leído los anteriores ciclos y sin conocer los nombres de los protagonistas, que va a dar igual: es ver a cada uno de estos innombrables y adorarlos. El segundo gran acierto, el gag. Lo que sobre el papel, en el guion, hace gracia, en la viñeta ya realizada tiene todavía más gracia, porque Conrad es un caricaturista muy especial y habilidoso, que sabe provocar risas en situaciones tan diversas como la de un hombre de gran peso copulando con una fina prostituta o la de la tortura de un hombre colgado boca abajo al que intentan hacer hablar quemándole la cabeza. Singular, sin duda. Los innombrables son así. Quienes ya se hayan topado con ellos, disfrutarán enormemente con este Ciclo del Loto Púrpura. Y quienes no, probablemente saldrán tan intrigados por lo que han leído que buscarán las anteriores aventuras de este grupos de gentes de mal vivir a los que siguen Yann y Conrad.

El volumen incluye los álbumes 4 a 6 de Les innommables, Ching Soao, Au Lotus Pourpre y Alix-Noni-Tengu, publicados originalmente por Dargaud en mayo de 2002. El contenido extra lo forman las portadas originales y un portafolio de bocetos.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 noviembre, 2017 por en Dargaud, Dibbuks, Didier Conrad, Yann y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: