CÓMIC PARA TODOS

‘Deepwater Prison’, de Christophe Bec y Stefano Raffaele

Editorial: Yermo.

Guión: Christophe Bec.

Dibujo: Stefano Raffaele.

Páginas: 160.

Precio: 35 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2017.

Después de la fructífera colaboración en Prometeo (aquí y aquí, reseñas de sus dos primeros volúmenes), Christophe Bec y Stefano Raffaele vuelven a unir su trabajo en Deepwater Prison. Estamos ante una obra que no busca la complejidad de la anterior, pero que sí que gusta de una manera parecida de mezclar tramas, tiempos y personajes de muy distinta procedencia. Precisamente por no tener la misma ambición, no son obras que se puedan medir con el mismo rasero, a pesar de que sí que encajan bien en las carreras tanto del escritor como del ilustrador y de las inquietudes sociales, económicas y políticas que parecen compartir. La mezcla, no obstante, tiene momentos dubitativos, y probablemente la causa haya que buscarla en el elemento más débil del conjunto, y es la existencia de esas criaturas marinas que vemos en la cubierta del libro y que se convierten en la principal amenaza de los habitantes de la prisión submarina que da título a la obra, por mucho que el foco del relato esté puesto en dos personajes y dos conflictos diametralmente opuesto y unidos por la casualidad, el de un soldado encarcelado por no seguir unas órdenes más que cuestionables y el de una política que lucha por desenmascarar las negligencias de una empresa petrolífera. ¿Cómo se unen estas agendas tan dispares?

Ese es el esfuerzo que hace Bec, y que funciona bastante mejor cuando hay elementos que todavía se esconden en el misterio. Cuando todas las cartas están sobre la mesa y la historia se precipita hacia la acción, Deepwater Prison es algo más convencional de lo que prometía su intrigante y múltiple premisa. Pero Bec, en todo caso, es un tipo hábil y consigue que la manera en la que se desarrolla todo acabe encajando como el entretenido e interesante puzle que es. En todo caso, es una apuesta arriesgada mezclar géneros tan dispares. Tenemos una historia que casi nos recuerda a El equipo A o Los perdedores, salvo que no culmina en la calle sino en una prisión, lo que nos lleva a la clásica historia carcelaria, tratada aquí con bastante crudeza. Junto a esta línea, la denuncia medioambiental y política, personificado en un personaje femenino al que no siempre se trata con amabilidad (esto es, la discutible escena del cambio de falda a pantalón). Y no hay que olvidar el alma de relato de monstruos marinos que, aunque sea el aspecto más llamativo y seguramente comercial, es el que más tarda en presentarse dentro de la historia. Hay una cierta irregularidad que el buen ritmo con el que escribe Bec camufla bastante bien, pero el conjunto acaba logrando una muy buena nota porque el escritor sabe cerrar todas las tramas de una manera bastante acertada.

Para quienes estén habituados al estilo realista de Raffaele y disfruten con él, Deepwater Prison es una buena noticia, porque el resultado es todo lo que cabe esperar del ilustrador. En lo que destaca por encima de todo es en la ambientación, y no solo precisamente por mostrarnos unos escenarios que prácticamente parecen fotografías sino por la inmersión absoluta a la que lleva al lector en cada momento. Eso es más palpable en las escenas subacuáticas, aunque ahí obviamente también tiene mucho que decir el trabajo de color  firmado por Digikore Studios. El realismo se extiende también a las criaturas, y también a los protagonistas humanos. El único problema que se puede apreciar en el dibujo de Raffaele es que, en algunas ocasiones, el movimiento no es fluido. Su línea es tan clara y cerrada que en algunos momentos puntuales se echa en falta algo de dinamismo. El retrato es notable, la acción no tanto, pero como la visión de las páginas es tan satisfactoria ese detalle no afecta prácticamente nada a la historia. Deepwater Prison es un divertimento bien realizado, que toca temas a priori más serios de lo que realmente se propone, que no es más que intriga bien realizada, que toca muchos palos y que consigue ensamblarlos con acierto. Podría haber sido más, pero el resultado es satisfactorio.

El volumen incluye los tres álbumes de Deepwater Prison, Constellation, Le bloc y Évasion, publicados originalmente por Soleil en marzo y septiembre de 2014 y enero de 2016. El único contenido extra son las portadas originales de Eric Henninot y Pierre Loyvet.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 30 agosto, 2017 por en Christophe Beck, Soleil, Stefano Raffaele, Yermo y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: