CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Veneno’, de Dennis O’Neil y Russell Braun

Editorial: ECC.

Guión: Dennis O’Neil.

Dibujo: Russell Braun y Trevor von Eden.

Páginas: 144.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2017.

Con el paso de los años, los méritos de Legends of the Dark Knight siguen creciendo. Revisar aquellos primeros arcos argumentales de una serie mítica nos recuerda el elevadísimo nivel de los equipos que se ocuparon de aquellas historias. Veneno, como se indica en el artículo que cierra el libro, fue, de entre todas aquellas aventuras de un Batman primerizo, la que más marcó su devenir en los siguientes años. El nombre les resulta familiar a quienes conozcan cómo obtiene Bane la fuerza que le permitió romper la espalda del Caballero Oscuro en Knightfall, el gran evento del personaje de la primera mitad de la década de los 90. Veneno es, efectivamente, una droga. Pero lo que Dennis O’Neil hace con ella no es crear un enemigo definitivo, sino llevar a Batman a una situación impensable de adicción, una que el escritor ya supo tratar décadas antes en el entorno de Green Arrow y que traslada a un personaje aparentemente incorruptible de una manera muy inteligente. Russell Braun, siguiendo los bocetos de Trevor von Eden, completa un relato magnífico, imposible dentro de la continuidad por el tiempo que transcurre en sus páginas pero plagado de momentos fascinantes y de debates interesantes en torno a lo que hace Batman, a su humanidad como motor y a la vez como freno y al papel que las drogas juegan en la sociedad desde hace tanto tiempo.

O’Neil sabe que Batman es un ser humano. Parece una obviedad, ¿pero cuántas veces le hemos visto resolviendo situaciones de una manera imposible para cualquier ser humano? El atractivo de Batman es que es como nosotros podríamos ser dadas las circunstancias adecuadas. Es la cúspide del ser humano. No todos somos ricos, hemos perdido a nuestros padres de manera violenta o recibido un entrenamiento por todo el planeta de los mejores maestros. Pero todos somos humanos como él. Y por eso verle sometido al control de una droga que potencia sus capacidades físicas es algo fascinante. Siniestro también. Porque Batman, al que consideramos la cúspide del ser humano, se muestra aquí, precisamente humano hasta el límite. Dependiente, falible, incluso roto. O’Neil configura ese retrato de una manera muy astuta, con una primera escena que lo justifica todo precisamente desde la humanidad del personaje, y teje a partir de ahí una historia muy turbia, que habla de lealtades (la de Alfred hacia Batman o la del hijo del general Slaycroft hacia su padre) y de cómo la droga destruye todo lo bueno que puede haber en nosotros. Sin moralina, pero con firmeza. Y, sí, poniendo las bases químicas y geográficas para que Bane pudiera convertirse en el villano que es, o que fue en el momento de su aparición.

Casi parece mentira comprobar que Veneno fue el tercer trabajo publicado en Estados Unidos de Russell Braun, después más conocido como Russ Braun, porque lo que hace en esta historia es magnífico. Siguiendo los bocetos de Trevor von Eden, la evolución que traza para Batman es espléndida. De partida el personaje impone, pero la forma en la que va dibujando los efectos que la droga genera en él es brillante, por cómo va adaptando su musculatura, pero también por la forma en la que desata sus expresiones faciales, desde el poder que transmite cuando actúa desde lo más alto de su forma física hasta la sumisión absoluta que se intuye cuando suplica desde su adicción. Todo esto lo corona Braun con una inolvidable viñeta en el número final en la que vemos a un Batman destrozado por el síndrome de abstinencia. Sin ser una lección moral, que en realidad no lo es, esta viñeta aporta un poder a la historia que para sí quisieran otras que sí quieren enseñar algo. Veneno es una historia muy especial, como lo fueron por distintas razones todas las que sirvieron para dar a Legends of the Dark Knight un prestigio tan enorme como merecido por la forma en la que abordó el pasado de Batman. El hecho de que todavía hoy, casi treinta años después, estos relatos se sigan leyendo con el mismo interés demuestra que se consiguió algo grande.

El volumen incluye los números 16 a 20 de Legends of the Dark Knight, publicados originalmente por DC Comics entre febrero y junio de 1991. El contenido extra lo forman las portadas originales de José Luis García-López y un artículo de Jorge García.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 agosto, 2017 por en Batman, DC, Dennis O'Neil, ECC, Russ Braun, Russell Braun, Trevor von Eden y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: