CÓMIC PARA TODOS

‘Wonder Woman. Reflexiones’, de Greg Rucka y Drew Johnson

Editorial: ECC.

Guión: Greg Rucka.

Dibujo: Drew Johnson, Shane Davis, Linda Medley, Stephen Sadowski, Ray Snyder y Andrew Currie.

Páginas: 304.

Precio: 29,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2017.

Cada cómic de Wonder Woman deja la sensación de que estamos ante un personaje tremendamente complicado de escribir. Todos los superhéroes pueden tener diferentes puntos de vista sobre el que erigirse, pero en el caso de Diana es algo espectacular. Y pocas veces se consigue una fusión adecuada de esos prismas. Tras una primera y espléndida toma de contacto con el personaje, la que supuso Hiketeia (aquí, su reseña), Greg Rucka aterrizó en la serie regular del personaje. Y su apuesta fue doble. Por un lado, colocar a Diana como embajadora de Themyscira en el mundo de los hombres, con un deseo notable de difundir la palabra de las amazonas. Rucka la describe ahí como si se trata del presidente de los Estados Unidos, con su gabinete, con su agenda, y hasta con un libro que publicitar. Y por otro lado, Rucka quiere desarrollar el lado más mitológico de Wonder Woman, con una historia cocinada a fuego lento. Es como si quisiera honrar el legado de George Pérez, el autor que en aquel punto había sabido interpretar a la amazona con más acierto desde su vínculo con el Olimpo, pero haciéndolo desde una vertiente actual y moderna que le fuera mucho más cercana a su sensibilidad como escritor. Y la mezcla, sin ser sobresaliente, no se lee con desagrado por ser algo distinto de lo habitual.

Da la sensación, eso sí, de que probablemente todo habría ido más fluido si Rucka hubiera optado por una de las dos facetas, sobre todo por la más cercana a sus ideas, que de hecho es la que le sirve para arrancar, con un número en el que Diana es una mención continua y una presencia solo en las dos últimas páginas. Y después, aunque las artimañas de Ares son tan atractivas como podría suponerse y Rucka va cimentando vericuetos mitológicos que están por venir con la misma habilidad con la que interfiere en estos mismos números con la vida cotidiana de Wonder Woman, lo que convence con más fuerza es el otro aspecto. Wonder Woman siempre ha sido una indudable fuente de bondad y feminidad. ¿Qué sucede cuando esa visión hermosa de Diana se ve puesta en entredicho desde el mundo de la política, de la comunicación y del de la sociedad? No muchas veces se ha destacado que Diana forma parte de una religión que no es la mayoritaria en Estados Unidos, que su visión de la mujer no coincide con la de mucha gente, y que hay lobbies que se ven perjudicados por la forma de pensar y de actuar de la heroína. Y eso, plasmado a través de un antagonismo con otra mujer, la doctora Cale, una mujer que además se considera algo más que la igual de Wonder Woman pese a ser humana, se convierte en un tema muy poderoso para esta etapa.

Lástima que las ideas de Rucka no acabaran en manos de un ilustrador que hiciera despegar la serie. Y lástima que Drew Johnson no esté a la altura de lo que muestran las portadas de esta etapa. Las cubiertas son una espléndida herramienta de márketing, pero al mismo tiempo una comparación peligrosa para el ilustrador de turno. Y después de ver las ilustraciones de Adam Hughes, Phil Noto o J. G. Jones para ese reclamo de portada, es difícil alcanzar un nivel parecido. No es que haya grandes defectos en el dibujo de Johnson, Shane Davis, en el número que dibuja, es quien más partido saca al personaje, a la situación y al atractivo de Diana, el físico y el espiritual, aunque no consigue dar personalidad a todas las mujeres que dibuja, todas muy parecidas entre sí. A Rucka le falta lo que sí tuvo Pérez en su momento con su propio dibujo o Brian Azzarello años después con Cliff Chiang, imágenes carismáticas, reconocibles y valientes, dignas de marcar una época en el personaje. Estos números no consiguen ese efecto. Se dejan ver, pero no suponen una diferencia. Y es una pena, porque en Reflexiones hay elementos para que el tebeo deje un mejor sabor de boca. El hecho de beber de lo anterior dificulta que sea una buena puerta de entrada al personaje, pero Rucka es lo suficientemente hábil como para que eso se note lo menos posible.

El volumen incluye los números 195 a 205 de Wonder Woman, publicados originalmente por DC Comics entre agosto de 2003 y junio de 2004. El contenido extra lo forman una introducción de Fran San Rafael, las portadas originales de Adam Hughes, Phil Noto, J. G. Jones y Matt Wagner, ilustraciones de Greg Land, Stuart Immonen, Brian Stelfreeze, Eduardo Risso, Steve Rude y Drew Johnson y dos portafolios de bocetos de Johnson y Jones.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 agosto, 2017 por en Andrew Currie, DC, Drew Johnson, ECC, Greg Rucka, Linda Medley, Ray Snyder, Shane Davis, Stephen Sadowski, Wonder Woman y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: