CÓMIC PARA TODOS

‘Involución’, de Rick Remender y Jonathan Wayshak

Editorial: Norma.

Guión: Rick Remender.

Dibujo: Jonathan Wayshak.

Páginas: 168.

Precio: 19,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

Viendo las historias de ciencia ficción que crea Rick Remender, es bastante evidente que, como autor, no tiene mucha fe en el ser humano. Involución es otra muestra de lo mucho que le gusta cebarse con la especie, de lo bien que construye escenarios imposibles que son creíbles por la meticulosidad con la que los erige. Es verdad que, a diferencia de lo que pasaba con otras series como Fear Agent (aquí, reseña de su primer libro), Clase letal (aquí, reseña de su primer número) o Ciencia oscura (aquí, reseña de su primer número), su breve extensión hace que nos quede la sensación de que hemos asistido al Remender más comedida, más episódico más, por decirlo de alguna manera, comercial. Pero es al mismo tiempo evidente que hay muchos elementos interesantes. Remender edifica su historia sobre cimientos sólidos con una introducción demoledora para el mundo en el que vivimos y nos lleva de lleno a una situación de ciencia ficción en la que nos obliga a creer, una en la que casi todas las criaturas de la Tierra han involucionado después de que un virus creado cómo no por el hombre se propagara por todas partes. Hay alguna situación de deus ex machina y algún que otro tópico que casi parecen indignos de Remender, pero lo bueno que tiene Involución compensa esos defectos que da la impresión de estar vinculados a la extensión de la historia.

Lo más curioso de Involución es que, siendo una historia tan corta, de apenas cinco números, puede decirse que el primero de ellos contiene hasta cuatro prólogos diferentes y que tiene un giro radical en el cuarto de dichos números. Curiosa estructura, desde luego, para un relato tan corto, sobre todo cuando Remender nos tiene acostumbrados a epopeyas mucho más largas. Esta, a grandes rasgos, funciona bastante bien. Queda un poco desdibujado el carácter de heroína a la fuerza de su protagonista, Raja, al menos hasta la conversación con la que se define su destino en el último número, y en el fondo somos conscientes de que no estamos viendo más que una pincelada de este vasto mundo involucionado que nos muestra el autor. Y por eso, durante la lectura, hay un choque entre lo que leemos, que entretiene lo suyo, y la sensación de que nos falta algo más, porque se ve mucho potencial. Nos queda, eso sí, la cruda disección que Remender hace siempre del ser humano, escenificado de forma grotesca en Gil, un violento psicópata, mutilador y violador, un dictador que lo es simplemente porque puede serlo. El ya mencionado giro radical de la historia, quizá algo brusco, y de nuevo parece que la causa está en la falta de más espacio para explicar algunas cosas, es un punto más a favor de una historia que impacta y que parte de una base atractiva.

El cómic americano no termina de ser consciente de que las ilustraciones de portada son una forma de llamar la atención tan poderosa que no encontrar algo parecido en el interior conduce a desilusiones. Involución no entra en ese terreno, pero juega sobre una frontera muy delicada. Porque Jae Lee hace unas portadas bellísimas, y nos invita a pensar que, de haberse encargado él del dibujo, podría haber ofrecido algo en la línea que mostró en La Torre Oscura (aquí, reseña de su primer volumen). Pero el dibujante de Involución es Jonathan Wayshack, que tiene un estilo exagerado, crudo y violento. A veces puede parecer algo estático, pero el resultado general es bastante satisfactorio. La forma en la que diseña este mundo y sus criaturas, la sensación de que todo parece peligroso hasta un punto mortal y el buen diseño de los protagonistas son razones más que suficientes para disfrutar de su dibujo. ¿Que es difícil quitarse de encima el deseo de que Lee se hubiera encargado de las páginas interiores? También, sería inútil negarlo después de ver sus sugerentes cubiertas, pero eso no merma en absoluto el buen trabajo de Wayshack. Involución maneja bien sus bazas y minimiza los riesgos. No todo es perfecto, quizá no llegue al nivel de las series regulares que tiene ahora mismo Remender entre manos, pero sí que es una muy buena muestra de lo que muestra el escritor y una línea fantástica de Wayschak en su currículum.

El volumen incluye los cinco números de Devolution, publicados originalmente por Dynamite entre enero y junio de 2016. El contenido extra lo forman las portadas originales de Jae Lee, un portafolio de bocetos de Jonathan Wayshak y el guion completo de Rick Remender del primer número.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 agosto, 2017 por en Dynamite, Jonathan Wayshak, Norma, Rick Remender y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: