CÓMIC PARA TODOS

‘Cuerpos del delito. Por el humo se sabe dónde está el fuego’, de Antonio Altarriba y Sergio García

Editorial: Dibbuks.

Guión: Antonio Altarriba.

Dibujo: Sergio García.

Páginas: 56.

Precio: 16 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2017.

Sabiendo que estamos ante una obra inclasificable, vamos a empezar estas líneas intentando delimitarla. Cuerpos del delito es una serie que va a partir de la silueta de un cadáver, la que se ve en primer lugar en la portada del libro. Por el humo se sabe dónde está el fuego es su primera entrega, ojalá que la primera de muchas. Dentro nos encontramos con cuatro relatos entrelazados de Antonio Altarriba, cuatro personajes que están unidos por tres coincidencias: el espacio, que no es otro que Kosovo; el momento, 1994, en plena guerra de los Balcanes; y un vicio, el tabaco, que pese a ser perjudicial para la salud no es la causa de la muerte de ninguno de los personajes de este viaje. Y como último elemento definitorio, el dibujo de Sergio García. No tanto las láminas que acompañan a los relatos, que no difieren mucho en sus objetivos de las que cualquier otro libro ilustrado, sino por la genialidad final que acompaña a este volumen, un desplegable en el que la misma silueta de la que partíamos sirve de recipiente a la historia múltiple de Altarriba interpretada por García. La originalidad del planteamiento hace que estemos ante un libro único, especial y altamente disfrutable, diferente a cualquier otro volumen, que disfruta rompiendo la lectura tradicional del cómic para llevarla a un plano completamente diferente.

Altarriba es un tipo más que solvente cuando escribe. Los cuatro relatos que forman su tela de araña mortal son atractivos. Quizá menos profundos o ambiciosos que otras obras suyas desarrolladas en un formato más tradicional para el cómic, pero en todo caso lecturas apasionadas. Pero donde realmente despega Por el humo se sabe dónde está el fuego es con la apertura de ese sobre, con el descubrimiento de ese desplegable que por un lado es la maravilla artística que comba a placer las fronteras del cómic y por otro una hermosa justificación, un sabroso making of. ¿Hacía falta explicar la apuesta? Probablemente sí para llegar a un público más amplio. En todo caso, como la explicación es brillante y imaginativa, se acepta con la misma naturalidad que la propuesta. El trazo de García, en poderoso blanco y negro y con una caricatura que nos transporta siempre a rincones siniestros de la vida real, tiene un efecto demoledor y permite que se sienta en todo momento la cercanía a la muerte que inspira el nexo del tabaco y las mismas historias que escribe Altarriba. Cuerpos del delito nace así como una serie que puede dar un juego tremendo, que se agradece por su valentía narrativa y que se merece todos los aplausos posibles por hacer que el cómic siga siendo un arte en movimiento.

El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver una imagen de este título aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 agosto, 2017 por en Antonio Altarriba, Dibbuks, Sergio García y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: