CÓMIC PARA TODOS

‘Cuerpo y alma’, de Matz y Jef

Editorial: Norma.

Guión: Matz.

Dibujo: Jef.

Páginas: 128.

Precio: 25 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2017.

La fusión ya inevitable entre cine y cómic a veces deja caminos cuando menos curiosidad. Walter Hill, un director notable en los años 80 e incluso en los 90 y desaparecido durante muchos años, regresó a la dirección en 2012 con Una bala en la cabeza, adaptando precisamente un cómic escrito por un tal Matz. La relación empezó y continuó con la petición que le hizo el escritor al director: una historia que no hubiera rodado y que pudiera transformar en el guion para las viñetas. De ahí surgió la sugerente Balas perdidas (aquí, su reseña). Y ahí no acaba la cosa, porque nos llega Cuerpo y alma, un cómic que nace también de un guion original de Hill, que nuevamente adapta Matz y que otra vez dibuja Jef, como ya sucedió con Balas perdidas. Pero es que además el propio Hill, casi de manera simultánea, ha dirigido Dulce venganza, no muy acertada traducción del título original de la película, The Assignment, que tampoco se acerca al del tebeo ni por asomo. Pero centrémonos en el cómic, porque tiene una complicación esencial en su valoración. ¿Cómo evaluarlo correctamente sin desvelar un giro fundamental de su historia? Porque el cómic, a diferencia de la película, sí esconde muy bien sus cartas en esta historia de asesinos a sueldo, encargos misteriosos, venganzas y turbios escenarios. Y por eso merece la pena esconder el secreto.

Corremos el riesgo de pensar que ese giro es lo que realmente justifica la historia. Y en el fondo es cierto que no se trata de una historia excesivamente profunda o que tenga una complejidad especial, siempre al margen de ese evento que afecta al protagonista, Frank Kitchen. Pero es morbosa, turbia y sugerente. Tiene una venganza más que singular, que genera un sincero impacto durante la lectura, incluso aunque en realidad sea lo primero que nos muestra Matz. El escritor, desde luego, ha encontrado un buen filón en Walter Hill, porque le está brindando historias que, sin necesidad de ser extraordinarias por sí solas, sí que están convenciendo con bastante facilidad. Cuerpo y alma es muy eficaz y sabe aprovechar todos los temas que plantea. La identidad, al final, es el más importante de todos, y el prisma por el que opta este cómic es muy acertado, porque muestra un desarrollo psicológico bastante atractivo. Lástima la obligación de mantener ese tono críptico, porque una vez leído es un cómic que da para mucho debate y análisis, incluso desde un concepto tan manido como el de la venganza como punto de partida. Es, en todo caso, un cómic extraño, con un final algo flojo y que sí que se ve muy mediatizado por el impacto que genera el final del primer. No es la única razón de ser de este cómic, pero sí que pesa demasiado en su historia.

Pero, claro, el mismo hecho de que sea un punto de inflexión morboso permite también un lucimiento bastante notable a Jef. El ilustrador ya había acertado en la ambientación de Balas perdidas, y hace lo propio aquí. Se trata de honrar al noir que busca Matz, cartuchos de texto incluidos para emular la voz en off que tendría una película contada de esta manera, y ahí Jef sobresale, con el dibujo, con el color y con el diseño de los personajes, algo que resulta decisivo sobre todo para entender la relación que se establece entre Frank y Johnnie, quien  de partida es quien ejerce el papel de femme fatale. También con la particular manera con la que interpreta la violencia de la historia o con las siempre bien resueltas escenas de acción. Todo eso funciona francamente bien y contribuye a ocultar algunas de las fisuras que tiene la historia. Jef no deja prácticamente ninguna duda, pero el cómic, en su conjunto, sí. Y no parece mal tebeo en absoluto, pero cuando se acaba queda la duda de si hay algo verdaderamente interesante debajo de una carcasa que sí es brillante, morbosa e imaginativa. Pero cuando se cruzan los límites, siempre cabe el riesgo de que ese instante de transgresión se apodere de la historia. En Cuerpo y alma lo hace en buena medida. No de forma absoluta, no como para despreciar todo lo que ofrece el cómic, pero sí que está muy cerca de ese punto.

Rue de Sèvres publicó originalmente Corps et âme en marzo de 2016. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 julio, 2017 por en Jef, Matz, Norma, Rue de Sèvres y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 242 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: