CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Mi nombre es Modesty. Una aventura de Modesty Blaise’, de Scott Spiegel

Título original: My name is Modesty.

Director: Scott Spiegel.

Reparto: Alexandra Staden, Nikolaj Coster-Waldau, Raymond Cruz, Fred Pearson, Eugenia Yuan, Valentin Teodosiu, Blanca Ana Tudorica.

Guión: Lee Batchler y Janet Scott-Batchler.

Música: Deborah Lurie.

Duración: 78 minutos.

Distribuidora: Miramax.

Estreno: 23 de marzo de 2004 (Holanda, vídeo), 28 de septiembre de 2004 (Estados Unidos, vídeo).

A muchos les sorprenderá que el nombre de Quentin Tarantino esté detrás de una película tan olvidable como Mi nombre es Modesty, una cinta destinada al mercado de vídeo y que, en realidad, se rodó únicamente para que Miramax pudiera retener los derechos del personaje. Pero para quienes gusten de los guiños ocultos en las películas, Modesty Blaise era el libro que sostenía el Vincent Vega de Pulp Fiction cuando estaba sentado en el inodoro. En otras palabras, a Tarantino le va Modesty Blaise, el personaje creado por Peter O’Donnell en las tiras de prensa de los años 60. ¿El problema entonces de Mi nombre es Modesty? El principal, el que ya se ha mencionado, que el objetivo no era más que asegurarse de que el personaje seguía bajo el control de la entonces todopoderosa distribuidora de los hermanos Weinstein, con lo que hay una alarmante falta de medios. La película, rodada en apenas 18 días, la hizo Scott Spielgel, contratado con solo una semana de margen, sustituyendo al inicialmente escogido, Ted Nicolauo. ¿Y el otro gran problema? Que es una historia en la que Modesty Blaise no es todavía Modesty Blaise. Es un origen, una suerte de precuela, algo que tendría que haber desembocado en una serie a lo James Bond pero que no tenía en esta cinta una buena base para convencer a prácticamente nadie.

Si tenemos en cuenta todos estos avatares, desde luego que Mi nombre es Modesty sale adelante con bastante decencia. Pero si somos justos, no hay mucho más en la película que una correcta intriga, una curiosa historia de origen de la espía que debía dar la réplica femenina a 007 cuando fue creada, y el protagonismo como villano de un Nikolaj Coster-Waldau antes de convertirse en estrella por dar vida a Jaime Lannister en Juego de tronos. Pero todo está contado con el freno de mano. La clave está en la protagonista, Alexandra Staden. En la medida en la que al espectador le convenza la actriz como Modesty Blaise el resultado será más o menos amable. No hay duda en que Staden tiene una mirada poderosa y que, de alguna manera, lo más destacado es el duelo de voluntades que traza con Coster-Waldau, pero hay muchos momentos en que cuesta verla como la voluptuosa espía que imaginó O’Donnell y que dibujó como nadie el español Enrique Badía Romero. Cuesta, y no necesariamente por físico, no se trata de eso. Se trata, sobre todo, de que vemos más bien a una espléndida croupier más que a una mujer capaz de defenderse por sí misma, a pesar de que en la última escena si se desata el combate que toda la película aventura, clímax de ese combate psicológico que establecen heroína y villano.

El hecho de que la película no llegue a los 80 minutos da una idea de lo modesta que es la trama. Y si no fuera porque en la segunda mitad hay muchos minutos que se dedican a los flashbacks en los que se habla de la niñez de Modesty y de su entrenamiento con Lob (Fred Pearson), origen que solo se aleja del narrador por O’Donnell en que en la versión original este no fue quien enseñó técnicas de combate a la heroína, la película se habría quedado en muy poca cosa. No hay mucha base para entender el motivo del asalto al casino de Louche (Valentin Teodosiu), ni las razones por las que Miklos (Coster-Waldau) le tiene tanto odio. Y en realidad todo parece una excusa para que la ruleta vaya marcando el devenir de la película. Ni siquiera es fácil entender la misma evolución de Modesty, y tampoco ayuda la pobre factura del filme, que hace que el paso del tiempo no se note en absoluto en los personajes que Modesty se cruza primero en su niñez y después en su edad adulta. Esa falta de medios se nota especialmente en todas las escenas en los Balcanes, que casi dan la sensación de haberse rodado en parques amplios en lugar de en campos de refugiados como los que intenta mostrar, y sobre todo por el hecho de que la acción presente está totalmente confinada al casino, y un casino además no demasiado grande.

Mi nombre es Modesty no pasa de rareza. Su precariedad no es una excusa válida, aunque sí una explicación lógica de por qué acaba siendo un filme tan escaso. Da un poco de pena que esta haya sido, hasta la fecha, la última aparición del personaje en la pantalla, porque en estos tiempos en los que casi cualquier cómic está en el punto de mira de Hollywood y cuando precisamente se están buscando personajes femeninos interesantes, Modesty Blaise clama por una nueva oportunidad. Ni el filme de Scott Spiegel ni el retrato de Alexandra Staden merecen la etiqueta de definitivos, ni mucho menos, y en ese sentido se agradece que ni siquiera sea esta una propuesta para satisfacer al aficionado a las tiras de O’Donnell. No es esta la Modesty a la que estamos acostumbrados a ver, de hecho es la única versión del personaje en la que no aparece su inseparable Willie Garvin, y eso pesa demasiado para quienes se acerquen a este título pensando en ver una adaptación fiel. Es, más bien, algo curioso, pero muy poco más. Más allá de los dos protagonistas y de dos o tres secundarios, no hay mucha gente en la película que parezca tomarse en serio lo que sucede (ver a los secuaces de Miklos es en ocasiones hasta risible). Staden y Coster-Waldau lo intentan, pero no tienen mucho en lo que apoyarse para que el filme merezca mucho más crédito.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 21 julio, 2017 por en Cine.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: