CÓMIC PARA TODOS

‘Wolf 1. Sangre y Magia’, de Ales Kot y Matt Taylor

Editorial: ECC.

Guión: Ales Kot.

Dibujo: Matt Taylor.

Páginas: 160.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Marzo 2017.

Hay una frontera muy peligrosa entre la erudición y la pedantería, entre una obra con pretensiones y aspiraciones elevadas y otra que se queda en el terreno de lo ininteligible. Sería injusto decir que Wolf arranca con su primer volumen, Sangre y magia, sin sumar bastantes aciertos, pero la sensación que deja es precisamente la de no saber exactamente si estamos ante un tebeo que fascina o uno que no es fácil de pillar. Ales Kot, al que muchos tachan de la gran promesa del cómic americano, nos presenta el enésimo mundo de fantasía que se mueve en secreto en nuestra sociedad contemporánea. Inmortales, demonios, vampiros… De todos hay en Wolf, una serie que arranca sin explicaciones, que de hecho no satisface en este primer volumen la mayoría de las preguntas que suscita su propia lectura. Es como si Kot supiera que tiene el lector perdido, pero que al mismo tiempo quisiera que esa fuera la vía por la que se enganchen a su historia. Y a ratos lo consigue, pero en otros momentos no. Y si no fuera por el sugerente dibujo de Matt Taylor habría segmentos muy largos en este volumen que no aportan por el momento demasiado. Seguramente lo harán, porque parece obvio que Kot tiene planes a lo largo plazo. Pero Wolf, ahora mismo y aunque no sea ni mucho menos una obra aburrida, pierde más que convence.

La clave para entender esto está en que Kot juega demasiado al despiste. Insinúa mucho y concreta poco. Quiere ir misterio, y a ver se queda en la indefinición. Y en realidad hay mucho de conocido en el mundo que propone, que bebe de muy distintos universos entre los cuales es imposible no citar el de Hellblazer, aunque todavía no se sepa muy bien hacia dónde nos va a conducir el guionista. Kot, no obstante, es hábil e inteligente, sabe crear un relato en el que hay mucho trabajo de campo y en el que se aprecian muchos momentos impactantes, empezando por el salvaje cliffhanger con el que se cierra esta entrega y que desde luego nos coloca ante un escenario francamente difícil de prever en el arranque de la historia. Seguimos a un detective paranormal y acabamos en una situación que nos lleva a terrenos muy alejados del noir al que parecía homenajear al principio. Tanto viraje hace que se lea con más asombro que entusiasmo. Y no, no es un mal tebeo. Ni de lejos. Pero cuesta encontrarle el punto. Quizá eso no sea más que una percepción personal, perfectamente rebatible por la de cualquier otro lector que sí enganche con la historia. Por eso es importante decir que no es para nada una obra desdeñable. No va a decepcionar. Puede asombrar, puede hasta causar cierta perplejidad y acusar el lento ritmo que tiene, pero incluso así se sacan detalles muy positivos.

Entre esos detalles hay que destacar el dibujo de Taylor. Desde un diseño sencillo y unos tonos de color bastante apagados, Wolf tiene un aspecto muy singular e interesante, en el que destacan los elementos más fantásticos del relato, que con esas tonalidades adquieren una personalidad bastante acusada, pero también la misma descripción de los personajes, que reúnen bastante carisma a través de su aspecto y a pesar de lo poco que en realidad sabemos de ellos con lo que nos cuenta Kot. Wolf, en ese sentido, es una obra que se disfruta visualmente en su conjunto más que por el hecho de encontrar alguna ilustración destacada o alguna splash page que se grabe a fuego en nuestra memoria, sabiendo aprovechando composiciones que se acercan incluso al minimalismo, prescindiendo en ocasiones de fondos complicados o artificiales para que sean los personajes los que hablen por sí solos. De esta manera, Sangre y magia es un arranque curioso. Desde luego es intrigante, pero es difícil decir si lo es por lo que plantea o por lo que todavía esconde, o incluso por lo que puede que nunca acabe llegando. Pero lo que sí parece evidente es que estamos ante una de esas series a las que no se puede enjuiciar con rotundidad después de haber visto solo los primeros números y que triunfará o se estancará en función de lo que veamos a partir de ahora.

El volumen incluye los cuatro primeros números de Wolf, publicados originalmente por Image entre julio y octubre de 2015. El único contenido extra son las portadas de Matt Taylor.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 julio, 2017 por en Ales Kot, Cómic, ECC, Image, Matt Taylor y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: