CÓMIC PARA TODOS

‘Vampirella, de Pepe González’ 2

Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Len Wein, Flaxman Loew, Archie Goodwin, Gerry Boudreau, Bill Dubay, Roger McKenzie.

Dibujo: Pepe González.

Páginas: 312.

Precio: 35 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2017.

Como ya se pudo ver en el primer volumen (aquí, su reseña), hay dos maneras de valorar la Vampirella de Pepe González. Por un lado, podemos pensar realmente en lo que es, una colección de historias cortas que aparecían en las revistas de terror de Warren, modestas colecciones de horrores que sabían jugar con monstruosidades humanas y mágicas con una alta dosis de ingenuidad en su erotismo y en su terror. Por otro, y aunque entre los guionistas de estos relatos cortos haya nombres que van a llamar la atención de muchos lectores como los de Len Wein o Archie Goodwin, es una obra eminentemente visual, fascinante, casi un bellísimo cantar sobre el cuerpo de mujer mostrado en su ideal más perfecto, el de Vampirella y de la propia oscuridad que protagoniza la mayor parte de los relatos. En realidad, lo justo sería apreciar las dos cosas, asumir que estamos ante un cómic surgido en otra época, cuando los estándares a todos los niveles eran bien diferentes, cuando las historias buscaban un impacto directo e inmediato y que buscaban más un juego concreto con algún personaje pensado para una única aventura que una continuidad verdaderamente importante, y en el que el dibujo tenía una importancia capital porque se trataba de mostrar a Vampirella de la mejor manera posible, luciendo en cada viñeta de una manera única y especial, que satisficiera al lector que buscaba precisamente eso.

Y por eso, a la hora de analizar estos tebeos, y más teniendo en cuenta que el nexo de este recopilatorio es el trabajo de González, hay que empezar por el dibujo. González era un maestro y definió el aspecto más reconocible de Vampirella durante décadas. Si parece evidente, viendo los relatos que aparecen en color, que le sentaba mucho mejor el blanco y negro, porque eso acentuaba el misterio, la belleza e incluso el terror que genera la hermosa figura de Vampirella, que no hay que olvidar que se sustenta de sangre humana cuando le falta el suero sustitutivo. Es decir, hay algo de monstruo también en Vampirella. Y hasta ahí consigue González hacerla bella. El ilustrador sabe además manejarse en estilos muy diferentes, que mezcla a su antojo, con un meticuloso entintado o a veces con bosquejados más difuminados. Impresionan sus formidables ilustraciones de apertura, las que acompañan al nombre de la heroína, en ocasiones formidables demostraciones de erotismo sin desnudo integral, pero también la forma en la que trata los horrores propios del género, desde el bestial homenaje a Jacques Tourneur que hay en Llamadme pantera al descomunal duelo de féminas sobrenaturales que arranca en El regreso de la Reina Roja, pasando por la formidable interpretación del Jinn que hace en Vampirella y la venganza de la Sultana.

González plasmaba en la página una manifestación erótica sin igual, la de Vampirella, y jugaba con acierto con conceptos que en muchas ocasiones y desde una óptica actual podrían resultar hasta chocantes. Vampirella, para ser una vampiresa, es una mujer bastante asustadiza e ingenua, muy influenciada por su relación con Pendragon, el prestidigitador al que acompaña, o Adam Van Helsing, su intermitente amor. No hay que buscar una férrea continuidad entre las diferentes historias, que merece la pena leer como si fuera instantes independientes, incluso aunque haya leves referencias entre unas y otras, porque están planteadas para hacer que Vampirella se enfrente a un enemigo concreto. Hay cierta repetición en los esquemas, pero no por ello deja de ser un material plenamente disfrutable, sobre todo si se entiende el mercado en el que surgieron. Se trata de adentrarnos en un universo de fantasía y terror de la mano de una mujer imposible. Hay un obvio placer sexual en la lectura, incluso en la misma creación del personaje y los autores, tanto los escritores como el propio González, simplemente se dejan llevar por ese propósito para ofrecerlo de la manera más bella y atractiva que pueden. Y a fe que lo consiguen, porque, con sus defectos que por supuesto los tiene, este volumen no puede faltar en la estantería del seguidor de Vampirella y del terror de revista de los años 70.

El volumen incluye los números 26 a 34, 36 a 44, 50 y 53 a 62 de Vampirella Magazine publicados originalmente por Warren entre agosto de 1973 y el mismo mes de 1977, y recopilados posteriormente por Dynamite. El contenido extra lo forman una introducción de Antoni Guiral, las portadas originales y diversas ilustraciones de Pepe González.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: