CÓMIC PARA TODOS

‘Ucronía’, de Rafael Jiménez y Manuel Ale

Editorial: Carmona en Viñetas.

Guión: Rafael Jiménez.

Dibujo: Manuel Ale.

Páginas: 48.

Precio: 6 euros.

Presentación: Grapa.

Publicación: Noviembre 2015.

Una ucronía es, según la RAE, una reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos. Lo que hace Ucronía, en todo caso, es algo más que eso, porque dicha reconstrucción no es que parte de una ficción plausible, sino de una de corte fantástico. Estamos en un mundo actual, contemporáneo y reconocible, pero en el que habitan seres sacados de fantasías oscuras, que conviven con nosotros con total normalidad y que forman un escenario noir bastante interesante. Esa es la propuesta que hace Rafael Jiménez, que se adentra en un territorio siniestro para rendir homenaje al género negro, siguiendo las andanzas de un detective peculiar, un hombre de gran poder físico, casi animal, que investiga un asesinato ritual. La voz en off que utiliza Jiménez es lo que nos lleva al género, pero la idea es disfrutar con una historia violenta y desenfrenada, casi más cercana al cómic de superhéroes que al de detectives y que quizá se centra demasiado en la acción y pasa demasiado de puntillas por el origen y el pasado del personaje protagonista, algo que habría sido importante para sentir una identificación más plena con su tragedia personal, que es en realidad el auténtico motor del relato tal y como queda claro con el espléndido final de una historia que, eso sí, está bien llevada y proporciona el entretenimiento prometido.

El dibujo de Manuel Ale contribuye a esas buenas sensaciones, aunque desde una irregularidad más evidente. El diseño del tebeo es modélico, el personaje principal tiene un carisma innegable y hay escenas muy bien dibujadas. Pero también hay alguna otra viñeta en la que la perspectiva no está tan conseguida o en la que la ausencia de fondos deja una sensación menos poderosa de la que tendría que provocar. La acción con personajes la domina, y de hecho es ahí donde deja las mejores sensaciones y los problemas se acusan más en las escenas en las que hay vehículos de por medio. Pero lo bueno es muy bueno, y se nota sobre todo cuando emplea tiempo y recursos en splash pages, especialmente la de la pelea principal antes del clímax y, sobre todo, con la ya mencionada página final del cómic, que por ser precisamente la puerta de salida de la historia acaba dejando en el lector un muy buen sabor de boca. No es Ucronía un tebeo perfecto, es casi más bien una excusa para que Jiménez y Ale se diviertan en un mundo de fantasía en el que los arquetipos, empezando por la historia del protagonista, un policía abandonado por su mujer, encajan bastante bien con los elementos sobrenaturales que incorpora a esta cotidianidad. Sin más ambiciones, siendo una historia cerrada en sus 48 páginas, un buen entretenimiento.

No tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 julio, 2017 por en Carmona en Viñetas, Cómic, Manuel Ale, Rafael Jiménez Sánchez y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: