CÓMIC PARA TODOS

‘Anarcoma’, de Nazario

Editorial: La Cúpula.

Guión: Nazario.

Dibujo: Nazario.

Páginas: 164.

Precio: 34,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2017.

Han pasado 40 años desde que el mundo vio por primera vez a Anarcoma, la creación más emblemática de Nazario, emblema de El Víbora desde su inicio, un icono en realidad de la Transición en el cómic y una muestra irrepetible del cómic underground español. Estas grandilocuentes clasificaciones vienen a destacar la importancia que tuvo el personaje en la historia de las viñetas en España, pero ni siquiera así podemos entender el impacto que tuvo este título en su momento. Nazario presume de que Anarcoma es el primer travesti de las viñetas de nuestro país, y no le falta razón. Pero lo que llama la atención es que un tebeo tan salvaje y explícito no llegara a provocar hasta revueltas populares en la mojigata sociedad de su tiempo. Quién sabe, quizá es que entonces eran mucho más permisivos de lo que somos ahora mismo, porque se hace difícil asimilar que un tebeo con miembros viriles tan descomunales, sexo homosexual tan explícito y lenguaje tan obsceno pudiera encontrar un hueco en el panorama actual del cómic. Que en Alemania se vendiera con una etiqueta en la portada que advertía de que era perjudicial para la salud puede dar una idea del tipo de material que tenemos entre manos. Uno muy salvaje y atrevido que causa todavía más asombro poniéndolo en su contexto.

Nazario, desde luego, lo puso todo en estas páginas, en las dos historias largas y las dos cortas que forman este volumen integral. No es un retrato de la Barcelona homosexual de la época, aunque está muy presente. Tampoco es una desviación del género negro, aunque sea en realidad una historia de detective y por mucho que su protagonista sea una mezcla entre dos iconos del noir norteamericano como Lauren Bacall y Humphrey Bogart. Ni siquiera se puede decir que sea un cómic erótico, a pesar de los muchos actos sexuales, penetraciones, masturbaciones y erecciones que vemos a lo largo de estas páginas. Anarcoma es, sencillamente, Anarcoma. No merece la pena buscar referentes, porque Nazario creó una de las obras más inclasificables de la historia del cómic español, una que parecía construirse sobre la marcha, sin un plan preconcebido, sin necesidad de cerrar tramas ni personajes, con la idea de escandalizar a cualquiera que se asomara a sus páginas, y si ese es el caso es evidente que no es una lectura indicada para este tipo de público, y de poner a tono al público homosexual y travesti que pueda identificarse con los personajes. Porque Anarcoma es, por encima de todo, sexo homosexual. Puro, duro y continuo. Sus personajes están continuamente pensando en sexo, motor absoluto de la historia y de todos los protagonistas.

Por eso, no es de extrañar que Nazario optara por un estilo tan gráfico, por un dibujo tan explícito. No le importa incluso dar primeros planos a un pene soltando semen, porque eso es tan importante como la misma Anarcoma. Hay una clara evolución de Nazario como dibujante en las páginas de este volumen, y se puede entender que el autor se haya confesado autodidacta viendo las variables proporciones y perspectivas que se van viendo a lo largo de la obra. No es Anarcoma una obra de perfección visual absoluta ni que se preocupe por el realismo. Esto último es, de hecho, una frontera que a Nazario le encanta romper a todo momento y a base de miembros viriles imposibles, lo que en el fondo aporta una frescura y una alocada percepción del sexo que lleva a esta obra a territorios tan prohibidos como absurdos. Podríamos pasarnos días hablando de estas imposibilidades, pero es evidente que forman parte del juego de Nazario. Y el caso es que, aunque tenga ya sus años, Anarcoma no se ve como una obra antigua. Hay que hacer en muchos casos un ejercicio de contextualización importante, sin duda, pero tiene un estilo que todavía hoy se ve como fresco. Nazario, transgresor en su época, sigue vigente en nuestros días. Parece algo imposible viendo el fondo y la forma de Anarcoma, pero es así.

El volumen incluye todos los cómics de Anarcoma publicados originalmente en la revista Rampa, desde 1977, y después en El Víbora, entre los números 1 y 114. El contenido extra lo forman una introducción de Rubén Lardín, un dossier explicativo sobre los personajes de la obra y cuantiosas ilustraciones y portadas de Nazario.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 julio, 2017 por en Cómic, La Cúpula, Nazario y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 242 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: