CÓMIC PARA TODOS

‘Harley Quinn’ 2, 3 y 4, de Amanda Conner, Jimmy Palmiotti y John Timms

Editorial: ECC.

Guión: Amanda Conner y Jimmy Palmiotti.

Dibujo: Bret Blevins, Chad Hardin, John Timms, Joseph Michael Linsner y Andrew Robinson.

Páginas: 52 cada uno.

Precio: 3,25 euros cada uno.

Presentación: Grapa.

Publicación: Marzo / Abril / Mayo 2017.

Harley Quinn es una serie extraña. Divertida, a ratos muy divertida, tremendamente alocada, pero extraña. Hemos vivido el Renacimiento y la serie exactamente en el mismo sitio. No es que no pasen cosas, pero Amanda Conner y Jimmy Palmiotti dejan la curiosidad sensación de que ya hemos visto lo que ha sucedido, o algo muy parecido, o algo que al final resulta equivalente. Y el caso es que seguimos viendo una evolución en Harley, aparece su banda, aparecen otros secundarios, seguimos tratando la relación con Hiedra Venenosa y siempre suena algún rescoldo de lo vivido con el Joker. Pero al mismo tiempo resulta muy difícil identificar sus historias, situarlas en un momento concreto, antes o después del Renacimiento o incluso en orden cronológico. Es como contar el mismo chiste una y otra vez y que, sin embargo, nos sigamos riendo como al principio. Mucho o algo menos, pero como al principio. Lo que ayuda a marcar diferencias temporales es sobre todo el aspecto de Harley, con aspectos como el rapado que se pega en estos números para hacerse pasar por una estrella del rock o con el cambio motivado por el éxito de la versión cinematográfica que Margot Robbie incorporó a Escuadrón Suicida (aquí, su crítica). ¿Pero sus aventuras? Parece que las hemos visto ya. Y sí, nos seguimos riendo como al principio porque Harley, amigos, está loca.

De lo que se trata a ojos de Conner y Palmiotti, y eso quedó claro hace ya muchos números, es de encontrar situaciones surrealistas para Harley. ¿Que hay que convertirla en una patinadora en un espectáculo a muerte? Se hace. ¿Que ahora toca que asuma el rol de la cantante de una banda de rock con un rapado espectacular? Pues se hace igualmente. Y si hay que hacer que el escenario de una aventura sea un club fetichista de superhéroes, no faltaba más, se perpetra con la misma facilidad. Conner y Palmiotti, en todo caso, saben que eso no basta. Sí para que el desenfreno y la locura se lleven todo el protagonismo, pero no para que Harley sea algo más. Por eso no dejan de aderezar las historias con detalles, a veces pequeños y a veces más grandes, para que se sigan sumando capas interesantes al personaje. El flashback con el Joker o la conversación con Hiedra en la que ambas mujeres quieren entender la relación que hay entre ellas forman parte de esos detalles. ¿Suficiente para que Harley Quinn sea algo más que un divertimento fugaz? Es difícil de decir, dependerá seguramente del cariño que se le tenga a la protagonista en esta versión o de lo fácil que se asimile el siempre descabellado escenario que los escritores encuentran para ella. La combinación, desde luego, es llamativa. Y eso mismo hace que se lea francamente bien, independientemente del juicio final.

En lo visual, las cartas se las siguen repartiendo John Timms y Chad Hardin, con estilos complementarios pero nada idénticos, y el caso es que ambos consiguen que la serie se amolde con la misma facilidad a la forma que tiene de dibujar cada uno de ellos. Cuando Bret Blevins dibuja una simple página para mostrar un sueño en el que Harley recupera su aspecto original, el que tuvo en su irrupción en Batman: The Animated Series, todos los logros que pueda tener esta revisión contemporánea del personaje se tambalean. Negarlo sería absurdo. Pero también lo sería rechazar esta nueva versión del personaje cuando tanto Jimms como Hardin hacen que funcione tan bien. No olvidemos la cantidad de locuras que hemos leído, y ninguna nos ha parecido lo suficientemente extraña como para no creérnosla. En eso tienen una parte esencial los ilustradores, porque saben mantener el carácter sexy de Harley, la chifladura de la base de cada historia que hemos leído, desde zombis a unas vacaciones en la playa, y la acción divertida que hay en cada número. Harley Quinn es, efectivamente, una serie extraña. Se puede analizar de mil y una maneras y probablemente seguiremos sin encontrar un juicio definitivo. Divertida es, desde luego. Y muchas más cosas. Pero también es una serie que no termina de grabarse a fuego en la memoria.

Las tres entregas incluyen los números 3 a 8 de Harley Quinn, publicados originalmente por DC Comics entre septiembre y noviembre de 2016. El único contenido extra son las cubiertas originales de Amanda Conner, Bill Sienkiewicz y Frank Cho.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: