CÓMIC PARA TODOS

‘Marada. La mujer lobo’, de Chris Claremont y John Bolton

Editorial: ECC.

Guión: Chris Claremont.

Dibujo: John Bolton.

Páginas: 112.

Precio: 13,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

A comienzos de los años 80, la espada y brujería era un género en auge. En el cómic, incluso desde antes, porque en los años 70 Conan se apodero de las viñetas como nunca habría soñado Robert E. Howard, creador del bárbaro cimerio. Fueron muchos los intentos de explotar el éxito del gran personaje del género en el tebeo, y la misma Marvel, que fue la editorial que comenzó a publicar sus aventuras, buscó la forma de reverdecer sus laureles. Esa es, probablemente, la primera mirada que merece Marada. La mujer lobo, un personaje en el que tiene mucho que decir la gran heroína del género nacida de las páginas de Conan, Red Sonja. Pero Chris Claremont y John Bolton van mucho más allá de la mera copia. La suya es una creación espléndida que parte de un hallazgo fundamental: su protagonista, una guerrera sin comparación, no aparece en el relato en su momento de mayor esplendor; al contrario, la vemos derrotada, sometida y lejos de su propia leyenda, que tiene que aprender a recordar para ser de nuevo la mujer que era. Y ese aspecto, además de la trama familiar y personal que van tejiendo, además por supuesto de las bellísimas imágenes que compone el ilustrador, son las que hacen que Marada sea un tebeo único, del que solo cabe lamentar que nunca tuviera continuaciones.

Viendo las páginas de Marada, es evidente que estamos ante un cómic que entra por los ojos, pero antes de entrar en materia visual es obligado alabar también el trabajo de Claremont. Lo esencial es lo bien que describe a Marada para que podamos entenderla como las dos mujeres que vemos, la fiera luchadora y la mujer rota, para que entendamos que son las dos caras de una misma moneda y que hay explicaciones para ambas. Claremont domina, en ese sentido, tanto la violencia que hay en la vida de esta heroína como las relaciones de afecto que traza y que son el motor de las aventuras que vive. El escritor rompe así con las visiones más simplistas del género de espada y brujería, como también hizo años antes en el de los superhéroes, y compone un personaje femenino que va muchísimo más allá de un simple reclamo sexual y de belleza. Marada es una mujer tremendamente compleja, y eso es lo que hace que el tebeo funcione tan bien. Por supuesto, las claves del género también ayudan, la magia oscura, la aventura, los demonios y los combates a espada, pero sin una descripción tan precisa de nuestra heroína habría sido francamente difícil que Marada causara el mismo efecto o que se reconociera en ella la huella de Claremont, que domina la acción, la aventura y también el retrato más íntimo de su personaje.

Pero sí, Marada. La mujer lobo es un cómic increíblemente visual. Y eso porque John Bolton es un dibujante muy bueno. Cada uno de sus dibujos es una pequeña obra de arte. Sus anatomías son increíbles, no solo por bellas sino por el movimiento que transmiten. Sus rostros no solo son hermosos, sino también muy expresivos. Su puesta en escena es brillante y sus coreografías, como deja claro sobre todo en el combate entre Marada y Ashake en Caza real, son sencillamente maravillosas. Bolton diseña unas criaturas impresionantes y el efecto de la magia oscura se deja sentir en una historia que, además, está coloreada con mimo, con una paleta de colores que ayuda a entender el entorno mágico en el que transcurre la historia. Es difícil encontrar alguna pega en un dibujo tan atractivo, como también hay pocos resquicios a la duda en el trabajo de Claremont. Lástima que solo llegáramos a ver tres partes de un relato que aspiraba a mucho más, que de hecho deja elementos de sobra para convertirse en una saga bastante más extensa de lo que realmente vimos. Marada. La mujer lobo es uno de esos tebeos que nos llevan de vuelta a una época pasada en la que los lectores de cierta edad disfrutamos sin medida, antes de que Internet y las redes sociales dictaran modas y éxitos, cuando la relación con la página impresa era mucho más personal. Qué delicia.

El volumen incluye material de los números 10 a 12 y 23 y 23 de Epic Illustrated, publicados originalmente por Marvel entre febrero de 1982 y junio de 1984. El contenido extra lo forman una introducción de Joe Duffy, varios artículos sobre la obra de Steve White y unas notas finales de Chris Claremont.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 junio, 2017 por en Cómic, Chris Claremont, ECC, John Bolton, Marvel y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: